El postre de mi vida ///One-shot///
  Autor/a: Leenale
  Visitas: 221
  Fecha: 06/01/17 03:00
  Última edición: 06/01/17 03:00
Fanfics > El día a día en friki



 

Hola criaturitas! xD aquí una pequeña historia.

/////////////////

-Esto no me puede estar pasando- susurro con rabia mientras cortaba una zanahoria en trocitos

-La verdura no tiene la culpa de tu mal humor- escucho que dijeron con tono burlón detrás de ella

El cuchillo impacto más fuerte de lo normal contra la base de madera en donde cortaba la zanahoria, haciendo un fuerte sonido; chasqueo con la lengua antes de dar media vuelta aún sosteniendo el cuchillo.

-¿Acaso piensas hacerme algo?- elevó una ceja y se cruzó de brazos

-¿Qué haces aquí?- pregunto entre dientes

-Aquí trabajo, lo olvidas- respondió divertido recargandose en el umbral de la puerta -tengo que cocinar-

-No me refería a eso- siseo -quiero saber que haces aquí, en este restaurante-

-Creerías si te dijera que no tenía idea que trabajabas aquí- dijo inocente

-No, busca algo mejor que eso- inspiró profundo tratando de controlarse

-La verdad es que estoy aquí por ti- suspiro decaído -necesitaba verte-

-¿Enserio?, porque la ultima vez que nos vimos, sino mal recuerdo dijiste que no querías verme nunca más- escupió enojada

-Lo se y lo siento- se acercó un poco pero la chica retrocedió -estaba asustado-

-¿Asustado de que?- frunció el entrecejo

-Dijiste que me amabas- la miro exasperado

-Si, ¿y?- no entendía el problema -¿que era lo malo?-

-Eso exactamente, fue demasiado para mi, era muy joven y me sentí comprometido, ni siquiera estaba seguro de lo que sentía y luego tú veniste y dijiste eso-

-Porque lo sentía, creí que tú también pero veo que me equivoque-

-No (..), lo descubrí- la tomó de la manos -descubrí que me sentía igual que tú-

-Eso no cambia las cosas- se soltó

-Claro que si, ahora soy alguien maduro, capaz de enfrentar las cosas-

-Por favor, sólo paso un año, tampoco es como si hubieras sido un chiquillo-

-Es verdad pero debes comprender, nunca me había sentido de esa manera-

-Eso ya no importa Natsu- lo miro con seriedad -me lastimaste y no se ni tampoco quiero saber que pretendes al estar aquí, así que te pido que te mantengas lejos de mi-

-No lo haré- dijo decidido -una vez me equivoque y fui un cobarde, pero no lo haré otra vez-

Natsu la miro un momento antes de salir de la cocina.

..........................................
(..) no pudo concentrarse, por poco y se corta un dedo por lo que alejo el cuchillo de ella y se sirvió un vaso de agua.
No podía creer que en verdad Natsu estuviera ahí.
Esa mañana cuando llego al restaurante donde trabajaba desde hacía ocho meses, todos estaban formados en una fila india, así que se alistó con su uniforme y se unió a sus compañeros. Minutos después entró su jefe con un chico que una vez lo vio, sintió que todo su mundo se movió, muchos recuerdos la inundaron y un nudo se formó en su garganta.

-Este es Natsu- anuncio Laxus, su jefe -es un nuevo chef que estará a cargo del equipo de Lyon mientras él se encuentra fuera-

-Espero este tipo no sea insoportable como Lyon- susurro Gray, uno de sus compañeros que pertenecía al equipo de Lyon

(..) simplemente asintió, sabía que si intentaba hablar no iría bien.
Para su mala suerte, el equipo de Lyon trabajaba justo al lado de su equipo, ella era una de las chef encargada.
Después de las presentaciones, prácticamente huyó a la cocina para empezar a preparar el menú de ese día, necesitaba despejarse.
Sobo sus sienes unos minutos, un dolor de cabeza amenazaba con atacarla.

................................................
Después de ese encuentro con su ex, decidió seguir con su trabajo. Para su suerte, minutos después llegaron sus compañeros y pudo distraerse con todo el alboroto que se armaba en la cocina.
Su día como siempre fue agotador pero no se quejaba pues hacía lo que le gustaba.

.......................................
Conforme los días pasaban (..) se sentía decaída, el hecho de ver a Natsu a diario era difícil. Había creído ilusamente que había logrado olvidar al pelirosa en esos meses, pero desde que este estaba trabajado ahí no pudo evitar que los sentimientos afloraran. El chico no se la ponía fácil porque siempre trataba de acercarse y hablar con ella.
Necesitaba sacarlo de su vida porque no estaba dispuesta a volver a caer, se había prometido no enamorarse de nuevo y no lo haría, mucho menos del mismo chico, aunque no estaba segura que realmente lo hubiera olvidado.

......................................
(..) sonrió maliciosa, sabía que no estaba bien lo que hacía pero una pequeña parte de ella decía que la venganza estaba bien. Se acercó lentamente a la olla de caldo que Natsu y su equipo habían hecho y muy disimuladamente al pasar al lado, dejó caer en ella tres cubitos de azúcar y tres dientes de ajo. Su jefe era muy estricto respecto a lo que se servía en su restaurante, estaba segura que notaria algo extraño en el caldo cuando lo probará.
Después de hacerlo, se mantuvo en su estación de trabajo terminando lo suyo.

-¿Enserio pretendes que se sirva esto?-

De repente escucho la voz enojada de Laxus, levantó la mirada y ahí estaba, con una mirada enojada y regañando a Natsu.

-Lo siento, no se que paso, estaba bien- dijo con tono nervioso después de él probar el caldo -debió ser un descuido- susurro

-¿Un descuido?- pregunto incrédulo -aquí no hay lugar para eso, así que no se como le haces pero arregla esto- salió de la cocina

(..) no pudo evitar que una pequeña sonrisa se dibujara en su rostro, sonrisa que borro cuando noto la mirada de Natsu sobre ella, escuadriñandola.
El pelirosa bufo revolviendo sus cabellos frustrado y salio de ahí. Todos sus compañeros se veían preocupados, sobre todo su equipo porque sabían que el caldo había sido hecho correctamente.

.............................................
-Bien, bien, bien- repitió (..)

Había pasado una semana desde aquel incidente con el caldo, Natsu milagrosamente pudo arreglar las cosas y todo quedó sólo como un mal momento.
Había esperado una oportunidad para volver a actuar en su contra y por fin la tenía. Natsu había salido a comprar algunos ingredientes que les faltaban y su equipo se encontraba preparando algunas ensaladas. Nadie estaba cuidando el puré de calabaza que estaba en la lumbre.
Así que miro a todos lados para percatarse que nadie la veía y levantó la tapa del puré, fingiendo que lo olía mientras rápidamente de una bolsita que tenía en la manga de su uniforme, vacío en el puré una buena cantidad de bicarbonato y tapó de nuevo el puré, subió al máximo la flama de la estufa y se alejo como si nada hacía su estación.

-Oh por kami-sama- se escuchó el grito de Mirajane, una chica del equipo del pelirosa -Natsu va a matarnos-

No sólo ella, sino más compañeros se acercaron a la estufa, el puré brotaba de la cacerola, derramandose por todo el piso y haciendo que la flama de la estufa se hiciera más grande. Un olor a quemado comenzó a inundar la cocina.

-¿Porque no se fijaron del puré?- grito Mirajane enojada, apagando la estufa con un guante para prevenir lastimarse

Todos se miraron preocupados y en ese instante entró Natsu, quedando perplejo por el desorden que vio.

-¿Y ahora que fue lo que paso?- pregunto con tono neutro
-Lo siento Natsu, lo descuidamos un poco y paso esto- hizo una reverencia Mirajane

-¿Es que acaso no estaban revisando?- se cruzó de brazos bastante enojado

-No volverá a pasar- hablo Gray

-Claro que no- espeto frustrado

(..) se sintió un poco culpable, ella no quería que los demás salieran regañados.
Después de limpiar el desastre y de que Laxus apareciera ahí debido a la demora, Natsu tuvo que empezar de nuevo, improvisando con lo que tenía a la mano. Laxus por supuesto reprendió a Natsu por ser el chef encargado del equipo.

............................................
Otro día más; (..) salió un poco tarde porque le tocó hacer inventario. Eran pasadas de las doce de la madrugada y lo único que quería era llegar a dormir.
Después de cerrar con llave comenzó a caminar a su departamento.

-(..)- gritaron detrás de ella haciendo que saltará

-No hagas eso, me matarás de un susto- lo miro enojada

-Lo siento- sonrió nervioso

-¿Qué quieres Natsu?-

-Hablar, quiero que me escuches-

-La verdad no creo que tengamos nada de que hablar-

-¿Ya no sientes nada por mi?- pregunto con tristeza

-Nada-

-Crees que tú, bueno...¿puedas darme otra oportunidad?-

-No, sólo quiero que me dejes empaz-

-¿Porque?, dame una razón- dijo frustrado -sólo déjame ganarme tu amor una vez más, te prometo que no te defraudare-

-Ya no confío en ti- respondió con seriedad -¿Crees que es tan fácil Natsu?, que vas a venir y con palabras bonitas volveré a caer, ¿Y luego que?, te vas a volver a ir-

-Claro que no- replicó

-Lo harás, así que evitate y evitame algo desagradable- dio media vuelta y se alejo del lugar

Natsu se quedo ahí hasta verla desaparecer, se sentía fatal y muy estúpido por haberla lastimado.

.........................................
Era un nuevo día y (..) llegaba un poco tarde al restaurante, así que se alistó muy rápido para comenzar su rutina.
Justo cuando iba a entrar a la cocina, fue agarrada por el brazo y posteriormente acorralada en la pared.

-Llegas tarde- sonrió

-Si dejas de quitarme el tiempo, puedo apurarme-

-Mmm tienes razón- se alejo un poco

(..) lo miro extrañada pero decidió no darle importancia, ese fue su error, pues sólo dio un paso y Natsu la tomó de la mejillas, juntando sus labios con los de ella.
Por instinto empujó al pelirosa mirándolo enojada mientras este mostraba una sonrisa socarrona.
Se metió a la cocina insultando todo lo que se le cruzaba y cuando llegó a su estación tardó algunos minutos en tranquilizarse.

-Esto no se quedará así Natsu- susurro

Así que antes de que entrará nuevamente el pelirosa a la cocina, sin tener más que enojo y nada de raciocinio, vacío la mitad de una bolsa de sal a la ensalada que había en la estación de Natsu.

-Esto no puede seguir así Natsu, van varios errores que cometes y las cosas buenas que haces no compensan esto, así que una más y me veré en la penosa necesidad de despedirte- dijo Laxus disgustado

Minutos antes Laxus había entrado a la cocina y al probar la ensalada una mueca de asco abordó su rostro, luego vino el regaño para el pelirosa y después sus compañeros animandolo.

........................................
(..) se sentía en su límite. Había intentado nuevamente sabotear la comida de Natsu pero desde la vez de la ensalada este no se despegaba de su comida hasta que esta salía de la cocina para ser servida, era tan cuidadoso que la revisaba a cada momento así que ella no podía hacer nada. Además seguía persiguiendola por aquí y por allá en el restaurante y por si no fuera poco hasta fuera de el.
Y lo que le molestaba no era el hecho de que no la dejará empaz, eso paso a segundo plano cuando comenzó a sentir la necesidad de tenerlo cerca.
Tenía miedo, no quería que sus sentimientos la traicionaran pero Natsu no ayudaba, no importaba cuantas veces intentará no pensar en él, siempre se metía en su mente.

.............................................
-Adorna un poco más por aquí- dijo Natsu mientras él con la manga de merengue terminaba de dar los últimos detalles

(..) suspiro frustrada, ese día tenían un evento y debían hacer un pastel, les tocó trabajar juntos al equipo de (..) y Natsu.
Había pensando en arruinar el pastel pero ella también podía salir perjudicada por lo que se tuvo que aguantar varias horas de acoso del pelirosa que no perdía oportunidad para acercarse más de lo debido a ella y tratar de robarle algún beso en un acto accidental, según él.

-Listo- grito el pelirosa al ver el pastel completamente terminado

-Ahora hay que acomodar las mesas y comenzar a preparar los alimentos- dijo Gray

-Hai- gritaron todos

Cada quien fue a hacer lo que debía, algunos del equipo de (..) fueron a arreglar las mesas y otros se fueron con el equipo de Natsu para ayudarlos con la comida.
(..) fue con los de las mesas para no estar junto a Natsu, excusandose de que con un chef a cargo era suficiente cuando el pelirosa le dijo que ella como la chef a cargo de su equipo debía ir al igual que él.
Cuando terminó de arreglar todo, decidió ir a donde estaba el pastel y medito mucho si era una mala idea arruinarlo. No quería terminar siendo regañada pero no creía que le fuera tan mal pues nunca hubo quejas de ella, en cambio Natsu si que había recibido llamadas de atención y esto seria lo único que faltaba para que lo corrieran y no era que quisiera dejar a alguien sin trabajo, pero en primer lugar el pelirosa no debió ir a trabajar ahí y de cualquier forma cuando regresara Lyon, tendría que irse así que no debía sentirse culpable.
Pensó que la mejor manera era darle un sabor desagradable, así que para que no se viera nada sospechoso, decidió coger una jeringa de las que usaban para inyectar algún cítrico a la carne y llenarla de vinagre para echarle al pastel.
Pero justo cuando estaba por hundir la aguja en el pastel, la tomaron fuertemente de la mano, sacandole el susto de su vida. Alarmada volteo para encontrase a Natsu con una mirada seria, en ese momento sintió su corazón palpitar rápidamente y comenzó a sudar frío.

-Na...Natsu- trago duro

-¿Qué crees que haces?- le arrebato la jeringa y la aventó lejos

-Yo...yo- no tenía como defenderse, Natsu la había encontrado en el acto

-Tu crees que yo no sabría que todas las veces que mis platos se arruinaron fue por tu causa, verdad-


-Yo...no, no hice nada- dijo con miedo

-Has sido muy mala (..), sabes que puedo hablar con Laxus y la que terminará despedida serás tú- negó con la cabeza -mira que tratar de que me echen, eso no se hace-

-.....-

-¿No piensas decir nada?- la tomó de la cintura acercandola a él -¿En verdad me quieres lejos?-

(..) se quedo unos momentos pensando, podía sentir la mirada de Natsu sobre ella y realmente no sabía que decir, no quería perder su trabajo y sólo engañandose a ella misma podría reconocer que quería que el pelirosa se fuera. Estaba por perder dos cosas que le importaban y ahora se sentía terrible por dejar que su orgullo y la venganza la hayan hecho actuar así. Suspiro y levantó la mirada lentamente hasta encontrarse con la del chico.

-Sólo quería vengarme- acepto -porque sabía muy dentro de mi, que aunque lo negará iba a terminar perdonandote y no se me hacia justo que no pagaras aunque sea un poco lo que me hiciste sufrir-

-¿Acaso estas sugiriendo que hay posibilidad de que me des una oportunidad para recuperarte?- susurro incrédulo

-No-

-¿Entonces?- pregunto elevando una ceja

-No es necesaria una oportunidad para recuperarme, lo único que te pido es que no vuelvas a lastimarme-

-Eso quieres decir que...que tú y yo- sus ojos brillaron y una sonrisa apareció en su rostro

-Si- asintió apenada

-No te arrepentirás- dijo antes de unir sus bocas, comenzando un suave movimiento con sus labios, en un beso que ambos deseaban, que transmitía todo lo que no dijeron con palabras

-No lo arruines- pidió cuando dejaron de besarse

-Y tú no intentes sabotear más mis comida, no a menos que quieras que en verdad me corran- dijo divertido rozando sus labios con los de la chica
-Ya tuviste tu merecido- río

Fin