El mejor cumpleaños. [Naruto x Ti]
  Autor/a: _Bibi_
  Visitas: 84
  Fecha: 03/10/17 22:01
  Última edición: 03/10/17 22:18
Fanfics > El día a día en friki



 

¡Hello!, otra historia por aquí. Muchísimas gracias a todas las que comentan, las adoro de corazón! Un saludo a Andii3_Uchiha, Marta - te llamaré así a partir de ahora entonces haha -, a emo_uchiha y a jailin_uchiha. ¡Me alegran el día! Escribo por ustedes, y por las que disfrutan de leer éste tipo de historias. ¡Las adoro!


Resumen: Tu cumpleaños, no querías festejarlo... Pero Naruto insiste, y al final, ¡no todo termina tan mal como lo pensabas!


.
.
.


Una vez más te dejaste convencer por el rubio más escandaloso y le diste permiso para hacerte una fiesta de cumpleaños. No es que eras desagradecida, ni mucho menos amargada. Era muy importante para ti y apreciabas que Naruto quisiera celebrar con todos el día de tu nacimiento. Simplemente eras del tipo que no le gustaba ser demasiada molestia. Cuando veías al ojiazul correr de aquí para allá sin descanso, organizando el evento junto a otros en la plaza de Konoha dónde asistiría casi toda la aldea, te daba una sensación de pena y arrepentimiento al aceptar que trabajase de esa forma sin descanso, sólo para hacerte una tonta fiesta que realmente no era necesaria. Lo único que te detenía a decirle que no, era el entusiasmo que tenía por festejar tu cumpleaños como si fuese la misión más valiosa, y también, Sakura e Ino, junto con una alegre Hinata te ayudaban a convencerte de que disfrutes el momento y dejes a Naruto realizar el evento, que esto lo hacía por ti, para demostrar lo importante que eras para él.



Tu relación con él siempre fue especial y cercana. Desde niños eran muy unidos. Eras unas de las pocas personas que se acercaron a él cuando nadie más lo hacía. Tenías la curiosidad que cualquier niña tenía a tu edad, y de un momento a otro, estabas hablándole de tus juguetes favoritos o de lo mucho que te gustaba la ropa que usabas, incluso le platicabas de cosas diminutas que cualquiera hubiese pasado por desapercibido, pero para Naruto cada palabra sin sentido contaba como un momento valioso que recordaría el resto de su vida. Y así fue.



Poco a poco pasaban más tiempo juntos, jugando y hablando de cualquier cosa. Nunca supiste de los rumores acerca del monstruo en su interior, hasta que los demás empezaron a decirte que tuvieras cuidado por el peligro que era estar cerca de él. En ese entonces eras una niña un poco independiente, por lo que no hiciste más que ignorar las absurdas excusas que ponía la gente, para ti Naruto siempre fue alguien divertido y amistoso con quien jugar.



La adolescencia fue una etapa más fácil. Para ese entonces, la aldea empezaba a tomar en cuenta al rubio y lo trataban de forma más humana, dejando de lado el hecho de que el zorro de nueve colas resguardaba en su interior. De cerca, y de lejos, siempre te sentiste feliz por la felicidad que al fin llegaba a su vida. Sus amistades crecían al igual que las tuyas. Ahora no era Naruto. O Naruto y tú. Eran una cantidad de nombres y amigos en lo que se podía contar.



El día que Ino cuestionó su amistad, fue hace unas semanas atrás. Nunca imaginaste que una pregunta juguetona causara tanto revuelo y duda acerca de tu relación con él. Considerabas su existencia como algo importante. Naruto era tu amigo, el más especial de todos, no querías estropear eso. A demás, siempre pensaste que el rubio no estaba interesado en alguien como tú. No eras nada especial, y lo decías con tranquilidad, ya que no te sorprendía si los demás pensaran eso. Toda la vida fuiste de perfil medio, no eras muy retraída pero tampoco te considerabas muy popular. Cuando le explicabas eso a la Yamanaka, escuchabas su chispeante risa junto con la frase "¡Ustedes dos son mi perdición!".



Suponías que lo decía porque según ella, Naruto estaba "interesado" en tí, pero creerle a Ino era creerle a un rumor que no siempre puede ser verdadero, y no pensabas arriesgar todo a la nada. Aunque en el fondo deseabas que fuese verdad que aquellos ojos, mismísimos retratos del cielo, estuviesen mirándote sólo a ti, día y noche. Sonaba egoísta, pero es imposible no serlo cuando ocultas tus verdaderos sentimientos por tanto tiempo.



Estabas junto a una mesa, recordando aquellas escenas que te hacían escapar una sonrisa o dos. La fiesta había empezado. Había papel picado por todos lados, carteles con tu nombre y otros que decían "Feliz Cumpleaños" con gran énfasis en el feliz. Todo era tan optimista y alegre que no dudaste en que Naruto fue el principal organizador, con ayuda de ciertas amigas tuyas. Tomaste una galleta de la mesa, había muchas expuestas y de diferentes sabores, lo cual sorprendía bastante. Parecía uno de esos eventos importantes, por la cantidad de comida y gente que llegaba. Evento importante. Rodaste los ojos ante el pensamiento... Era solo un cumpleaños, tú cumpleaños. ¿Por qué tanto escándalo? Ino te diría que sonabas igual que Shikamaru, que problemático.



Mientras comías galletas –estaban deliciosas- miraste a tu alrededor, analizando a la gente presente. La mayoría eran conocidos, gente con la que no hablabas demasiado. No entendías por qué estaban aquí, pero bueno, quien sabe quien estuvo a cargo de las invitaciones.



Caminaste hacía un grupo de personas, más que nada por ver la melena rubia y puntiaguda que sobresaltaba entre los demás. No te molestaría pasar tiempo con él. Tuvo un día atareado con la organización, y para peor, no permitió que lo ayudases. Este tipo de trato de la realeza no te gustaba para nada. Ayudar no te iba a causar la muerte, y aún así, rechazó todos tus intentos por esforzarte el día de hoy. Te gustaban los días libres... Pero, ¿no hacer nada de nada? Difícil.



Su gran risa te sacó de tus pensamientos. Era inconfundible aquella carcajada made in Naruto. Parecía estar charlando de algo, y por un momento juraste haber oído tu nombre dos veces. Sin saber porqué, como acto de reflejo te escondiste detrás de un pilar de paja que estaba, afortunadamente, cerca del grupo. ¡Qué oportuno!



"Entonces, ¿Si te pagan cien mil yenes, la besarías?"



Tras las risas de todos y la sonrisa avergonzada del rubio, protagonista de la conversación, no pudiste evitar asomarte más para escuchar mejor.



Naruto llevó una mano a su nuca y se rió con un tierno rubor apoderándose de sus pómulos, ojos celestes mirando el suelo con cierta timidez que derritió tu corazón en segundos. No pareció tomarse demasiado tiempo para pensar y respondió lo primero que sintió en el momento:



"... Soy yo el que pagaría cien mil yenes por besarla."



A continuación oíste más risas y aplausos alrededor del rubio, el grupo de amigos animándolo y dándole coraje para que te lo dijera hoy, como regalo de cumpleaños. Naruto sonreía resignado al haber confesado tal cosa frente a tanta gente, por más que fuesen sus amigos, pero de todos modos se sentía bien, y complacido al poder decirlo con seguridad. Incluso si se hablaba de dinero que no podría pagar nunca. Para él besarte no tenía precio, pero si alguien lo ponía, entonces que así sea.



Tú, estabas allí pasmada sin creer lo que acababas de oír. Estabas tan sorprendida, que no oíste al anciano al otro lado de la montaña de paja. En pocos segundos estabas cubierta del material, sobre todo tu cabello. Todo el mundo se volteó a verte al oír el pequeño grito que hiciste cuando un puñal de paja te picó el rostro y los ojos.



A trastabilladas te moviste un poco, tratando de remover toda la mugre posible y al mismo tiempo hacías un intento por ocultar tu rostro rojo de la vergüenza por llamar tanto la atención. Tu sonrisa nerviosa fue causante de varias risillas entre la gente que te miraba, entre todos ellos, Naruto, quien rápidamente se acercó para auxiliarte. Te refregaste los ojos y viste la figura ajena acercarse cada vez más. Ahora mismo querías que te trague la tierra, pero la frase del rubio se te vino a la mente y no pudiste evitar la boba sonrisa al verlo. Fue tan...



"Lindo..."



Oops, en voz alta. Naruto ladeo un poco la cabeza sin entender, pero ignoró el comentario y prosiguió a ayudarte con la mugre, espabilando tu ropa en el proceso. Murmuraste un ligero gracias, junto con un suspiro de cansancio. Te picaba el rostro al recibir los pinchazos anteriores, seguramente tenías las mejillas rojas por la comezón.



Oíste la risa que Naruto falló en retener y sonreíste de vuelta, golpeándole ligeramente en el hombro.



Tras disculparse y reírse aún más, te acompañó a tu casa para que te cambiaras. En el camino lo podías notar un poco alerta, vigilándote constantemente. Si sabía que estabas allí cerca, posiblemente hayas oído toda la conversación de antes, y eso parecía carcomerle la conciencia. Te parecía lindo que esté tan preocupado. Mirando para todos lados, tratando de distraerse con objetos en el camino, pero fallando rotundamente. Soltaba chistes tontos y frases que sólo sucedían cuando estaba nervioso. ¿Tal vez esté pensando en darte ese regalo y decirte lo que sentía?... Te ponía ansiosa el hecho de que lo hiciera, pero si decías algo, probablemente aceleres las cosas y no te importaba castigarlo un poco y hacerlo esperar por haberse reído antes de tu imagen con paja en la cabeza y rostro. Así que, entraron a tu casa, le dijiste que te espere en la entrada. Acostumbrado a ir allí, se sentó en el sofá y esperó tortuosamente mientras ideaba la mejor forma de decirte lo que sentía por ti. Cuando al fin saliste hacía el comedor donde se encontraba él, sonreíste satisfecha al ver su rostro estupefacto, boca semi abierta y ojos fijados en tu cuerpo. Tenías un vestido corto que llegaba hasta tus muslos, dejando a la vista tus piernas. Tenía la forma de un corazón en el pecho, justo encima de tu busto, haciéndolo más tentador. Nunca te vestías así, pero en ésta ocasión, era más que especial.



Te atreviste a preguntarle cómo te quedaba, a lo que el rubio sólo tragó saliva y rió nervioso soltando halagos con la presión de estar en el mismo cuarto contigo, vestida de esa forma. Soltaste un feliz "gracias" y te dedicaste a acomodar tu cabello, aún desordenado por el problema de antes. Era raro que Naruto esté tan callado, y por un momento pensaste que no fue buena idea hacer todo esto. Tal vez se sentía incómodo, no quería estar allí y deseaba irse. Tal vez... ¿Tal vez estabas equivocada?



Distraída con tus pensamientos negativos, no oíste los pasos ajenos que se aproximaron a ti con cierta inseguridad, pero llegando a su fin, porque su destino era estar frente a ti. Alzaste la mirada, y antes de poder decir algo, el rubio te robo el primer beso de tu vida. Al principio fue torpe, debido a la inexperiencia de ambos y tu sorpresa, pero poco a poco se dejaron llevar por la fogosidad. Tus suaves suspiros hicieron que te atrajera hacía él con fuerza y lentamente, te empezaba a gustar esta faceta dominante que despertaba. ¿Tendrá el zorro de nueve colas algo que ver? No... Este era Naruto. Tu Naruto.



La separación de ambos cuerpos acalorados fue costosa, sentías frío cuando el rubio no estaba cerca pero te viste obligada a alejarte por la falta de aire que tu cuerpo exigía. Miraste a Naruto y sentías que el pasaba por lo mismo, ya que apretó tus manos con fuerza, con cierto miedo a que te fueras o rechazaras su contacto. Como señal de aceptación, te pusiste en puntitas de pie y besaste su frente con cierto afecto especial que sólo a él le demostrabas. Susurraste una y otra vez lo mucho que agradecías éste momento, y lo feliz que eras al saber que tu amor era correspondido, y a lo último tu risa se adueñó del lugar al ver el rostro sorprendido del rubio, ojos azules brillando con intensidad al escuchar tu confesión de amor. No te dio tiempo a tomar el aire suficiente, el Uzumaki estaba besándote una vez más, brazos rodeando tus caderas con énfasis afectuoso. Oías los murmullos entre cada beso. Clamaba tu nombre con gran necesidad. Eras lo mejor que le había pasado en ésta vida. Siempre estuviste allí, a pesar de las dificultades, y aunque fueses también atacada por los demás cuando te juntabas con el niño endemonionado, como solían llamarlo, tú aún permanecías junto a él, ignorando al mundo para ser sólo ustedes dos contra cualquiera. Te agradecería toda la vida por elegirlo a él y no abandonarlo en ningún momento.



No te sorprendieron las lágrimas infantiles que se escapaban de sus ojos, mientras te seguía besando con gran cariño y abrazándote con miedo a que desaparezcas de su vida.



Estabas más que feliz de seguir a su lado, no pensabas dejarlo ir jamás.



Al llegar a la fiesta ambos estaban confiados en ir de la mano, olvidándose del mundo y pensando sólo en ustedes. Varios amigos estaban festejando la valentía del rubio por dar el primer paso, eso te hizo recordar la frase anterior y con diversión en tus labios, susurraste a su oído;



"Tienes suerte Naruto, besarme te ha salido gratis ~ ¡La próxima vez no seré tan buena, eh!"



Seguiste caminando para mezclarte entre la gente en la fiesta, mientras reías por tu propia broma inocente. Oías las felicitaciones por tu cumpleaños a la vez que disfrutabas de la sonrisa avergonzada que Naruto te dió, siendo evidente que habías oído todo lo que dijo.


A juzgar por su mirada azul, brillante y contenta, sólo por ti, estaba feliz de que al fin y al cabo supieras sus sentimientos, y los aceptaras con esa bella sonrisa que lo hacía suspirar de ensueño.


¡El mejor cumpleaños, no cabían dudas!
    -Litha
   04/10/17 08:02 | Última edición: 04/10/17 08:02

Ohhhhh. Dios mio!
Primero el one-shot de Sasuke y ahora este... ¿Quieres que muera de ternura, mujer?
Me encantan tus escritos, son geniales. La narracion es simple y perfecta, me gusta tu estilo. Sutil, efimero y lindo. Tus FF son muy romanticos y tiernos. ¿Has escrito mas? Estaria fascinada de leerlos.
Por favor, sigue escribiendo! Tienes una entusiasmada lectora mas ahora Y de paso, te invito a leer mis escritos.

    Andii3_Uchiha
   05/10/17 08:21 | Última edición: 05/10/17 08:21

Me fascinó! Te ah quedado expectacular Naruto es un tierno me encanto absolutamente todo de él gracias por los saludos no se si te confundiste no hahaha pero yo soy Andrea aunque hay otra amiga aquí que es Martha también pero en fin hahaha gracias saludes a ti también y sigue escribiendo que lo haces excelente y te invito a que sigas mi fic puede que te guste 🤗 Bye!.

    _Bibi_
   05/10/17 22:56 | Última edición: 05/10/17 22:56

Uy no, no me confundí! Marta -Lhatatakeuchi- comentó en una de mis historias alegando que podría llamarla así para no decir su nombre de usuario completo porque era muy largo jaja

Mil gracias a las dos por los bellos comentarios! Me alegran el día ~ Las adoroooo, cuando salga de la uni leeré todo lo que pueda!