El fin de los tiempos cap.3
  Autor/a: Andii3_Uchiha
  Visitas: 65
  Fecha: 13/12/17 10:57
  Última edición: 13/12/17 10:57
Fanfics > El día a día en friki



 

CAP.3
Sasuke principe del segundo círculo del infierno
Maldita sea aveces el infierno podía ser infinitamente aburrido pero últimamente un montón de almas estaban entrando y la mayoría de ellas se estaban acumulando especialmente en mi círculo ya estaba cansado de torturar almas no me mal entiendan me encanta torturar almas pero es que se estaba volviendo agotador torturar casi 20 mil almas en un solo día y todo porque los estupidos angeles se habían vuelto locos matando a los humanos a diestra y siniestra ya casi los habían matado a todos ugh que idiotas, yo tenía que trabajar el doble que los demás príncipes porque al parecer los estupidos humanos estaban locos por la lujuria bueno aunque también compadezco a óbito principe del séptimo círculo, en el son condenados los violentos contra los demás, contra si mismos y contra…Dios, si un montón de humanos.
-¡Excelencia! ¡Excelencia! -decía un pequeño demonio rojo con alas negras de murciélago colgándose de mi pantalón, rei ante el parecido que tenían con los serafines, serafines feos y demoníacos y Bueno es que alguna vez lo fueron.
-¿Qué quieres idiota? -le dije pateándolo lejos de mi
-Su majestad el rey desea verlo -enarque una ceja
-¿Para que? -el comenzó a volar a mi alrededor
-No lo se -dijo con una pequeña sonrisa malvada exasperado por su burla lo tome de su estúpida cabeza cuernuda y fruncí el ceño.
-Tu lo sabes Maldita sabandija, ahora dímelo o voy a arrancar tus cuernos y te apuñalare con ellos -el trago con dificultad visiblemente asustado.
-Creo que quiere que usted vaya a la tierra
-¿A la tierra? ¿A que?
-No lo se, eso enserio no lo se -casi chillo
-Hmp -lo tire y chasque mis dedos para aparecer frente a la enorme puerta del salón del rey custodiada por Cerberos el enorme cachorrro de tres cabezas del rey, el maldito me gruño y trató de morderme como siempre pero antes de que me tocara abofetee su cabeza líder
-¡Abajo cachorro! Tu amo quiere verme así que déjame entrar -de inmediato el estupido perro se alejó y las puertas se abrieron de par en par dejando ver al rey sentado en su trono negro llevaba una corona de huesos con diamantes incrustados, el era atemorizante pero no me gustaba dárselo a conocer, su sola presencia podía hacerte sudar, parecía aburrido en su trono sosteniendo su barbilla con la palma de su mano, el al verme entrar sonrio de lado e incluso alguien como yo se quedaba absorto con su belleza, su cabello era platino y sus ojos rojos como rubíes parecidos a los míos, su cara era angelical y hermosa el era el ser más hermoso creado, hice una reverencia y el se incorporó en su trono.
-Sasuke -ugh cuando odiaba aquel nombre- siempre eres muy duro con Cerberus algún día podría arrancarte un brazo si te distraes
-Hmp puedo manejar a ese cachorro Pero dime su majestad ¿para que me llamaste?
-Directo al grano como siempre, me gusta -asentí
-Pues entonces te lo diré, La tierra como ya sabrás es un desastre Los Angeles están matando a todos los humanos y mi padre no está haciendo nada al respecto creo que ni siquiera está viendo lo conozco y está harto del comportamiento de su “mas especial creación” asi que ahora es mi oportunidad, como ya sabes hace unos años incruste una parte de mi alma en el niño que procree con aquella humana, el sería El Niño de la profecía que cuando creciera me daría el mundo pero Madara y Naruto han decidido acabar con lo que ya estaba escrito y ahora no sé que pueda pasarle ya que Madara se esta llevando a su nido a cada chico con buen estado fisico y el mío es perfecto así que tú misión será ir y traérmelo.
-¿Qué le harás excelencia?
-Tomar su cuerpo por supuesto solo así podré salir de mi eterno castigo
-¿Aun siendo tu hijo?
-¿Crees que eso es relevante? Para eso fue creado
-¿Puedo usar cualquier método para traerlo?
-Claro, puedes hacer lo que quieras -sonreí
-¿Matar a Naruto? -el sonrió
-Si es que puedes
-Claro que puedo
-Entonces hazlo pero no toques a Madara, el es completamente mío -gruñó y su energía demoníaca casi me comenzó a asfixiar hasta el punto en que tuve que sostenerme de la pared, mi vista se nublo y aun asi pude ver como su hermoso rostro se deformaba dejando ver a la horrorosa criatura debajo de tanta perfección
-Su majestad…si sigues así ya no podré con la misión -de repente la presión cesó y me volvió a sonreír inocentemente volviendo a parecer un ángel.
-Ah si claro, disculpa es solo que ese tipo me pone de mal humor
-Lo se -acaricie mi garganta y volví a darle una reverencia- bueno si me disculpas tengo que ir por un adolescente
-Ve hermano mío ve y tráelo a mi -asentí y salí del lugar en busca del pequeño bastardo.

En la actualidad
Abby Armstrong
2 días en camino hacia el nido.
Vaya al parecer viajar a lado de un demonio podía tener sus beneficios, no tenía que tenerle miedo a absolutamente nada, es decir el se podía hacer cargo de todo lo único malo era que mi reloj interno había sido cambiado por el de un vampiro, descansábamos en el día en el algún lugar obscuro, bueno yo lo hacía Sasuke no parecía estar cansado nunca; y salíamos de noche para avanzar y a cada paso que dábamos más segura estaba de que hacer el contrato con Sasuke no había sido en lo absoluto una mala idea, el era mi seguridad de venganza y aunque al principio dudaba de sus capacidades con el tiempo fui aceptando que a pesar de que el era un demonio también alguna vez había sido un ángel es decir los Demonios son angeles caídos ¿no? me costaba imaginarlo como tal así que mientras caminábamos por una carretera abandonada me atreví a preguntarle.
-¿Antes eras un ángel? -el me miro enarcando una ceja
-¿Por qué preguntas monito?-me encogí de hombros también estaba aceptando el hecho de que me llamara “Monito” le grite muchas veces para que dejara de hacerlo pero fue inútil.
-Curiosidad
-La curiosidad enterro al gato
-Estoy casi segura de que es “la curiosidad mato al gato” -el sonrio de lado
-No en mi caso ¿De verdad quieres saberlo? -asentí
-Si te lo digo probablemente vas a dudar de mi, no sé si es conveniente para mí decírtelo
-Bueno te ordeno que me lo digas -¿Tenia que obedecerme no?
-Hmp aparte de mono arpia
-Solo cuéntamelo Sasuke
-Odio que digas mi nombre
-Me gusta Sasuke –me miró mal y gruño
-Cualquier demonio te mataría solo por decir su nombre
-¿Tanto te molesta?
-Lo odio me dan muchísimas ganas de estrangularte
-Pero no lo harás ¿verdad? Así que cuéntamelo tenemos un largo camino aburrido sería bueno hablar de algo
-Bien, ya que insistes tanto, Yo era un arcángel -Abrí mis ojos sorprendida
-¿Un arcángel? ¿tu? -el volvió a gruñir
-Tu imprudencia es insoportable pequeño mono, claro que era un arcángel si no lo fuera no podría ser un principe en el infierno
-Oh bueno continúa recuerda es una orden
-Tsk, lo que paso fue que después de la guerra celestial y de la caída de Lucifer yo me encontraba en controversia, Lucifer le pidió perdón a Dios al verse encerrado en el infierno pero el no le perdonaba y después los creo a ustedes y a ustedes si que les perdonaba todo no importaba cuan asqueroso, aterrador y malvado fuese su pecado si sus monos pedían perdón el los perdonaba y a nosostros no, nosotros que éramos sus soldados fieles y perfectos, sus hijos, más sin embargo no nos amaba como los ama a ustedes así que le dije a Naruto lo que pensaba, le dije que “La hermosa creación” de nuestro padre eran solo monos idiotas, recuerdo que me pregunto “¿Los matarías a todos si pudieras?” Y respondí que sí al día siguiente Naruto me desterró al infierno -gruño- le dijo a…Dios lo que yo había dicho sobre sus preciados monos y se enojo dijo que yo era un peligro como Lucifer alguna vez lo había sido y pues bueno ya en el infierno tuve que ganarme mi lugar si no quería ser un estupido y pequeño demonio de recados.
-¿Qué? Pero pensé que al ser un arcángel serias directamente un “principe del infierno”
-Si pero tenía que demostrarle al rey mi valor y que mi lealtad era ahora hacia el
-¿Y que tenias que hacer? -el sonrio con una sonrisa malvada y felina
-Fácil, solo tenía que matar a un gran número de humanos en poco tiempo -trague con dificultad nerviosa por lo que iba a preguntar
-¿Y eso como lo hiciste? -Suspiro y me miro mal
-¿De verdad tienes que hacer una pregunta cada 5 segundos?
-Estoy tratando de entender
-Bien, pues no sé si alguna vez escuchaste de mmm ¿la preste negra? -Abrí mis ojos sorprendida
-T-tu ¿Tu causaste eso? -me sonrio con total orgullo y satisfacción.
-Así es, impresionante ¿no? Mate a casi 40 millones de europeos en poco tiempo y no solo europeos, la peste se expandió por Asia también fue un trabajo exquisito
-Estas enfermo no eres diferente de esos angeles
-Lo soy querida -sonrio- soy malo y no trato de excusarlo con nada -bueno eso era un punto para el ¿no?
Creo que iba a decir algo pero de repente se detuvo y Suspiro
-¿Qué pasa?
-Nos están siguiendo -mi estómago dio un vuelco
-¿Qué? ¿Quién? -pregunté mirando hacia todos lados, pero no había nada en ningún lado
-Humanos están escondidos detrás de esos autos -íbamos en medio de la carretera y un montón de autos habían sido adabdonados en las orillas
-¿Cómo lo sabes?
-Los escucho
-Yo no escucho nada -le dije y por instinto me acerqué más a el
-Claro que no escuchas nada, los humanos tienen un oído terriblemente malo
-Dios, tu despreció hacia nosotros es increíble
-Mi padre no te está ayudando soy yo así que no lo menciones, aquí vienen
-Vaya, vaya pero miren que tenemos aquí -dijo un tipo saliendo desde atrás de un auto- salgan chicos
De repente un montón de chicos salieron de sus escondites ¿Cómo no lo note?
-Oye chuck esa es una chica bonita -dijo uno de ellos a el líder, el tipo que había salido primero- ¿Puedo quedármela?
-Claro pero solo después de que yo la use
-No soy un maldito juguete -dije a pesar de que estaba aterrada
-Ohh nena créeme podemos jugar mucho contigo -dijo “Chuck” haciendo reír a los otros, eran aproximadamente 5
-Pero podemos ser buenos si tú también eres buena -Sasuke Suspiro
-¿Por qué no se largan? Apestan -¿Apestaban? Bueno seguro que si pero no podía olerlos desde aquí al parecer los Demonios también tenían una buena nariz
-Ahh si casi nos olvidamos de ti, chicos agarrenlo -Sasuke puso los ojos en blanco
Sasuke me empujó levemente alejándome del caos y espero a que ellos llegarán a el, lo raro fue que no se movió ni un milímetro, los hombres llegaron hacia el y le lanzaron golpes y patadas pero era como pegarle a una dura estatua, de hecho uno le golpeó el rostro y se alejó tomando su puño con sumo dolor
-Argg ¿Qué Demonios eres?
-Exactamente eso –los negros ojos de Sasuke se ilumanaron en un tono carmesi en la oscuridad y ellos lo miraron asustados
-Ni siquiera traten de huir será inútil -Chuck asustado y desesperado por mantener su vida corrió hacia mi y me tomó por detrás sujetando mi cuello con su antebrazo casi asfixiándome con su bicep
-¡Déjanos ir o voy a matarla! -amenazó
-Adelante, hazlo -le dijo el sonriendo con superioridad
-¿Qué? ¡Maldito demonio! Tu tie…-pero antes de siquiera terminar mi oración Sasuke apareció detrás de Chuck y como si se tratase de un muñeco tomo su cabeza y la torció, el tipo cayó a un lado muerto.
-¿Qué estabas diciendo?-preguntó tan arrogante como siempre
-Eres…-pero no supe que decir
-¿Increible? ¿Maravilloso? ¿Exepcional? -preguntó casi como un niño emocionado y orgulloso
-Un imbecil -susurre molesta ¿Cómo de exuberante podía ser un demonio? -¿Y que hay de ellos?
Los otros tipos estaban tan asustados de Sasuke que ni siquiera podían moverse
-Ahh si casi los olvido ¿Quién sigue? -Sasuke camino hacia ellos demasiado entusiasmado, era obvio como disfrutaba de cazar a lo que el llamaba “Monos” y se que ellos trataron de lastimarnos pero es en lo que nos habían convertido, todos tenemos un monstruo adentro y ya que el mundo se estaba terminando ¿Por qué no dejarlos dar un paseo en la realidad?
Sasuke estaba acechándolos probablemente pensando en una forma lenta y dolorosa de matarlos pero antes de que siquiera tocara a uno grite.
-¡Detente! -el me miro confundido
-¿Por qué?
-Solo detente, dejalos ir -Mire a los chicos que me miraban con los ojos suplicantes- ¡Lárguense de aquí! Lárguense antes de que me arrepienta y deje que el los mate y nunca vuelvan a tratar de lastimar a alguien a menos que sea en su defensa o les juro que el y yo vamos a cazarlos aún si tenemos que peinar al mundo de ida y regreso.
Ellos asintieron y empezaron a correr
-No quiero dejarlos escapar, así que si me disculpas -Sasuke camino detrás de ellos tan tranquilamente como si supiera que podía alcanzarlos en un segundo, seguramente podía y quería darles ventaja, nada más para que su juego enfermo fuese más divertido.
-¡Sasuke para! ¡Es una orden! -Y de repente se paralizó en su lugar, pude ver cómo apretó sus puños y una sombra negra empezó a aparecer debajo de el, una sombra con alas y cuernos…
-Tu…estupida humana no tienes ni idea de lo que ellos querían hacerte -Gruñó de una forma aterradora, tenía miedo no voy a mentir pero si iba a hacer esto con el tenía que aprender a manejar su demoníaca forma de ser.
-¿Tu si?
-Claro que si y solo porque tu les dijieras eso no significa que no lo harán de nuevo
-No importa no soy una asesina
-Yo iba a matarlos no tu -se dio vuelta y sus ojos resplndecian de la misma forma que antes pero ahora podía verlos mejor eran como rubíes brillantes con una estrella en un cierculo.
-Pero lo ibas a hacer por mi -el sonrio de lado de manera burlona
-Lo iba a hacer porque me encanta hacerlo hasta que tu -camino hasta quedar frente a mi- Usaste ese maldito nombre
-¿Por qué odias tu nombre?
-Porque es un recordatorio de lo que una vez fui, es el nombre que El me dio
-¿Dios?
-Si -Casi pude escuchar un dejo de tristeza en su voz y no pude evitar compadecerme de el
-Tu nombre es Hermoso -y de nuevo me miró mal
-¿Qué en el infierno está mal contigo? -gruñó
-¿Qué?
-No me mires con esos ojos
-¿De que hablas? ¿Cuáles ojos?
-Como si tuvieras lástima de mi, soy un demonio, soy un ser perfecto y uno de los príncipes haya abajo no necesito que un ser inferior como tú se compadezca de mi
-Jodete claramente no tendría porque compadecerme de un maldito asesino -solté enojada
-Exacto -me dio la espalda y siguió caminando- apresúrate, entre más rápido terminemos con esto mejor
-Lo mismo digo -camine detrás de el, solo viendo su espalda en todo momento ¡Lo detestaba! Yo solo quise ser amable y el se comporto como un bárbaro loco ¡Maldicion! Iba a ser un infierno total hacer esto con el, literalmente un infierno, pero tenía que hacerlo si alguna vez quería recuperar a Adrian y ya que ya le había dado mi alma…al Carajo.

Sasuke
Cuando el sol comenzó a salir nos metimos en una pequeña casa oscura y nos mantuvimos lo más lejos posible uno del otro, estupida humana dándome órdenes a mi no me gustaba hacer contratos con humanos precisamente por eso, lo había echo un par de veces cuando estaba escalando para ganar mi posición en el infierno pero una vez coronado como principe no tenía que hacer una mierda para conseguir una alma, ofrendas tras ofrendas de mis compañeros siempre llegaban a mi y no tenía que molestarme en hacer contratos así que no estaba acostumbrado a que un pequeño mono me diera órdenes usando mi nombre como odiaba ese estupido nombre, cuando ella lo usaba tenía el poder de hacer conmigo lo que quisiera, mi nombre era una cadena eterna de la que no podía deshacerme y además lo uso para defender a unos imbeciles que solo querían Argg…solo querían joderla podía olerlo en ellos, la deseaban y aquello me puso tan furioso y solo para joderme un poco más me miro con esos estupidos ojos como si yo fuese un gato hambriento, si estaba hambriento por su alma pero no quería su lastima ¿Quién creía que yo era? ¿Quién creía ella que era? Mirarme con lastima por mencionarlo a El, no quería a nadie teniéndome lastima por eso el me desterró y por eso ya no significaba nada para mí, una vez lo ame más que a nada en toda la creación pero el prefirió a sus estupidos humanos así que yo no tenía que dar dos mierdas por el tampoco.
De repente un pequeño gemido me distrajo de mis pensamientos, era el pequeño molesto mono que dormía sobre el sofá temblando como una idiota ¿Qué le pasaba? Me acerqué a ella y volvió a gemir
-Papá-susurró, ah si su padre era aquel hombre desangrado que enterramos ¿soñaba con el? ¿Cómo sería soñar? Nosotros los Demonios no podíamos soñar de repente una gota de agua se le escapó de un ojo ¿lloraba dormida? Atrape la pequeña gota y la lleve a mis labios mmm…tristeza, soledad, miedo, esas eran todas las emociones que albergaba esa pequeña gota de agua salada y de repente ya no podía seguir enojado con ella ¿Talvez aquella alma tan perfecta me hacía compadecerme de ella?
Volvió a temblar y puse mi mano en su brazo para que parara y de inmediato lo hizo entonces la volví a quitar y volvió a temblar ¿tenia frío? Nosotros tampoco sentíamos frío o calor no importa la temperatura a la que estuviéramos sometidos
-¿Tienes frío pequeño mono? -susurre sin poder evitarlo pero obviamente no respondió así que me levante dispuesto a alejarme de ella pero dijo
-No me dejes sola -la mire por encima de mi hombro, aún estaba dormida y aún temblaba y no sé porque no me pregunten pero me regrese y me acoste a su lado en el sillón sosteniendo su pequeño cuerpo contra el mío de inmediato dejo de temblar y eso me hizo sentir bien.
Jumm era curioso como su cuerpo encajaba con el mío, me gusto.
-Eres molesta monito, aunque podrías ser un juguete divertido.


Bueno eso fue todo por hoy espero les haya gustado please comenten asi se si les gusta o no
    midoriuzumaki
   16/12/17 05:39 | Última edición: 16/12/17 05:39

Obvio que me gusta onee escribes increíble de echo ya tenía tiempo que quería leer algo con esta temática de angeles y demonios y tu lo hiciste realidad *-* arigato Andii- chan

Ese Sasuke ya se está sintiendo atraído Kyaaa ♡//♡ aunque estoy deacuerdo con el yo si mataria a esos pervertidos 😈 wajaja

Y de que hablas Sasuke tu nombre es hermoso a mi me gusta mucho 😍😘 me encantó el capi esperare ansiosa la contii