Enfrentándome al pasado 13
  Autor/a: Lhatatakeuchi
  Visitas: 207
  Fecha: 16/02/17 20:17
  Última edición: 16/02/17 20:17
Fanfics > Relatos - FanFics



 

Doctor: verán...

Visteis como el doctor estaba muy serio.

Tú: ¿no ha sido suficiente?

Doctor: lo que usted a hecho ha sido más que suficiente señorita (...).

Tú: entonces...

Doctor: hubo un momento en el que las cosas se torcieron, pero....

Visteis como su cara seria se convertía en una alegre.

Doctor: pero todo ha salido mejor de lo esperado.

Tras esa noticia Mikoto estaba llorando de la alegría mientras abrazaba a Itachi y a Tai. Sentiste como alguien te giraba para abrazarte fuertemente.

Tú: ¿Sasuke?

Preguntaste un tanto confusa por ese acto.

Sasuke: te agradezco todo lo que has hecho (...), muchas gracias.

Sonreíste de oreja a oreja por su comentario correspondiendo a su abrazo.

Tú: ha sido un placer.

Itachi: ¿cuándo podremos verlo?

Interrogó al señor de la bata formulando la pregunta que todos estabais pensando.

Doctor: si queréis podéis ir ahora puesto que está despierto, pero después deberéis dejar que descanse.

Mikoto: mu-muchas gracias doctor.

Agradeció entre lágrima y lágrima, después desvió hacia tu posición a la vez que se acercaba para abrazarte fuertemente.

Mikoto: gracias, estoy muy agradecida contigo, has salvado a mi marido, me has salvado.

Tú: será mejor que lo visitemos antes de que se duerma.

Respondiste demasiado sonrojada por su agradecimiento.

Mikoto: tienes razón.

Todos pasasteis a la habitación siendo la última. Todos abrazaron a Fugaku en menos de dos segundos, mientras tanto observaste desde la puerta esa bonita escena. Conectaste tu mirada con la de Fugaku.

Fugaku: ¿no te acercarás?

Tú: no quería molestar.

Fugaku: eres mi salvadora, ¿cómo vas molestarme?

Preguntó con una sonrisa llena de agradecimiento. Ante su comentario te acercaste lentamente por uno de los lados de la cama.

Fugaku: me gustaría poder abrazarte ¿qué me dices? ¿sería mucho pedir?

Pidió un tanto tímido por su petición.

Tú: por supuesto.

Dicho esto, ambos os disteis un gran abrazo que fue observado por toda la familia Uchiha. Al separaros teníais una hermosa sonrisa.

Fugaku: me encantaría que fueras parte de la familia.

Ese comentario provocó que tu cara se pusiera totalmente roja y sentiste como alguien te agarraba de la cintura colocándose a tu lado.

Tú: ¿Itachi?

Pronunciaste bastante impresionado observando esa sonrisa seductora que tenía en sus labios.

Itachi: tranquilo padre, si no lo hace nadie yo la convertiré en parte de la familia.

Su hermano pequeño le lanzó una mirada asesina mientras éste aún te mantenía agarrada de la cintura y le sonreía burlonamente. Sasuke se cruzó de brazos y giró su cabeza hacía otro lado.

Fugaku: ¿podríamos cenar todos juntos?

Mikoto: pero cariño no puedes, aún tienes una larga recuperación.

Fugaku: es cierto.

Comentó pensativamente y con un tono de decepción.

Tú: pero si quiere podemos dejarlo para otra ocasión donde usted se encuentre mejor ¿qué le parece?

Propusiste intentando animar a Fugaku.

Fugaku: me encantaría señorita (...), te tomo la palabra.

Doctor: creo que es hora de que lo dejen descansar.

Interrumpió el doctor mientras todos asentisteis saliendo de allí.

Mikoto: chicos debéis iros a descansar, yo me quedaré con mi marido.

Itachi: ¿Estás segura madre?

Mikoto: claro, además mañana supongo que tendrán un largo viaje por delante. Deben descansar, sobretodo tú linda.

Comentó mientras te observaba.

Tú: si necesita algo solo llámenos.

Los cuatro salisteis del hospital rumbo a la casa de los Uchiha.

Al llegar todos comisteis tranquilamente y mientras estabais comiendo.

Tai: ¿podemos ir hoy al parque?

Sasuke iba a contestar, sin embargo, su hermano mayor se adelantó.

Itachi: ¿qué te parece si te llevo a comer un helado y después vamos al parque?

Tai: ¿y papa?

Itachi: creo que deberemos dejar que tanto (...) como tu papá descansen.

Tú: puede que tengas razón, pero a lo mejor no nos viene nada mal tomar un poco de aire.

Sasuke: opino como tú, siempre que te encuentres bien (...).

Objetó con una mirada llena de preocupación que se relajó al ver tu sonrisa tranquilizadora.

Tú: claro.

Tai: bien. ¡¡¡DIA DE FAMILIA!!!

Gritó muy entusiasmado saltando de su asiento y corriendo por toda la estancia.

Tú: ¿día de familia?

Preguntaste un tanto confusa ya que no sabías a qué se refería con eso. Itachi se rió ante toda la escena y cuando logró calmar su risa procedió a su explicación.

Itachi: verás (...), muchas veces en verano salíamos algunos de la familia o todos juntos a pasar una tarde o unas horas. Eso es día de familia, pasamos el día o las tardes en familia.

Tú: vaya, me parece bien, pero hay una cosa que no cuadra.

Tai: ¿el qué?

Cuestionó parándose a tu lado.

Tú: Tai, yo no soy de la familia. Lo siento.

Respondiste un tanto temerosa de su reacción, sin embargo, te sorprendió sobre manera su contestación.

Tai: me da igual, para mi si que lo eres.

Tras responderte se tapó la boca como si hubiera contado un secreto, y puede que, si que fuera un secreto, suyo.

Tú: así que me consideras de la familia ¿eh?

Tai: perdón.

Se disculpó un tanto avergonzado.

Tú: no tienes por qué pedir perdón, me alegro que me consideres de la familia porque para mí tú también eres importante.

Itachi: apoyo a Tai, para mí también eres como de la familia, pero si seguimos aquí se acabarán los helados.

Comentó mientras se ponía de pie y le seguíais fuera de la casa con el objetivo de llegar al parte. Allí Tai se compró un helado y jugó con su tío mientras, por otro lado, Sasuke y tú os sentasteis en un bar que había al otro lado de la calle.

La cafetería era grande y con un gran ventanal donde podíais ver el parque donde se encontraban esos dos, así podíais echarles un vistazo de vez en cuando.

Sasuke: gracias.

Lo miraste sin entender el motivo de ese gracias y al ver que no continuaba hablando lo apremiaste.

Tú: ¿por qué?

Sasuke: ¿te parece poco el haber salvado a mi padre?

Tú: sabes que eso lo he hecho con mucho gusto y ya no quiero que me deis las gracias cada cinco minutos.

Refutaste con una gran sonrisa.

Sasuke: no sé cómo podemos agradecerte todo lo que has hecho por nosotros, por mí.

Tú: con veros felices ya me doy por servida.

El azabache se quedó mirándote mientras os servían un par de cafés. Tras marcharse el camarero diste un sorbo y al posar la taza hablaste.

Tú: gracias.

Sasuke: ¿eh?

Tú: por dejarme venir y dejarme ser de ayuda.

Él suspiró mientras miraba al parque a través del gran ventanal.

Sasuke: no entiendo cómo puedes ser tan generosa, no había conocido a nadie así.

Tú: que le vamos a hacer.

Sasuke: ¿sabes? El fin de semana que viene tengo una fiesta de estas de las que hay que ser finos y estar bien presentados.

Tú: ajam.

Respondiste a modo de indicar que estabas atendiendo sus palabras.

Sasuke: m-me pr-preguntaba si... si...

Te llamó la atención ese nerviosismo que estaba mostrando, aún seguía mirando por la ventana, pero podías ver su sonrojo en su reflejo en el cristal. Dio un largo suspiro te miró directamente y habló bastante rápido.

Sasuke: ¿me acompañarías?

Tú: pero yo no sé cómo comportarme en esas fiestas.

Respondiste un tanto preocupada por la resposabilidad que eso suponía. Tenías que saber comportarte en esas fiestas para no dejar que quedara mal ante los demás invitados. Sasuke te sonrió tiernamente.

Sasuke: sí que sabes, ya te comportas educadamente día a día.

Tú: bueno... aunque, no sé qué he de llevar.

Sasuke: si aceptas, yo me encargaré de eso.

Tras meditarlo un par de segundos respondiste a su propuesta.

Tú: entonces será un un placer ser tu pareja en esa fiesta.

Sasuke: gra...

Antes de que pudiera terminar su frase lo interrumpiste con una hermosa sonrisa.

Tú: de eso nada, gracias a ti por invitarme. Desde que llegué a konoha no he salido a ninguna fiesta.

Después de esa conversación y de terminar el café salisteis al parque donde Tai e Itachi estaban jugando. Estuvisteis un poco con ellos y después regresasteis a casa para cenar y descansar.

Al día siguiente os despedisteis de los padres de Sasuke e Itachi. No faltó por supuesto el intento del hermano mayor para propasarse contigo, pero Sasuke lo apartó de ti antes de que pudiera tocar algo que no debía. Finalmente os marchasteis de allí y volvisteis a konoha. Cuando llegasteis ya era de noche y Sasuke te llevó hasta tu casa. Para esa hora Tai ya estaba dormido.

Saliste del coche, ibas a coger tu maleta, pero él la cogió por ti.

Tú: no hace falta que te molestes, yo puedo con ella.

Sasuke: no, recuerda que el doctor dijo que nada de trabajos fuertes.

Tú: pero...

Intentaste refutar, pero se acercó a la puerta de tu casa maleta en mano.

Sasuke: ¿vas a abrirme o tendré que entrar por una ventana?

Tú: está bien.

Respondiste con una pequeña risa mientras abrías la puerta y al entrar le indicaste con la mano que dejase ahí la maleta.

Tú: gracias por traerme.

Sasuke: gracias a ti por aguantarnos a todos, este fin de semana.

Tú: ha sido divertido.

El azabache se acercó a ti para depositar un beso en la mejilla que provocó un gran sonrojo en tu rostro.

Sasuke: te dejo para que descanses. Buenas noches linda.

Dicho esto, se fue dejándote roja y pensando en todo lo que había pasado el fin de semana.

Tú: adiós.

Los días siguientes pasaron normales, en el colegio cada día te iba mejor, Tai cada día era más cariñoso contigo. Por fin había llegado el viernes, estabas preparándote para poder ir a la fiesta con Sasuke.

Te acababas de duchar y estabas con unos pantalones pequeños y una camiseta de tirantes. Alguien llamó a la puerta, la abriste encontrándote con un cartero.

Cartero: ¿Señorita (...)?

Tú: si, soy yo.

Cartero: tengo un paquete para usted, firme aquí.

Firmaste donde el cartero te indicó y entonces te entregó un paquete no muy grande. Cerraste la puerta, te fuiste a tu habitación pusiste el paquete encima de la cama. Abriste la caja y viste que había una nota.

Nota: Espero que te guste ya que no tengo muy buen gusto para la ropa de mujer, nos vemos más tarde linda. Sasuke.

Sacaste lo que había en la caja y pudiste ver que era un vestido de color azul intenso que llegaba por encima de la rodilla, tenía pliegues desde la cintura hasta el fondo. En la cintura tenía un cinto de color blanco. Las mangas eran un pequeño trozo de tela que te tapaba los hombros. Era ajustado a tu cintura y dejaba ver tu bonita figura e iban acompañados por unas sandalias de tacón blanco.

Te vestiste el bonito regato y te pusiste el calzado. Después te maquillaste un poco y recogiste tu cabello dejando un par de mechones a ambos lados de la cara con forma riza. Eran las diez de la noche cuando el timbre volvió a sonar.


........................... continuará ...........................


muchas gracias por los comentarios nayeli, luna y jailin por los comentarios, también gracias al resto por leer!
    mushashi
   19/02/17 23:44 | Última edición: 19/02/17 23:44

hay marta nee-chan tu cap tan impresionante como puedes hacer a un sasuke bueno,solo contigo no lo puedo odear pero lo odeo con todo mi corazon,increible fic marta nee-chan te quero eres una gran escritora y amo cada fic tuyo

    jailin_uchiha
   20/02/17 18:01 | Última edición: 20/02/17 18:01

Me encanto, su gusto en ropa no esta mal, estaré esperando ansiosa la conti =D

    lunadark
   21/02/17 22:39 | Última edición: 21/02/17 22:39

oh sugoiiiiii!! me encanto el capi marta one chan :3
realmente la familia d sasuke me quiere y me ven como parte d ellos, eso me gusto ♥♥♥ ahora muero x saber como sigue!!! jeje fue gracioso ver a sasuke nervioso, spero cn muuuchas ansias la conti :3 t cuidas one sayoooo!