El fin de los tiempos
  Autor/a: Andii3_Uchiha
  Visitas: 60
  Fecha: 28/11/17 09:22
  Última edición: 28/11/17 09:22
Fanfics > El día a día en friki



 

)¿algunauna vez se han preguntado como seria popular? Bueno últimamente yo me lo preguntaba bastante seguido, mi escuela Lincoln East High como casi todas estaba regida por estos seres denominados ´´populares´´ ¿Quiénes eran los populares? Las porristas, los deportistas, los delegados de las clases, las zorras, entre otros, yo no encajaba para nada en aquellos estándares y en realidad aquello no me interesaba en lo mas mínimo, mas bien me parecía ridículo la atención que se obtenía solo por ser una zorra ¿Quién en su sano juicio alaba eso? Todos al parecer, y yo no podía esperar porque terminara este año para largarme de este estúpido pueblo e ir a la universidad, pero ese no es mi punto, como les decía siempre me pareció estúpido eso de ser popular porque nunca lo había sido asi que no sabia muy bien de que iba aquello…Hasta que mi hermano menor, Adrian de 16 años decidió unirse al equipo de Futbol americano y joder el chico en poco tiempo se había convertido en la estrella de Konoha High school, cada partido en el que Adrian participaba no se podía esperar menos que la victoria, lo digo enserio el chico jamás perdía y esto aunque fuese el mas pequeño del equipo lo llevo a la cima de la escuela, Adrián era el chico mas cotizado de todos en Konoha High school asi que de repente por ser la hermana mayor de Adrian yo estaba consiguiendo la atención de estos extraños seres con los que Adrian solia pasar el tiempo.
-Abby ¿Vienes conmigo hoy? –pregunto Adrian mientras tomaba la lonchera que papa nos había preparado.
-¿Quién viene por ti?
-Pain- dijo sonriendo orgulloso el pequeño guapo bastardo, no era de extrañarse que fuese tan popular el chico era endemoniadamente apuesto con sus ojos azules como el hielo y su cabello azabache, y con la piel tan blanca como la porcelana, en cambio yo no tenia aquellos matadores ojos azules, los mios eran marrones y aburridos y mi piel solo era demasiado blanca, casi gris diría yo lo único que compartíamos era el cabello azabache pero el de el era infinitamente mas bonito, creo que el pequeño bastardo se había quedado con toda la belleza familar.
-Ammm no lo creo- le dije al escuchar el nombre del mencionado, Pain era el otro chico mas popular del colegio todas, absolutamente todas las chicas estaban locas por el (Y por mi hermano claro esta) y bueno aunque suene triste yo también era parte de aquellas chicas, lo se, lo se patético ¿no? Pero es que yo conocía una parte de el que nadie mas conocía, el podía dejar de ser Pain el famoso mariscal de campo y de echo ser una persona realmente agradable y tierna pero nadie sabia eso de el, para todos el solo era el guapo popular y bromista Pain.
El era mas que eso… pero solo yo lo sabia, y claro el popular Pain se había echo cargo de la nueva estrella del colegio, mi pequeño hermano lo cual era un fastidio porque eso significaba que tenia que verlo a diario pasar el rato en casa y diablos si mis nervios no me delataban o eso decía Adrián todo el tiempo.
-Oye deberías ir con ellos cariño-dijo papa sonriendo- Ya se que te gusta ese chico pero no te pongas toda nerviosa por eso solo es un aventón
Adrián empezó a reír y yo le tire mi mirada de asesina haciendo que el levantara sus manos en señal de rendición.
-El no me gusta
-Bueno con mas razón no veo porque rechazar un aventón para ahorrarte la ida en ese sucio bus –yo suspire y puse mis ojos en blanco, papa podía ser un verdadero fastidio si de verdad se lo proponía, pero estaba bien ya que a pesar de eso también era el mejor papa del mundo ya que cuando Adrián nació mama no pudo soportar el parto y murió y el solo tuvo que encargar de una niña de dos años y un bebe, es decir muchas madres solteras pueden con ello y eso era admirable pero ¿Un padre? El tipo era respetable, incluso dejo los su trabajo de coronel en el ejercito para poder cuidar de nostros y aquello era su vida entera.
-Ya papa de verdad no quiero ir con ellos, llegar en ese carro de Pain llama mucho la atención y sabes que no me gusta llamar la atención
-Pfff esas son tonterías-dijo mi hermano pasando un brazo por mi hombro y suspirando- aunque puede que tengas razón, últimamente estas llamando mucho la atención y es molesto que cada tipo me pregunte si debería preguntarle a mi hermana a salir.
-¿Eso es cierto?-pregunto papa angustiado, yo puse mis ojos en blanco debido a su tonta preocupación.
-Sip, deberías verlos haciendo fila por ella
-No mientas Adrián solo lo estas preocupando por nada
-Pero es verdad –se quejo- no te dicen nada porque saben que vas a decirles que no, te tienen miedo y eso les gusta.
-Esa es mi chica-dijo papa levantado su dedo pulgar sonriente- no dejes a esos buitres acercarse a ti ¿Bien?
-Si, si como sea todos en el equipo de Adrian son unos idiotas
-Tienes razón- concordó Adrián- todos menos Pain ¿no? –dijo burlonamente
-T-O-D-O-S.- asi es jamas lo iba a admitir.
-Bahhh no se porque lo escondes lei tu diario y ahí decía específicamente que
-¡Cierra la boca! ¿Por qué lo hiciste? Entrometido de mier…-pero en ese momento mi voz fue aplacada por algo mas fuerte, un ensordecedor sonido de trompetas lleno el aire, era tan fuerte que los tres tuvimos que cubrir nuestros oídos con nuetras manos, se escuchaba como si sonaran esas alarmas que te indican la guerra pero ningún instrumento podía sonar así de alto y cuando el terrible sonido al fin ceso después de unos 5 minutos salimos afuera para ver de que se trataba, papa siempre alerta manteniéndonos detras de el.
-¿Qué demonios fue eso?-dijo Adrian
-Creo que fue eso…-susurre viendo hacia el cielo este comenzó a abrirse, literalmente las nubes se hicieron a un lado y de ellas emergieron dos enormes hombres con alas en sus espaldas eran enormes también y parecían ser muy fuertes, las alas de el moreno eran blancas con destellos plateados y las del rubio eran blancas con destellos dorados, parecía que cada pluma estaba bordada con oro a su alrededor eran tan hermosos los dos que era aterrorizante.
-¿Qué Demonios es eso? –susurró papa
-Ángel –Dijo Adrián viendo maravillado a las criaturas aladas en el cielo
-¿Angel?-Bueno definitivamente eso parecían llevaban una armadura blanca y espadas a sus costados se miraban como los perfectos soldados jamás imaginados ¿Pero que hacían aquí? ¿Eran Ángeles De Dios que venían a ayudarnos con todos los problemas que estábamos teniendo? ¿Al fin Dios se había acordado de nosotros? ¿Venían ellos a detener la tercera guerra mundial que estaba empezando? ¿A detener los terribles desastres Naturales alrededor del mundo? Pronto obtuve mis respuestas.
-Humanos -la voz del Ángel de cabello dorado se elevó en el aire, su voz tan hermosa que envió escalofríos por todo mi cuerpo y estoy segura que no solo yo reaccioné así todos estábamos absortos en Las criaturas aladas en el cielo, todos los vecinos habían salido de sus casas a ver de que se trataba aquello, algunos caían al suelo de rodillas alabando a Dios otros solo los mirábamos sorprendidos, el ángel ni siquiera llevaba un altavoz o algo así para hacerse escuchar su voz era alta y clara.
-Hemos sido enviados a su tierra para erradicar el mal que yace entre ustedes Nuestro padre los ha estado viendo desde lo alto y sus acciones lo han decepcionado más haya de su comprensión ya no hay tiempo para arrepentirse pedir perdón y volver a cometer los pecados que siempre hacen, está vez no hay una segunda oportunidad, serán castigados severamente por querer jugar a ser Dios. -Dicho esto un ejército de miles de Ángeles apareció detrás de ellos estáticos y de igual manera hermosos, pero claramente solo eran los soldados de los dos Ángeles anteriores.
-No olviden que ustedes mismos han provocado su destrucción ahora solo la vamos a adelantar -Dijo el moreno, luego el rubio desenvainó su espada y la elevó en el cielo y justo cuando pensé que el ejército de ángeles se nos iba a venir encima el cielo ahora nublado los cubrió haciéndolos desaparecer, la lluvia comenzó a caer y enormes rayos destruían todo a lo que impactaban.
-¡Adentro! -gritó papá- vamos adentro
Nos metimos a la casa y papá cerro con llave la puerta
-¿Qué fue eso papá?-pregunte bastante asustada- ¿Vamos a morir?
-¿Los Ángeles son malos?-preguntó Adrián- pensé que eran los buenos
-No lose y no nos vamos a morir Abby no voy a permitirlo yo voy a cuidarlos agarren una mochila y llénenlas con ropa comida y agua no nos vamos a quedar aquí para que unos ángeles nos maten por cosas que no hemos hecho.
-¿Y a dónde vamos a ir?-le pregunte aterrorizada- ¿Cómo si quiera piensas en salir de la casa después de eso? ¿no los escuchaste? ¡Nos van a matar! -le grite agitada, mi respiración estaba demasiado acelerada y no podía calmarme el miedo me calaba los huesos
-¡Abby! -me gritó papá sacudiendome de los hombros- no podemos quedarnos aquí si nos atacan lo primero que harán es irrumpir en las casas es obvio que tenemos que escondernos en lugares fuera de lo común
-P-pero papá-involuntariamente mis ojos se llenaron de lágrimas
-Abby -el acaricio mi mejilla- es tiempo de ser una chica grande vamos a cuidarnos mutuamente ¿Bien? -asentí y limpie las lágrimas
-Chica buena ahora vamos hagan lo que les pedí
Adrian me miro y me tomo de la mano asintiendo, viéndose tan valiente como papa, así empezamos el juego del gato y el ratón, los Ángeles estaban cazándonos.

2 Meses Después

-Abby apresúrate -decía papá mientras yo metía cualquier lata que había sobrado en los estantes de un supermercado casi vacío porque desde que esto había empezado las personas se volvieron locas peleando por una lata de atún o lo que fuera y con razón, Los Angeles estaban decididos a acabar con nosotros en solo dos meses casi toda la población humana había sido aniquilada por los seres alados que supuestamente tenían que ser buenos, yo no les miraba nada de buenos, eran tan hermosos y perfectos que daban miedo y la facilidad con la que nos mataban era aterradora, era casi como aplastar una cucaracha con el pie porque eso es lo que éramos a sus ojos, simples cucarachas al menos la mayoría porque parecía ser que varios chicos que parecían tener una buena forma física habían sido secuestrados, claro que nadie sabías dónde o para qué y esa es la razón por la cual nosotros más que nadie teníamos que ser más cuidadosos ya que Adrián encajaba perfectamente en los requisitos para ser secuestrado por los ángeles.

-¿Adrián conseguiste algo?-susurre viendo de reojo a papá que hacía guardia en la entrada de un seven eleven porque ahora no solo Los Ángeles eran nuestros enemigos, nosotros mismos nos matábamos por cualquier migaja de pan que nos encontrábamos y lose es estupido pero aprendí de mala gana que lo primero es nuestra supervivencia incluso si eso significaba pasar por encima de otro, de cualquier forma que te puedas imaginar.

-Chocolates -dijo sonriendo, era la primera vez que sonreia desde que las cosas habían explotado, el chico siempre habia tenido algo por los chocolates.

-Eso es genial cuando regresemos a el campamento podrás comértelo ¿si? -el asintió aún contenplando las barras de chocolate en su mano.

-¿Ya tomaron todo?-preguntó papa sin bajar la guarida ni por un segundo

-Si allá vamos -el camino al acampamento era un riesgo demasiado grande ahora que el mundo no tenía reglas las pandillas, psicóticos y otros estaban al mando y también a la caza los pandilleros reclutaban a chicos tal como los angeles y los psicópatas pues eran libres de tomar a quien quisieran sin esperar repercusiones a cambio el mundo era un caos total jamás había sentido tanto miedo de caminar por una calle en este pueblo, así que lo más seguro era ir por los bosques donde te podías esconder en cualquier lugar por eso teníamos nuestro campamento ahí y teniendo a un papa ex marine las cosas eran un poco, solo un poco más fáciles.

-Shhh esperen -dijo papá parándose de repente

-¿Qué pasa? -susurró Adrián

-Ángeles -dijo apuntando al cielo donde tres enormes Ángeles sobrevolaban el lugar, el miedo me calo los huesos porque de los tres ángeles uno era uno de los mas conocidos Madara, poderoso y enorme con sus alas blancas moteadas con plateado, imposible confundirlo era el ángeles más aterrador después de Naruto pero Naruto nunca más volvió a ser visto después del aviso.

-Es Madara papá

-Lo se agáchense y no hagan ni un solo ruido -nos escondimos detrás de un auto esperando ser invisibles, esperando a no ser más que unas cucarachas para ellos, como ya habia dicho eso éramos para Los Ángeles al parecer, insectos a los que fácilmente podías aplastar sin remordimiento.
De repente Madara aterrizó en el pavimento casi sentí el suelo temblar cuando sus pies lo impactaron seguido de los otros dos y al parecer Adrián también lo sintio porque se agarro tan fuerte del auto que este rechino, no fue mas que un suave sonido casi imperceptible pero eso fue suficiente para que llamáramos la atención del malvado arcángel.
-Humanos salgan de ahí puedo escucharlos perfectamente -mire a papá aterrorizada y el negó con su cabeza indicándome que no dijese nada.
-Vamos se que están ahí, créanme no querrán que yo vaya por ustedes
Trague con dificultad y papá Suspiro me miro y pude saber con claridad que es lo que pensaba hacer así que tome su mano con fuerza y negué con mi cabeza suplicándole con mis ojos que no lo hiciera pero el solo me sonrio llevo mi mano a sus labios y le dio un pequeño beso luego miro a Adrian y beso su frente revolviéndole el sucio cabello, este le tomo el brazo con fuerza y papa suspiro “Porfavor” le pedí solo moviendo los labios pero el se encogió de hombros y se levantó, Adrian me miro aterrorizado con los ojos llenos de lagrimas al igual que los míos, pero ninguno sabia que hacer.

Porfavor no me lastimes -dijo papá levantando sus manos en señal de rendición pero el aun siendo el hombre mas fuerte y grande que yo conocia no era ninguna amenaza para dos angeles acompañados de un arcángel.

-Camina hacía aquí humano -papá camino hasta quedar frente a ellos - ¿Hay algo que quieras decirme? Algo que pueda salvar tu vida

Papá negó con la cabeza

-Responde con palabras humano
-No
-¿No hay nadie más contigo?
-No -¿Acaso lo sabían?

-Zabdiel te ah visto a lo lejos hacía un rato y me contó que una mujer iba a tu lado, una mujer y un hombre joven ¿Dónde están?

-N-no se nos separamos hace un momento ellos se quedaron en una pequeña tienda
-Hmmm ¿Son tus hijos?
-Si
-¿Por qué abandonarías a tus hijos? No es que espere mucho de ustedes los hombres pero no pareces uno que abandone a sus hijos

-No los abandone, me están esperando haya -Madara río, tan maravillosa como era su risa al mismo tiempo era asi escalofriante.

-Entonces es bueno que no estén aquí para que no te vean morir -Madara desenvainó su espada mientras los otros dos ángeles sometían a papá contra el suelo.

-¿Cuál es tu nombre humano?
-¿Para que quieres saber eso?
-Si me lo dices morirás con dignidad cortare tu cabeza rápidamente y no sentirás dolor -Papá Suspiro
-Jack Armstrong
-Bien Jack Armstrong ¿Últimas palabras?
-Amo a mis hijos -susurró y mi corazón se rompió, Adrian se tomo su cabeza entre sus manos gritando y antes de que pudiese detenerlo salió corriendo
-¡Papá!-grito- ¡Basta! Dejenlo en paz puedes llevarme contigo, se que buscan a chicos como yo…déjalo ire contigo.
-¡No! ¡Adrian corre! -Ahora papá trataba inútilmente de escaparse del agarre de Los Angeles pero era imposible.
-Claro, lo mataremos a el por mentir y luego te llevaremos con nosotros
-¡Adrian! -sin pensarlo corrí hacia el y lo abrace por la espalda en un intento de detenerlo, Adrian temblaba con rabia y era tanta su ira que se zafo de mi agarre y corrió hacia Madara y ni siquiera pude ver bien lo que paso pero estoy segura que Adrian le propino un buen puñetazo en la cara al Arcangel haciendo que este retrocediera impactado con sangre saliendo de su labio…santa mierda ¿Cómo diablos habia echo eso? Inclusive Adrian miraba su puño manchado con un poco de la sangre del Arcangel sorprendido, pero no paso ni un segundo cuando uno de los angeles que estaba sometiendo a papa en el suelo tomo a Adrian del brazo sometiéndolo en una especie de llave de la que no podía soltarse.
-Madara ¿Esta bien? Matare a este imprudente humado cuando lo ordene- dijo encolerizado retorciendo el brazo de Adrian en su espalda, pero este no grito solo gruño enojado y papa estaba tan impresionado como yo
El Arcangel toco su labio y al ver sus dedos manchados con su sangre suspiro cerrando los ojos en un claro intento de calmarse, luego elevo una mano hacia el angel que mantenía prisionero a Adrian-
-No, no lo mataremos-Madara miro a Adrian y sonrio de una manera macabra con sus hermosos y perfectos dientes blancos luego camino hacia papa y volvió a suspirar
-Humano pensé que habías dicho que tus hijos no estaban aquí ahora por tu idiotez morirás frente a ellos
-¡No! Déjalos -grite y cuando pensé en correr hacia ellos Madara me miro directamente a los ojos dejándome inmóvil en el lugar, mi cuerpo simplemente dejo de recibir mis ordenes aterrorizada por la fría mirada en los ojos dorados del arcángel.
-Los humanos son tan estupidos. –susurro Madara- mira a esa niña ni siquiera puede moverse pobre zorra corrupta.
-¡Maldito! ¡Esto es entre tú y yo! -le gritó papá furioso
-Si tienes razón, levántalo -el ángel que sujetaba a papá lo hizo ponerse de rodillas, Madara camino hacia el
-Morirás por mentir a un arcángel y levantar tu voz en su contra -Dicho esto Madara alzó su espada y la dejo caer sobre el cuello de papá cortándole su cabeza, la sangre caliente salpicó mi cara yo no podía ni siquiera decir una palabra peor gritar, mis ojos solo se llenaron de lágrimas y un dolor insoportable estaba estrujando mi pecho, mi papá…papi estaba muerto, el lo había matado frente a mi, frente a Adrian que miraba inmovil aquella escena tan terrorífica, estaba impactado y una sola lagrima se resbalo de sus ojos, cuanto desee ir y abrazarlo, Adrian no lloraba, jamas lo habia visto llorar.
-Papi -un gemido quebradizo salió de mi boca, me escuchaba más como un pequeño animal herido y así me sentía la cabeza de papá me miraba con los ojos vacíos y sin brillo con los ojos sin vida…una vida que ese maldito le había arrebatado solo porque si, de repente el dolor se convirtió en ira, en deseo de venganza en una impotencia que me carcomía por dentro
-¡Maldito! ¡Maldito hijo de perra! ¡Vas a pagar por esto! ¡Voy a matarte! -Madara me miro seriamente luego sacudió su espada y la volvió a meter en su funda

-Callate mono irrespetuoso -gruñó el ángel que me sujetaba- ¿Qué hacemos con ella capitán? ¿La mato?

-No, su castigo será el recuerdo de mi espada decapitando a su padre -dijo para luego voltear a ver a mi hermano- Eso y el haber sido incapaz de detenerme de llevar a su hermano

-¡No! ¡Basta! ¡Basta! ¿No has hecho ya suficiente? ¡Déjanos en paz! Es solo un niño- Adrian no se movia ni un milímetro viendo al cuerpo sin vida de nuestro padre en el suelo, estaba en Shock.

-Cierra la boca mono inútil -Madara camino hacia Adrián y lo tomo del mentón para verlo directamente a los ojos, ahí fue cuando Adrián volvió en si, gruño…gruño como…no se como porque jamás había escuchado algo tan escalofriante en mi vida, un gruñido bajo y letal no parecía en lo absoluto Adrián, incluso sus hermosos ojos azules se volvieron completamente negros…me dio tanto miedo, ese no era Adrián en lo absoluto y no sé si fue mi imaginación pero Madara abrió sus ojos con sorpresa casi puedo jurar que habia miedo en sus ojos.

-Adrián –susurre, el me escucho, estaba segura porque en cuanto lo dije sus ojos volvieron a la normalidad y se desmayo.

-Vámonos rápido de aquí -gruñó viendo hacia todos lados algo ¿nervioso? ¿Por qué?
Madara despegó llevándose a Adrián y los otros dos ángeles lo siguieron de cerca dejándome ahí con el cuerpo sin cabeza de papá

-¡No! ¡Vuelve aquí! -me levante y corrí detrás de ellos pero en un segundo habían desaparecido, ellos volaban extremadamente rápido.

-¡No! ¡No! ¡Maldita sea! -volví a la escena anterior con el cuerpo de papá

-Papi -susurre y caí de rodillas a su lado- lo siento, lo siento tanto fue mi culpa si tan solo hubiese detenido a Adrian, si hubiese sido yo la que hubiese salido en lugar de el.

-Papi perdón -me aferré a su torso llenándome con el charco de sangre a nuestro alrededor, mi estómago me dolía y jamás en vida me había sentido tan impotente, quería poder hacer algo, quería vengarme tanto que dolía, dolía no poder hacer nada ¿Qué se supone que haría yo sin papá? Solo era una pequeña chica en un mundo lleno de caos ¿Quién iba a cuidarme? ¿Y Adrian? ¿Cómo se supone que yo iba a rescatarlo? ¿Qué clase de horribles cosas iban a hacerle? Ni siquiera quería pensar en eso, Deseaba que el arcángel me hubiese matado pero como el dijo, era mucho peor vivir con lo que sentía y ese era mi castigo, astuto, malvado pero astuto llore y llore quién sabe cuánto tiempo hasta que la noche cayó y sin poder hacer nada para desahogarme grite, grite tan fuerte como pude, grite hasta que sentí a mi garganta desgarrarse y como te podrás imaginar en un mundo como este gritar por la noche podía atraer a cualquier tipo de criatura ya fuese un humano loco o un malvado angel que me mataría y estaba bien porque es justamente lo que quería que hicieran y lo logre.

Estaba acostada sobre el torso de papá y escuche claramente como unos pies caminaban hacia mi, luego los pies aparecieron en mi vista, el hombre iba descalzo y tenía las uñas de los pies pintadas en negro ¿Un angel? No…¿Un hombre? No…levante mi mirada y definitivamente no era ninguna cosa que alguna vez haya visto, era tan hermoso como un ángel pero solo irradiaba oscuridad no es que los angeles fueran criaturas llenas de auras de felicidad pero aquel tipo era oscuro, como el mal personificado.
-Creo que me estabas llamando pequeño monito. -dijo sonriendo el hombre, angel o lo que sea que fuera con una sonrisa como la del gato Cheshire, era hermoso pero todo en mi me decía que corriera más no podía moverme estaba paralizada.


Bueno que tal estuvo? Es un nuevo fic que ni siquiera me ha dejado poder terminar la cuarta uchiha se que algunas de utedes lo leen pero he estado tan obsesionada con escribir esto que no me ha quedado nada de tiempo pero subiré conti lo prometo hahahaha, en fin también quería aclararles que Madara estaría inspirado en el arcángel Miguel y Naruto en el Arcángel Gabriel solo para que tengan una idea en fin díganme que les parecio tengo mucha ilusión con esta historia.

    midoriuzumaki
   30/11/17 18:54 | Última edición: 30/11/17 18:54

Me gustó muchooo onee en realidad al principio creí que sería una historia colegial y de romance pero cuando leí lo de los Ángeles me dije ¿pero qué pasa aqui? O.0

me encantó y sabía que Naruto era un ángel y aquí me lo confirmas 😍 jeje esperaré la contii 😄😄

    -Litha
   04/12/17 22:05 | Última edición: 04/12/17 22:05

O.O Me quede igual que Midori.
Jajaja. Pense que sería una historia escolar, luego pensé que seria algo apocaliptico/zombie pero el resultado final me sorprendio bastante!
Me encanto esta introduccion. Me da mucha curiosidad ver como se desenvuelve la trama, que sucedera con Abby y con Adrian, quien detendra todo este caos (si es que alguien puede).
Un consejito, Andi, me lo dieron a mi hace tiempo y espero que tambien te sirva a la hora de escribir: cuando quieras describir emociones y sentimientos, escribe como se siente el protagonista. O sea, en lugar de poner "Estaba muy molesto", puedes poner "La rabia me inhundaba. La boca del estomago me ardia, mis puños se apretaban tanto que me hacia daño en los nudillos, apretaba la mandibula como un animal feroz a punto de atacar a su presa". Y asi con todos los sentimientos, alegria, tristeza, etc.
Personalmente, creo que es una manera mejor de hacer sentir a los lectores lo que siente el protagonista. Juega con las metaforas! Imagina las sensaciones! :3
Espero que lo continues pronto! Y gracias por el gore