Dulces Melocotones~
  Autor/a: Amai-Sensei
  Visitas: 1659
  Fecha: 04/08/13 10:43
  Última edición: 04/08/13 10:43
Fanfics > Fanfics Yuri - mas18



 

Despertando en la mañana con la luz del Sol entrando por la ventana de la habitación de Orihime; Rukia apenas despertaba abrazada de Orihime quien dormía plácidamente a pesar de que era de día.

Rukia la miro con cierta sensación que da apenas al despertar después de haber dormido mucho y aun con algo de tibiez en el cuerpo se enderezo para poder ver como dormía Inoue tranquilamente y con una sonrisa que enamora cada vez más a la Kuchiki.

Rukia se levanto para poder ver hacia la ventana y darse cuenta que, en la puerta de la entrada estaban los autos pertenecientes a la familia Kuchiki y que la alarmo aun más al ver a su ya NO honorable hermano afuera viéndola con una mirada molesta y juzgante.

Rukia al notar que era observada cerró rápidamente la ventana esperando que por un milagro del cielo Byakuya tuviera que irse repentinamente de viaje a Rusia, los Estados Unidos o México.

Byakuya esperaba a que Rukia abriese la puerta, cosa que ella ni en un millón de años iba a hacer.

—Rukia, ¿Quién toca?— pregunto Orihime aun adormilada y con un dulce tono de molestia.

—Es mi hermano—dijo Rukia asustada.

—¿Por qué no le abres?— “¿estás bromeando?” le dijo Rukia con la mirada—Bueno, ¿Qué haremos si no atendemos?

—No lo sé—decía Rukia frustrada—tal vez lo mejor es ir a enfrentarlo—se levanto de su lugar.

—¿Qué le dirás?—le cuestiono preocupada.

—No lo sé, iré a decir la verdad…—Rukia, ya con su ropa puesta bajo a ver a Byakuya afuera del establecimiento de Orihime—Onii-sama—dijo Rukia firmemente como un acto de “ya estoy aquí, ¿Qué quieres?”.

—Lo que hiciste ayer estuvo fuera de lugar, me has dejado quedar mal ante la familia Ishida—Rukia interrumpió al escuchar el prólogo del sermón de su hermano.

—Tú solo te haces quedar mal al obligarme a casarme, ¡Ya no estamos en los tiempos de nuestros antepasados!, tengo derecho a decidir—le sermoneo ella—…Y además yo ya estoy saliendo con alguien más, así que tendrás que esperar sentado porque mi amor por ella nunca se acabara—se cruzo de brazos a manera de finalizar sus palabras.

—¿Ella?—Byakuya menciono con una voz molesta.



—¡Sí!—acepto Rukia e inmediatamente Byakuya, sin querer acercarse a ella, la obligo a subirse al auto.

Desde la ventana Orihime observo como el auto con ventanas polarizadas se llevaba a la pequeña Rukia. Podía sentir un dolor emanándose desde su pecho por la rápida partida de ella, temía que su hermano mayor le hiciese algo malo, que la encerrase en su cuarto para siempre, como a una princesa que espera por ser rescatada o que la obligue a casarse para salvar a la familia de la ruina ~ya que Rukia nunca le dijo porque su hermano decidía casarla con alguien~.

Dejo por un momento la gran disputa interpretada con dibujos en su mente y se sentó a pensar seriamente sobre lo que haría, ¿Qué podía hacer ante la gran riqueza que poseía el hermano de Rukia?, no podía demandarlo, no podía atacarlo o ir por Rukia, ya conocía los rumores de la enorme mansión, lleno de sirvientes, guardaespaldas y puertas blindadas… era toda una majestuosa fortaleza.

Mientras con Rukia ella se quedo callada haciéndole miradas a Renji con cada alto que había, Byakuya, nada tonto, se dio cuenta de esto y con un botón, el cual Rukia no poseía ningún conocimiento de que se encontrase ahí, salió una pared que separaba la parte del conductor con la de los pasajeros.

—¿Por qué deshonras a la familia de esta manera?—

—¡No he “deshonrado” nada!, No es deshonra querer estar cercas de la persona que amas—

—En esta familia estamos apegados a las costumbres y entre ellas esta un matrimonio hombre y mujer—

—Los matrimonios se hacen porque uno quiere y desea estar con la persona que amas hasta la muerte, porque deseas pasar genuinamente todos los días que te restan de vida con esa persona, a pesar de todas las cosas que lleguen a pasar y de todas las personas que digan que es imposible, ella es todo para mí y no me interesa nada más, su forma de ser, hablar, comportarse es lo que realmente cuenta para mi… ¿o es que tú te casaste con Hisana solo porque ella era mujer?—Byakuya permaneció en un silencio incomodo, molesto y al mismo tiempo pensativo.

Al llegar a casa Byakuya solo le menciono.

—No dejare que vuelvas a ver a esa chica—
Rukia inmediatamente corrió a su cuarto, se dejo caer en su cama cuyas sabanas y colcha se hundía por el peso de la liviana Kuchiki, no podía llorar, no podía razonar con Byakuya.
Llamo a Orihime.

—¿Bueno? —Orihime trataba de ocultar su temblorosa voz.

—Inoue, soy yo, estoy bien, tranquila—Orihime soltó un suspiro de alivio.

—Me alegro que estés bien—

—Orihime, quiero que empaques todas tus cosas—ordeno rápidamente, como si sospechara que su hermano le cortaría la comunicación en cualquier momento.

—¿Qué?—pregunto confundida.

—Solo hazlo por favor, te cuelgo, tratare de llegar lo antes posible a tu casa—y dejo el teléfono en su lugar, se sentó encorvada concentrándose en lo que iba a hacer.

Ya tenía la universidad terminada, y es capaz para hacer muchas cosas, pero carecía de dinero ya que su hermano manejaba los ingresos de su compañía.

—Rukia, ábreme—susurro Renji quien golpeaba despacio la ventana.

—Tú le dijiste a mi hermano a donde había ido, ¿verdad? —le recrimino molesta.

—No, después de que Ishida llego nos guio a la dirección en donde habías corrido—le explico.

—Ah, ¿y qué quieres?—le miro de reojo y cruzada de brazos.

—Veras, nos conocemos desde pequeños y hace poco prometí que te ayudaría, así que eso hare. Vas a escapar ¿no? —Rukia lo miro asombrada—Jaja, que bien te conozco—dijo orgulloso—Necesitas dinero…—

Por la noche, Rukia se encontraba caminando en cuclillas por toda la mansión en busca de la habitación en donde tiene guardado un poco pero gran cantidad de dinero en efectivo. Caminar de ese modo de alguna manera le hacía recordar cuando era pequeña y tenia antojo de algún dulce de la cocina, salía de su cuarto y realizaba los mismos pasos que se encontraba efectuando en ese preciso momento, con la diferencia de que en algún momento alguien la encontraba… pero esta vez no.

Logro tomar por fin el dinero y en ese momento corrió rápidamente a su habitación, en donde Renji la esperaba en la ventana para ayudarla a escapar a la casa de Inoue.

c: Gracias por leer, espero hayan disfrutado este capitulo.




    luka_san
   04/08/13 21:47 | Última edición: 04/08/13 21:47

Nee me encanto! *w* escribes mucho mas que genial! owo y no hay muchos fics yuri n.n perdon por no haber comentado tus anteriores caps pero apenas pude leerlos uwu bueno,me gusto mucho *0* continualo onegai!

    Amai-Sensei
   05/08/13 01:38 | Última edición: 05/08/13 01:38

No hay problema n.n
te agradezco que leas mi fic c: