Enfrentándome al pasado 20
  Autor/a: Lhatatakeuchi
  Visitas: 181
  Fecha: 28/03/17 20:54
  Última edición: 28/03/17 20:58
Fanfics > Relatos - FanFics



 

Sasuke: Kakashi, Tai no está, debemos encontrarlo.

Kakashi: no te preocupes, lo encontraremos, vamos...

Estuvieron buscando durante una hora hasta que Sasuke pensó en un lugar.

---------------------------------- /Contigo/ ----------------------------------

Estabas tranquilamente en tu casa limpiando para distraerte y no pensar en todo lo que había pasado durante esos días. Sobre todo, recordabas la discusión con Sasuke como si hubiese sido ayer.

Estabas concentrada cuando escuchaste el timbre. Extrañada dejaste de limpiar para acercarte a la puerta. Nada más abrirla te sorprendiste al encontrarte con Sasuke. Tenía cara de preocupación y su respiración era agitada cosa que te alarmó.

Tú: ¿Sasuke? ¿Qué estás haciendo aquí?

Sasuke: (...), siento presentarme así, pero necesito saber si está contigo Tai o si lo has visto.

Tú: ¿Tai? No, no lo he visto, ¿qué es lo que ocurre?

El azabache se quedó pensativo mientras miraba el suelo intentando recuperar la respiración provocando que tu preocupación aumentara tanto que no pudiste evitar mostrarlo en tu voz.

Tú: Sasuke, por dios dime que está pasando.

Sasuke: estábamos comiendo con Kakashi y le conté lo que pasó el otro día en el río, lo que te dije.

Tú: por favor, dime que Tai no estaba presente.

Imploraste con la mirada sintiéndote aún más preocupada por la situación.

Sasuke: si que estaba allí, después me dijo que me odiaba y se fue de casa. Estuvimos buscando durante una hora, pero no sabemos nada de él y nadie lo ha visto.

Entraste sin perder ni un segundo, cogiste las llaves mientras respondías al peli negro.

Tú: te ayudaré a buscarlo.

Cerraste la puerta de casa observando muy convencida al Uchiha.

Sasuke: gracias.

Tú: no me las des todavía.

Sasuke: bien, yo iré por la derecha y tú por la izquierda. Kakashi está hablando con la policía. Si lo encuentras llámame.

Tú: lo mismo te digo.

Cada uno fue por su lado, corriendo mientras mirabais a todos lados, a todas las personas y preguntándoles si habían visto a Tai.
Estaba anocheciendo y fuiste al parque donde Tai siempre solía estar. Viste a uno de sus amigos y le preguntaste, te dijo que había pasado por ahí hacía unos minutos, pero que iba acompañado por dos hombres.
Eso te preocupó más de lo normal, así que comenzaste a correr y a buscarlo por todos los lados. Mientras tanto marcaste el número de Sasuke.

Tú: vamos cógelo, vamos, vamos.

Sasuke: ¿alo?

Tú: Sasuke, tengo noticias, necesito que vengáis al parque, estoy por los alrededores. Me han dicho que hace unos minutos vieron a Tai.

Sasuke: eso son buenas noticias.

Comentó por el otro lado un tanto más aliviado al saber las nuevas noticias, pero tu voz no le dejó estar aliviado mucho tiempo.

Tú: no son tan buenas Sasuke.

Sasuke: ¿porqué?

Tú: me han dicho que lo han visto acompañado por dos hombres.

Te paraste para poder hablarle claramente sin dejar de escudriñar cada uno de los rincones de la calle intentando encontrar alguna pista y la encontraste.

Sasuke: ¿crees que es cierto?

Tú: estoy segura porque los estoy viendo ahora.

Refutaste mirando como dos hombres tenían a un niño mientras se adentraban en un callejón.

Sasuke: ¿QUÉ?

Tú: venir lo antes a la calle centralls, en un callejón.

Sasuke: espera...

No pudiste escuchar lo que te estaba diciendo porque ya habías cortado la conversación. Te fuiste directa al callejón sin pensarlo dos veces. Cuando llegaste pudiste ver como uno de los sujetos tenía una navaja con la que amenazaba a Tai.
El otro estaba apoyado en la pared.

---------------------------------- /Narra Tai/ ----------------------------------

Esos hombres me habían llevado por la fuerza a ese callejón, realmente sentía mucho miedo y mucho más cuando uno de ellos me apuntó con una navaja mientras me amenazaba.

Hombre 1: mira niñito, ahora te vendrás con nosotros para que así podamos pedir un rescate por ti, tu papaito seguro que tiene mucho dinero y muchas ganas de recuperarte.

Entonces me acordé, le había dicho a mi padre que lo odiaba, seguro que no venía a por mí, entonces no sé que sería de mí. No debí decirle aquello, realmente quiero a mi padre, es el mejor, entonces me arrepentí de haberle dicho eso y de haber salido así de casa, si no lo hubiese hecho nada de esto estaría pasando.

El hombre al ver que no me movía por el miedo levantó su mano vacía para golpearme, cerré los ojos esperando recibir ese golpe que seguro que me iba a doler y mucho. Tras esperar unos segundos, comprendí que no había sentido dolor, es decir, que no me había golpeado.
Comencé a abrir los ojos poco a poco y la vi a ella, ahí estaba mi ángel.

---------------------------------- /Fin narración Tai/ ----------------------------------

Tai: ¿señorita (...)?

Tenías la mano del agresor agarrada con la tuya. El hombre al verte se sorprendió, después te observó de arriba a abajo y una sonrisa pervertida apareció en su cara.

Hombre 1: mira esto Kakuzu, ahora nos divertiremos más.

Kakuzu: Hidan, déjate de tonterías, venimos a por el crío, para conseguir mi dinero.

Hidan: si, pero seguro que después de divertirnos con esta hermosura, el tipo también paga por recuperarla. Eso significa dinero para ti y diversión para mí.

Al escuchar su razonamiento un brillo apareció en los ojos del hombre que se mantenía apoyado en la pared observando todo lo que ocurría.

Kakuzu: entonces date prisa, no vaya a ser que nos vean.

Soltaste la mano de tu oponente y éste se acercó a ti para golpearte, pero volviste a parar su golpe.

Tú: no me subestimen.

Le devolviste el golpe provocándole sangre en el labio.

Hidan: vaya, vaya, pero que tenemos aquí, una niña rebelde.

Respondió elevando su mano y limpiando el hilo de sangre que escurría de su labio con el dorso de su mano. En ese momento aprovechaste para girarte un poco tu cara viendo Tai de reojo. Sus ojos estaban cristalinos, se notaba que estaba asustado.

Tú: Tai, corre.

Tai: ¿qué?

Preguntó confuso aún sin poder razonar y obedecer.

Tú: corre, vete de aquí.

Tai: ¿y usted?

Tú: estaré bien, vamos, vete ahora.

El pequeño asintió con sus ojitos cristalinos todavía posados en ti, después tal y como le habías indicado empezó a correr hacia la calle alejándose del callejón y de vosotros.
Antes de que vieras que el joven llegara a la calle y estuviera a salvo tuviste que centrarte en tu oponente quién te había atacado. Esquivaste su ataque y contra atacaste con tu puño directo a su cara. Sin embargo, antes de que pudieras tocarlo un grito te distrajo.
Giraste tu rostro hacia el grito dándote cuenta de que había sido Tai al ser atrapado por Kakuzu y traído de nuevo al fondo del callejón.

Tai: suéltame, suéltame.

Pedía el niño mientras pataleaba desesperadamente.

Kakuzu: no lo haré enano, eres mi dinero.

Ibas a atacar al otro sujeto para que soltara a Tai y pudiera escapar, pero Hidan te golpeó en el estómago dejándote de rodillas en el suelo. El peli plata elevó su mano tocando con cuidado la herida de su labio que le habías hecho anteriormente.

Hidan: serás cabrona, ahora verás...

Levantaste la cara observando a tu oponente, pero él te golpeó dejándote tirada en el suelo.

Hidan: esto es tu culpa, ahora aprenderás...

Esas palabras te hicieron recordar algo mientras estabas tirada en el suelo.

---------------------------------- /Flash back/ ----------------------------------

Un hombre estaba golpeando a una mujer en una casa, la mujer estaba tirada en el suelo con el labio sangrando y un ojo morado.

Hombre: esto es tu culpa, ahora aprenderás...

Siguió golpeando a la mujer sin detenerse ni un solo segundo mientras ella imploraba.

Mujer: por favor, para, me haces daño.

El hombre paró dejando a la mujer aún más ensangrentada en el suelo.


Hombre: ¿ves lo que me haces hacer? No quiero tener que hacer esto, pero no me dejas alternativa.

---------------------------------- /Fin del flash back/ ----------------------------------

Hidan iba a darte una patada en tu estómago, pero paraste su pie. Aun en el suelo empujaste su pie para alejarlo de ti. Tu oponente se separó mientras veía como te levantabas aun con tu mirada oculta por tu cabello.

Tú: estoy harta, esto no volverá a pasar. Ahora verás tú de lo que soy capaz.

Gritaste elevando tu mirada decidida, tanto que originó que tu oponente diera un paso hacia atrás. Sin darle tiempo a reaccionar te lanzaste sobre Hidan golpeándolo en el estómago. Al agacharse debido a ese golpe sujetaste su cabeza y le golpeaste con la rodilla en toda la cara. El peli plata cayó de rodillas al suelo y desde ahí intentó atacarte con la navaja, pero le diste una patada a su mano haciendo que la navaja saliera disparada.

Él te miraba sorprendido mientras intentaba asimilar todo lo que había pasado y aterrado por tu mirada dura y fría.

Tú: ahora quien verá algo eres tú.

Dicho esto, golpeaste su cara tan fuerte que este cayó inconsciente en el suelo. Tras un par de segundos observando el cuerpo inconsciente de tu primer oponente giraste lentamente tu rostro para encontrarte con la mirada sorprendida del segundo hombre, al que habían llamado por el nombre de Kakuzu.

Aun tenía a Tai entre sus brazos, pero ahora hasta él estaba estático por lo que había visto.

Lentamente observaste como iba dejando a Tai en el suelo sin dejar de sentir el odio que desprendía tu mirada.

Kakuzu: tranquila, nos iremos.

Te acercaste a él dejando a Tai detrás de ti y sin pensarlo dos veces volviste a hablar.

Tú: os metisteis con la persona equivocada.

Acto seguido, golpeaste su estómago, seguidamente su cara haciendo que cayera al suelo y quedarse inconsciente.

Tu respiración era agitada, te dolía el estómago, tu ceja derecha y el labio inferior te escocían. Tus manos aún se mantenían cerradas en puños, de los cuales tus nudillos se notaban demasiado calientes debido a los golpes. Cerraste tus ojos con fuerza intentando calmar tu acelerado corazón, y solo entonces un pequeño llanto te sacó de tus pensamientos.

Diste media vuelta para descubrir de dónde procedía.


.............................. continuará ..............................



Como siempre dedicar un poquito de tiempo a agradecer a las chicas que comentan como luna one y nayeli one, y también a las chicas que leen! espero que les haya gustado lindas!
    mushashi
   30/03/17 01:48 | Última edición: 30/03/17 01:48

por todos los santos cielos hidan es un gran imbesil ylo que mas me sorprendio fue el flash back ,y luego tai y las cosas se cmplican ya deceo ver la conti con ansias marta me dejas sin palabras un capa tan perfecto y emocionante eh intrigante

    lunadark
   03/04/17 02:52 | Última edición: 03/04/17 02:52

sugoiiiiiii one san cm siempre me encanta este fic!!!! grrr q imbeciles ese hidan y kakuzu malditos no se saldran con la suya, muero x saber como sigue nee :3 cuidate nos leemos pront sayoooooo!!

    jailin_uchiha
   04/04/17 18:03 | Última edición: 04/04/17 18:03

Bien dicho si es que no hay que subestimar al enemigo, me dejaste con ganas de seguir leyendo, esta increíble