AMANTE ///ONE-SHOT/// (Con Gaara)
  Autor/a: Leenale
  Visitas: 86
  Fecha: 22/10/17 05:00
  Última edición: 22/10/17 05:00
Fanfics > El día a día en friki



 

Hola, decidí subir este shot también por acá.
Espero les guste.

////////

-Las listas que pidió ya fueron mandadas a los proveedores, la publicidad esta siendo terminada de poner y esta mañana Sai me notifico que todos los detalles para el desfile están terminados- dijo la chica revisando en su tablet la información que acababa de dar

-Bien- se levantó de su asiento -después de la junta agendamos la cita pendiente que tenemos con Shikamaru y revisamos las cifras de la semana, así que ten todo preparado-

-Hai Gaara-san- hizo una pequeña reverencia -lo estaré esperando- añadió mirándolo de arriba a abajo sin disimulo y con una sonrisita

El pelirrojo sólo asintió con seriedad antes de salir del despacho rumbo a su junta.

(..) suspiró, llevaba trabajando cerca de medio año como secretaria de Gaara no Sabaku, el presidente de SunaGK, una de las más importantes compañías de moda de Japón. Desde el primer momento en que lo vio se sintió terriblemente atraída a él y aunque se entero días después de comenzar a trabajar ahí que estaba casado eso no le impidió coquetearle e intentar llevárselo a la cama, sólo que por más que intentaba el pelirrojo no daba su brazo a torcer y eso la frustraba en demasía porque rayos, en verdad cada día que pasaba lo deseaba más.
En varias ocasiones su esposa, una linda ex-modelo peliazul de nombre Konan se paseaba por la compañía y vaya que estaba de acuerdo con todos en el lugar que esos dos eran la pareja perfecta, su matrimonio parecía sacado de una novela, eran guapos, ambos exitosos y lo más importante es que a simple vista parecían amarse y no tener problema alguno. Ella no era de las que rompía matrimonios pero si que era de las personas que no se rendían hasta conseguir lo que querían y desafortunadamente para Konan, lo que quería era lo que la peliazul tenía, para (..) no era más que una piedra en su camino que se encargaría de sacar.

Salió del despacho y se puso a trabajar y esperar a la llegada del guapo pelirrojo.
......................

Después de hora y media, Gaara y Sai salieron de la sala de juntas.

-Creí que nunca se pondrían de acuerdo con la portada de la revista- suspiró el pelinegro con pesadez

-Siempre es lo mismo con Kakashi y Gai, nunca pueden ponerse de acuerdo- habló Gaara sobando el tabique de su nariz

-Por eso son tan fastidiosas las juntas- el pelirrojo sólo asintió

Cada quincena tenían que decidir y aprobar los temas que utilizarían para la revista que manejaban y ya si eso era estresante ahora se le aumentaba la nueva marca de ropa que lanzarían y el desfile que llevarían a cabo, además de valorar el trabajo de la compañía en general. Estaban a tope de trabajo y todos sin excepción estaban agotados.

-Te veo luego- dijo Sai saliendo del elevador con rumbo a su oficina

Gaara subió hasta el último piso y caminó por el pasillo que lo llevaba a su despacho encontrándose con su secretaria escribiendo en la computadora.

-A mi despacho ahora (..)- ordenó cuando pasó frente al escritorio de la chica y enseguida entró a su despacho

(..) se levantó rápidamente y acomodó un poco su ropa antes de entrar al lugar encontrándose a Gaara remangando sus mangas después de retirarse el saco, sonrió y se acercó al escritorio para dejar la tablet ahí y caminar hasta su jefe.

-Parece muy estresado- susurró teniendo la osadía de tomarlo por la corbata para aflojarla

El pelirrojo no dijo nada, simplemente se la quedó mirando con seriedad.

-A veces es bueno tomarse unos minutos después tanto trabajo- levantó la mirada de la corbata encarando la de su jefe -yo podría darle un masaje para que se relaje- propuso mordiendo levemente su labio inferior

Gaara levantó su mano derecha y cuando (..) creyó que la alejaría esta se aferró a su nuca acercandola con brusquedad hasta chocar sus labios comenzando un húmedo y sensual beso que no dudo en corresponder. Sus manos se cerraron contra la camisa del pelirrojo y un suspiro de satisfacción surgió cuando la experta lengua de su jefe se abrió paso entre sus labios explorando cada rincón de su boca, minutos después lentamente se separaron y (..) no desaprovechó la oportunidad de jalar el labio inferior del Sabaku no con sus dientes.

-¿Hasta cuando piensas seguir con este juego?- preguntó Gaara mirándola con intensidad

-Tal vez hasta que consiga lo que quiero- sonrió con diversión

El pelirrojo volvió a besarla con la misma intensidad por algunos segundos.

-Si sigues así, no acabarás bien- susurró antes de pasar su lengua por los labios de la chica lentamente y alejarse

(..) sonrió con satisfacción, él había sido su mayor reto y no pensaba alejarse, mucho menos ahora que sus barreras estaban quebrantables.

-Ahora dime (..)- se recargo cruzado de brazos en la puerta quedando frente a la chica que se había sentando en el escritorio -tienes lo que te pedí-

-Sin duda- dijo regresando a su profesionalismo pero sin perder el brillo de diversión que bailaba en sus ojos
.....................

Los días siguieron pasando y el trabajo aumentaba dejándola con poco tiempo para intentar algo con su jefe, pues se tomaba muy en serio su labor.
.....................

-No Sai, ya habíamos hablado de eso- dijo Gaara con cansancio -el desfile es en menos de dos semanas y el pedido se hizo ya hace tiempo, no podemos cambiar el producto de un día a otro-

-Lo se, lo se- dijo frustrado -pero el proveedor simplemente dijo que no maneja ese tipo de tela-

-Sino lo hace porque no lo dijo antes, estamos con el tiempo apretado-

-Fue error de su equipo, no avisaron y por eso nos quieren dar un tipo de tela diferente y hacernos un descuento como compensación-

-Entonces busca en otro lugar, no podemos cambiar algo que ya esta decidido entre las dos compañías-

-No estoy seguro que podamos conseguirla en tan poco tiempo, será mejor aceptar lo que nos ofrecen- sugirió -es una tela de muy buena calidad-

-Encargate de encontrar la tela que necesitamos- dijo para finalizar la conversación

Sai inhalo profundo, no tenía idea como haría eso en tan poco tiempo pero era mejor apresurarse.
Ambos entraron al elevador y antes de que este cerrará el pelirrojo no pudo evitar fruncir el entrecejo ante lo que vio.
....................

-Necesitarás algo mejor- sonrió (..)

-Esto nunca había fallado- respondió divertido dejando sobre su escritorio la rosa que segundos antes le ofreció a la chica

-Siempre hay una primera vez-

-Sería más fácil si sólo aceptaras- paseo su dedo índice por la barbilla de la chica

-Esfuérzate un poco más-

-¿Qué tal una cena?- se acercó tanto que sus narices se rozaban y su aliento se mezclaba -después podemos ir a mi departamento y ya sabes-

-Tengo que regresar a trabajar Naruto- comenzó a caminar directo al elevador

-Un día de estos aceptaras- dijo el rubio mirándola con una sonrisa ladina

-Puede ser- le guiño un ojo

Justo cuando llegaba a su escritorio el teléfono sonó, la voz fastidiada de su pelirrojo sexy pidió su presencia en el despacho y cuando colgó no tardó ni un minuto en entrar.
......................

Gaara dejó la lectura de los papeles que revisaba cuando vio a la chica entrar a su despacho.

-Necesito que hagas los contratos para el desfile de la nueva marca que se les entregará a los modelos, en tu correo deben haber llegado ya las especificaciones que deben tener-

-Hai- asintió apuntando en su tablet

-También quiero que te asegures de los artículos que saldrán en las revistas con las que vamos a trabajar para está nueva marca, Sai tendría que hacerlo pero hubo un problema con el proveedor de telas y estará ocupado encargándose de eso-

-¿Algo más Gaara-san?-

-Es todo- dijo sobando sus sienes

-Recuerda que le ofrecí hace unos días un masaje- dijo (..) levantándose y acercándose por un lado del escritorio para quedar junto a Gaara -creo que es buen momento para tomarlo-

El pelirrojo simplemente mostró una sonrisa ladina dejando que las suaves manos de (..) comenzarán a amasar sus hombros relajandolo al instante.
(..) estaba más que complacida de que su jefe no rechazará su tacto, se sentía tan bien estar así y su mente comenzaba a maquinar muchos escenarios que le elevaron la temperatura en un tiempo impresionante, todo se sentía más real al sentir entre sus manos la calidez que emanaba del cuerpo ajeno y el increíble y masculino olor que se mezclaba con el perfume que se colaba en sus fosas nasales.
Pasados algunos minutos (..) dejó su trabajo y sonriendo se acercó hasta casi rozar sus labios.

-Creo que ya esta mejor- susurró

-Te advertí que si seguías con tu juego no ibas a terminar bien-

-Me gusta arriesgarme-

-Hay cosas que no te gustarán-

-¿Cómo cuales?- preguntó elevando una ceja

-Si estás conmigo te olvidas de los demás- dijo mirándola con seriedad recordando haberla visto con un rubio minutos atrás

-No creo que sea justo- sonrió -dado que usted está casado-

-La cosa es- miró sus labios unos segundos -que no me gusta compartir-

-A mi no me gusta que me controlen- dijo con seguridad

-Bien- se recargo en el respaldo de su silla -puedes retirarte, necesito que termines lo que te pedí hoy-

(..) sonrió divertida decidiendo rápidamente que por conseguir lo que quería valía la pena seguirle el juego al Sabaku no, a final de cuentas no era algo que estuviera segura fuera a durar.

-Creo que podemos entendernos- dijo (..) al tiempo que jalaba la silla del pelirrojo un poco hacía atrás y se sentaba a horcajadas sobre sus piernas                                                    

-¿Estas segura de esto?- preguntó con su profunda voz que erizó los bellos de la piel de la chica -porque ya no habrá vuelta atrás-

(..) sonrió y enredó sus dedos en las hebras pelirrojas comenzando un húmedo beso que fue correspondido al instante, sus lenguas se acariciaron al compás de sus labios y se mantuvieron así por largos minutos hasta que se alejaron con la respiración agitada para tratar de recuperar el aire perdido. La chica comenzó un camino de besos desde su barbilla hasta su cuello mientras se deshacía del saco y a su vez el pelirrojo desabotono con ferocidad su blusa sacandola posteriormente.
En ese momento sólo se podía escuchar la respiración errática de ambos que compartían calientes caricias y besos por aquí y por allá.
Con un leve temblor por la excitación del momento (..) desabotono la camisa de Gaara colando sus manos y toqueteando la piel de todo el torso que le producía bajo las yemas de sus dedos un abrazador calor, trató de quitar la corbata para sacar la camisa pero los besos y lamidas en su cuello perturbaban su concentración por lo que sólo logró aflojarla.
Rápidamente el calor se comenzaba a sentir sofocante y la necesidad de ir más lejos los invadía.
(..) volvió a besarle mientras desataba el cinturón y posteriormente el botón del pantalón seguido de la cremallera, coló su mano en el bóxer liberando segundos después el erecto y caliente miembro del pelirrojo que suspiró en una mezcla de placer y alivio, ella se levantó para bajar con un poco de torpeza su ropa interior sin mover la falda que llevaba puesta.
Miró a los ojos al pelirrojo que le  devolvía una mirada cargada de deseo y sin dejar de mirarse llevó una de sus manos al hombro de este y con la otra tomó el miembro alineandolo con su intimidad y poco a poco fue bajando hasta tenerlo completamente enterrado, soltando un gemido ahogado al sentirlo tan profundo.
Gaara sonrió llevando sus manos a la cintura de la chica y ayudandola en un sube y baja por su miembro.

-Aghhhh- echó su cabeza para atrás cuando sintió como el pelirrojo había dado en su punto más sensible haciéndola temblar de inmediato

Gaara aprovecho y atacó su cuello mientras seguía embistiendo con fuerza moviendo su cuerpo al compás de la chica, deslizó sus manos hasta llegar al broche del sostén y lo soltó tirando la prenda al suelo, sus labios iniciaron un camino descendente hasta llegar a sus pechos donde se entretuvo su tiempo besando y lamiendo por un buen rato.
(..) sólo podía apretar fuertemente en sus puños la camisa del pelirrojo tratando de encontrar soporte, su boca no podía mantenerse cerrada liberando todos los gemidos que trataba inútilmente de aguantar.
Las sensaciones para ambos eran tan fuertes y abrumadoras que en cuestión de minutos llegaron juntos al orgasmo.
(..) descansó su cabeza en el hueco entre el cuello y el hombro del pelirrojo tratando de tranquilizarse de las fuertes sensaciones que sufrió su cuerpo y sintiendo el cuerpo contrario en igual condición y como las manos de Gaara proporcionaban suaves caricias a su espalda.
De repente la puerta de la oficina se abrió sin previo aviso y ambos miraron al intruso que tenía una expresión desencajada.

-Qué demonios- exclamó limitándose a decir algo más saliendo del lugar dando un fuerte portazo

(..) levantó la cabeza para mirar al pelirrojo a los ojos.

-Parece que tendremos que tener más cuidado- removió un mechon de pelo que estaba pegado a la frente del pelirrojo por el sudor

Gaara asintió soltando un largo suspiro.

-¿Piensa que Sai va a hablar?-

-No lo hará- dijo con seguridad

-Bien- se acercó a besarle lentamente por algunos minutos

-Será mejor arreglarnos- dijo el pelirrojo   

(..) se levantó sacando el miembro de Gaara de su interior en el proceso y comenzó a vestirse, por su parte su jefe sacó pañuelos de su cajón y limpio los restos de semen que estaban esparcidos por su pantalón y que afortunadamente no dejaron huella y luego arregló su ropa.
La chica regresó a su trabajo y el pelirrojo salió a resolver algunos asuntos.
........................

Gaara pasó el resto de la tarde arreglando asuntos con Sai, que era su vicepresidente. Podía sentir el aire tenso que se había formado pero decidió no darle importancia, no hasta que el pelinegro soltó la lengua.

-Tu aventura con (..) debe terminar- dijo con tono frío

-Sai, no intervengas en asuntos que no te incumben- bufo

-Tal vez no pero estas engañando a tu esposa- el pelirrojo lo miro con advertencia -lo mejor será despedirla-

-No pienso hacerlo, por mucho es la mejor secretaria que he tenido-

-¿Estas dispuesto a que tu matrimonio se arruine por una calentura?- tomó su mano izquierda y le mostró su alianza -¿En verdad?-

-Basta Sai-

-No Gaara, esta mal y debes poner un alto- 

-Lo que haga con mi vida no debe importarte, los problemas que tenga puedo resolverlos yo mismo- lo miró un momento antes de alejarse para ir a su oficina

Sai chasqueo, seguiría insistiendo hasta hacerlo razonar.
.................

Ya había pasado una semana y el desfile estaba a tres días de llevarse a cabo, todo se había calmado y el trabajo disminuido.
Karin, la recepcionista caminaba por los pasillos para llevar unas carpetas a uno de los trabajadores, cuando iba a doblar en un pasillo escuchó las voces de su jefe y (..), decidió acercarse pero paro en seco cuando los vio besarse.

-Te veo más tarde- sonrió (..)

Gaara simplemente asintió.

Karin retrocedió sin hacer ningún ruido y regresó a recepción aún shockeada por lo que había visto.

-¿Qué ocurre Karin?, parece que hubieras visto un fantasma- dijo divertida Sakura, otra de la trabajadoras del lugar

-Acabo de ver al jefe y (..) besándose-

-Qué buena broma- se rió la pelirosa

-No bromeó-

-Pero si Gaara-san esta casa...do- dijo preocupada -estas diciendo que esos dos son amantes-

-Tsk-

Ambas voltearon y se encontraron con Sai enojado.

-Así que esos dos siguen con su aventura- susurró el pelinegro

-¿Entonces es verdad?- preguntó Sakura asombrada

-Karin, ¿Tienes los papeles que te pedí?- en ese momento llegó (..) con una sonrisa

-Así que te fuiste por todo ¿no?- dijo la pelirroja con sarcasmo

-¿De que hablas?-

-Gaara-san y tú no son muy discretos- añadió

-Así que es eso- dijo divertida -siempre consigo lo que quiero-

Recordaba que Karin fue quien tiempo atrás le había advertido que no intentará nada con Gaara porque todas sus secretarias habían sido despedidas por querer rebasar lo laboral, ahora tenía pintado el asombro en su rostro y eso le parecía divertido.

-¿Ni siquiera lo vas a negar?- preguntó Sakura

-No-

-No deberías hacerlo, lastimaras a su esposa- dijo Karin -¿Acaso te gustaría que te hicieran lo mismo?-

-Realmente eso no me importa- sonrió con suficiencia -mientras Gaara no me aleje seguiré con él-

Tomó los papeles que necesitaba y dio media vuelta comenzando a caminar al elevador, no tenía ánimos para escuchar más sermones.

-Aléjate de Gaara- dijo Sai serio entrando al elevador junto a ella

-Escuchaste lo que dije-

-Yo me encargaré de que te despidan- dijo enojado

-Ya veremos- lo retó

Cuando el elevador llegó ambos bajaron y en ese preciso momento Gaara salía de su despacho.            
El pelinegro se acercó para conversar seriamente con su amigo pero (..) habló primero.

-Gaara-san, aquí está lo que pidió- le entregó los papeles y una pluma

-¿Los revisaste?-

-Lo hice previamente-

-Bien- asintió y firmó las hojas entregandoselas de vuelta -puedes enviarlas-

-¿Tú no vas a revisarlas?- preguntó sorprendido Sai pues el pelirrojo era de cerciorarse que todo fuera perfecto

-Ya lo hizo ella, confío en lo que hace- dijo y comenzó a caminar al elevador

Sai miró con recelo a la chica que se encogió de hombros mirándolo con una sonrisa burlona.
........................
Tres días después.

Era el día en donde revelarian la nueva marca de ropa en colaboración con la compañía Nara en la que habían estado trabajando desde hacía más de ocho meses y que tenía programado un desfile antes de la recepción.
Todo mundo andaba de un lado a otro atendiendo a los invitados que llegaban poco a poco.
Gaara se encontraba con Sai, su esposa, familia y amigos, todos parecían muy felices de lo nuevo que estaba por salir al mercado.

Una sonrisa se dibujo en el rostro de (..) al ver como Gaara besaba a su esposa y esta parecía muy feliz, antes hubiera pensado que las barreras del pelirrojo eran inquebrantables, pero por mucho que se resistió término cayendo a sus provocaciones, necesitaba algo más y salir de su rutina, ella lo había aprovechado, lo había probado y estaba segura que lo suyo iba a durar bastante tiempo, incluso más de lo que principalmente esperó.

-El desfile esta por comenzar- dijo (..) acercándose a donde estaban ellos

Sai gruñó enojado al notar como Gaara disimuladamente prácticamente desnudaba a la chica con la mirada.

-Vamos que tienes que dar tu discurso- se lo llevó a la tarima

Una hora después el desfile había terminado y dio inicio la recepción, cada quien estaba en lo suyo y (..) no despegaba su mirada del ardiente pelirrojo que se veía bastante atractivo con ese traje que llevaba.

-La nueva marca será todo un éxito- dijo el padre de Gaara

-Estoy tan orgullosa de ti mi amor- sonrió feliz Konan dándole un tierno beso en los labios

-Todo es gracias al trabajo de todo mi equipo- reconoció Gaara

Todos estaban muy felices y emocionados hablando de la marca hasta que Gaara se disculpo poniendo de pretexto que tenia que atender asuntos con el Nara, Sai no le creyó y miró con sospecha cuando se alejo.
....................

-¿Salió como lo esperaba Gaara-san?- preguntó provocativamente (..)

-Mejor que eso- sonrió

-¿Y no le gustaría festejarlo?- pasó su dedo índice por el pecho del pelirrojo -estoy segura que no lo extrañaran si se ausenta unos minutos-

Su jefe pasó uno de sus brazos por su cintura y la acercó a él juntando no sólo sus cuerpos sino también sus labios.

-Vamos arriba- dijo Gaara agitado presionando el botón llamando al elevador para ir al despacho, era muy riesgoso estar ahí.

Cuando se anunció que el elevador había llegado y las puertas se abrieron entraron e inmediatamente comenzaron otro beso, Gaara la acorralo en la pared y (..) llevó sus manos al cabello pelirrojo, enredando sus dedos en el sedoso cabello.

-Mira como me tienes- susurró Gaara restregando su hombría en la chica

-No estoy mejor- sonrió divertida comenzando otro beso

-¡Gaara!-

Ambos se separaron y (..) sonrió  triunfante al ver a la esposa de Gaara parada fuera del ascensor mirándolos con asombro y tristeza, Gaara por su parte simplemente la miró sin ninguna expresión y mientras las puertas del elevador se cerraban (..) no pudo sentirse más satisfecha de haber sido descubierta.