Dulces Melocotones~
  Autor/a: Amai-Sensei
  Visitas: 780
  Fecha: 02/08/13 05:21
  Última edición: 02/08/13 05:23
Fanfics > Fanfics Yuri - mas18



 

Muchas gracias por estar al tanto de mi fic n.n y gracias a Natsumi_Nagata por leer, comentar y explicarme lo de las imágenes tus comentarios me alientan a escribir más c:

Rukia le lanzo su globo a Renji por la repentina pregunta que con ese solo acto fue contestada.

—Rukia, no puedes…—le decía las primeras palabras que pensaba.

—¿Por qué no?—Decía tratando de secar sus lágrimas.

—Por favor no llores— le decía triste—ten en cuenta que tal vez solo es…—

—¡¿Una etapa?!, ¡sabía que me dirías eso!, ¿no puedo simplemente enamorarme y ya?—se tapo la cara para que Renji no la mirase.

—Ya Rukia, lo último que quiero es que me veas como a tu enemigo—dijo comenzando a conducir de nuevo pues, mientras ellos hablaban, una larga fila de automóviles y conductores desesperados se hacía detrás de ellos.

Rukia por su parte se encontraba avergonzada porque Renji supiese su secreto.

—Tranquila, no le diré nada a nadie— Rukia poco a poco destapaba su rostro—…tratare de ayudarte con eso lo más que pueda—

—Gracias Renji—le dijo un poco más feliz.

—Regresemos a casa, tu hermano me pidió que te llevara de regreso antes de las seis pues tiene alguien a quien presentarte—

—Más vale que no sea un “candidato”—hacia énfasis en las comillas de la última palabra. Renji solo se rio.

—Gracias Renji—Rukia lo miro antes de despedirse frente a la puerta.
Camino el mismo sendero de ayer, hasta llegar a la sala y de igual modo hacer la reverencia ante su honorable hermano y sus acompañantes.

—Ven Rukia, quisiera presentarte a alguien—dijo seriamente Byakuya. Rukia avanzo lentamente y con precaución para observar a quienes se encontraban en la sala. Estaban sentados en diferentes sillones un par de hombres de gafas—Los caballeros son Uryū y su padre Ryūken Ishida.

—Mucho gusto—dijo Rukia y luego miro a Byakuya con una mirada de “¿Y ellos qué?”.

—Ellos están aquí ya que, Ryūken y yo hablamos sobre un acuerdo…—Rukia lo interrumpió.

—¿De nuevo Onii-sama?, pensé que habíamos quedado claro que no, ya no más bodas arregladas—Rukia se levanto y salió de la casa corriendo. Detrás de ella la persiguió Uryū.

Pensó decepcionada.

—¡Rukia!, ¡Por favor espera!— Uryū gritaba desde los lejos esperando alcanzar a Rukia.
Rukia tenía una vaga idea de a dónde ir, se le hacía algo atrevido, pero por el momento no quería regresar a casa, así que sin duda cambio de dirección y corrió rápidamente a la casa de Inoue.

—¡Por favor no te quiero hacer daño!—

—¡Aléjate!—ordenada Rukia sin éxito. Ya se estaba cansando, no olvido donde vivía Orihime pero su casa quedaba algo lejos así que lentamente fue bajando su velocidad.

Uryū estuvo a punto de alcanzarla, solo logro rozar con la yema de sus dedos la tela fina que usaba Rukia en su vestido; ella en pánico por sentir que la alcanzaba perdió el equilibrio y cayó fuertemente al suelo haciéndose un indefenso raspón en la rodilla.

El joven se detuvo para tratar de ayudar a la Kuchiki acto que ella reprocho con patadas y gritos.

—¡Déjala en paz!— Una dulce voz femenina surgió del otro lado de la calle la cual se acercaba a donde se encontraba Rukia.

Rukia rápidamente reconoció la voz, Orihime iba a su rescate igual que la Kuchiki hizo hace unas horas ~claro, sin la dramática patada voladora~. Por su parte la linda chica la defendió golpeando hasta el cansancio y de una manera cómica al joven de lentes y cuando este estuvo ocupado tapándose de los suaves golpes de Inoue, Rukia la tomo de la mano para poder ir en dirección a la casa de la peli-Zanahorioso

—Rukia, ¿Quién era ese?—le pregunto con la respiración agitada ya estando a salvo en el fuerte (?)

—Es que, mi hermano mayor quiere casarme con él—dijo mientras se apoyaba en la puerta de entrada para poner su cabeza en sus rodillas, tratando de ocultar su tristeza.

—¡Tu rodilla!—Se alarmo Inoue—Iré por algo para curar ese raspón.

Orihime no tardo mucho en regresar, quitaba la suciedad que tenia la pequeña pero significativa herida, mientras tanto hablaban sobre lo que ocurrió antes, Inoue explico que no le gustaba que se aprovecharan de una chica indefensa ~Soy SU chica indefensa~ pensó feliz Rukia.

—Y entonces, si no quieres estar con él es porque te gusta alguien más—dedujo Orihime. Rukia se quedo callada durante un momento, ya sabía que la siguiente pregunta obligatoria era, “¿Quién es esa persona?” —¿Y quién es esa persona?—pregunto.

Pensó Rukia.

Rukia no sabía que decir, tartamudeaba vocales en su impotencia y poco tiempo para inventarse una respuesta u otro tema de conversación.

—…Tu…—dijo en murmuro.

Orihime se quedo callada durante unos tortuosos segundos.

—¿Enserio? —dijo sonriente.

—Si— Rukia trataba de desviar la mirada hacia el suelo—Seguro que después de esto ya no querrás saber de mí.

—En realidad no—dijo amablemente. Rukia se sorprendió—Yo sentí lo mismo cuando fuiste a defenderme de Kurosaki-kun.

Rukia lentamente volteo a verla directamente a los ojos, puso sus manos en las mejillas de Inoue quien también se acercaba lentamente para darle un suave beso, sus labios ya estaban juntos, por fin y de manera increíble Rukia hizo su sueño realidad. Medio abría los ojos para verla, para darse cuenta que en realidad la estaba besando y que no era simplemente parte de su gran imaginación.

Después de un momento dejaron de besarse para verse a los ojos, ambas sonrieron avergonzadas y felices.

—Te amo Orihime—Dijo recostándola en el suelo mientras ella se ponía sobre ella para darle más de esos besos y darle suaves caricias.


es todo~

La verdad no sé escribir las partes hard (no sé si llamarle así xD), puedo intentarlo pero no estoy segura si deba hacerlo, lo consultare con la almohada Owo