Enfrentándome al pasado 33
  Autor/a: Lhatatakeuchi
  Visitas: 41
  Fecha: 16/07/17 18:19
  Última edición: 16/07/17 18:19
Fanfics > Relatos - FanFics



 

Pain: por fin he abierto los ojos, gracias a vuestro amor. Ahora entiendo lo que tuviste que pasar antes de casarte con él y lo que tienes que pasar después de haberte divorciado. Lo siento, pero esta vez no consentiré a ese hombre, no le daré el gusto de que te amargue la vida, otra vez.

Tú: ¿qué?

Preguntaste bastante impresionado por el cambio de actitud de aquel hombre.

Pain: te ayudaré a detenerlo.

Sorprendida y a la vez entusiasmada miraste a Sasuke, pero una voz os interrumpió.

¿?: entonces el primer paso es sacar a Sasuke de la cárcel ¿no?

Os girasteis para mirar quien era. Esa persona con ojos negros y el pelo recogido en una coleta os miraba con una sonrisa de medio lado.

Tú: ¿Itachi?

Itachi: te dije que venía hacia aquí y me he encontrado con este panorama y aunque no sé que está pasando, he escuchado es que este tipo te va ayudar a algo. Para eso lo primero digo yo será sacar al delincuente de mi hermano de la cárcel.

Comentó con una sonrisa burlona seguida de una buena carcajada. Pain se acercó a la celda de Sasuke y abrió la puerta, nada más salir lo primero que hizo fue correr para abrazarte ocultando su rostro en tu cuello. Aprovechó ese momento para susurrarte sin que nadie os escuchara.

Sasuke: prométeme que nunca me dejarás.

Te separaste un poco del peli negro para poder mirarlo a los ojos con una hermosa sonrisa.

Tú: te prometo que no dejaré que nadie borre esa linda sonrisa de tu cara, te lo prometo.

Al escuchar esa frase una enorme sonrisa se mostró en sus labios y luego acortó la distancia entre los dos para poder besarte apasionadamente mientras tu correspondiste a su beso abrazándolo.

Itachi: ey, ey, quiero saber que es lo que pasa con esta hermosa mujer y porque mi hermano estaba en la cárcel.

Pain: yo hice que lo metieran ahí, les dije que alegaran que se había saltado una señal de tráfico, pero solo era para encontrarme con (...). Sabía que si a él lo metían en la cárcel, ella se enteraría y vendría a ayudarlo.

Itachi: pero serás...

Comentó acercándose al peli naranja con un puño cerrado con intención de darle su lección.

Sasuke: Itachi tranquilo, ahora él nos va a ayudar.

Detuvo poniéndose delante de su hermano.

Itachi: ¿a qué?

Cuestionó todavía a la defensiva.

Sasuke: a conseguir que el ex marido de (...) la deje en paz.

Itachi: no entiendo nada.

Pain: vayamos a la cafetería que hay enfrente allí podremos explicarle todo.

Itachi: está bien.

Contestó a modo de derrota siguiendo a su hermano y siendo los primeros en abandonar aquel lugar. Pain se acercó a ti con una mirada llena de tristeza.

Pain: (...), lo siento, espero que logres perdonarme por no haberte ayudado cuando necesitabas ayuda.

Abrazaste a Pain sorprendiéndolo puesto que no esperaba esa reacción por tu parte.

Tú: gracias, porque me estás ayudando cuando más lo necesito. Antes no perdía nada, pero ahora lo pierdo todo.

Correspondió a tu abrazo con mucha ternura al saber que no le guardabas rencor.

Pain: ya no perderás nada más, te mereces ser feliz y por todo lo que he visto, sé que ahora eres muy feliz.

Tú: gracias, pero no me has dicho a que se debe que me ayudes.

Pain: puede que él sea mi mejor amigo, pero es un caprichoso y todo el tiempo que estuviste casada con él, nos conocimos y nos fuimos llevando mejor. Me has ayudado cuando él no lo hacía, me di cuenta de que te habías convertido en mi amiga. Pensé que al divorciarte no volvería a estar contigo.

Confesó un tanto avergonzado y triste por el hecho de perderte. Te separaste de él bastante sorprendida por ese comentario.

Tú: que me divorciase no significaba nada, Pain.

Pain: lo sé ahora, antes no, por eso fue por lo que accedí a ayudarlo.

Tú: seguirías siendo mi amigo a pesar de todo Pain, gracias por tu ayuda.

Pain: es lo mínimo que puedo hacer por ti.

Tú: ¿nos vamos?

Preguntaste con una sonrisa amable señalando la salida.

Pain correspondió la sonrisa con otra.

Pain: vayámonos antes de que tu novio se ponga celoso.

Con una gran carcajada ambos salisteis de ese lugar para reuniros con ambos hermanos Uchiha que os estaban esperando. Os acercasteis y el menor de los hermanos tomó tu mano para ir hasta el bar de enfrente mientras te decía en bajo para que nadie pudiese oíros.

Sasuke: ¿Qué ha pasado?

Susurró para que solo tú pudieras escucharlo.

Tú: tranquilo no me ha hecho nada. Dolo se estaba disculpando, me dijo que accedió a ayudar a mi ex porque no quería perderme como amiga.

Sasuke: ya claro.

Respondió mirando hacia otro lado.

Tú: ¿qué significa eso?

Sasuke: muchos en su lugar lo habrían hecho por dinero.

Tú: eso no lo sé, lo único que sé es que nos va ayudar, el resto no me importa.

Sasuke: nos.

Tú: ¿qué?

Preguntaste sin saber qué quería decir, él se giró para observarte con una gran sonrisa en su rostro.

Sasuke: has dicho que nos va a ayudar, a los dos.

Correspondiste a su sonrisa sabiendo por donde iban sus pensamientos.

Tú: juntos ¿lo recuerdas?

El Uchiha pasó uno de sus brazos por tu cintura para juntarte un poco más a él.

Sasuke: como olvidarlo.

Entrasteis a la cafetería, os sentasteis en una mesa de cuatro que estaba al lado de la ventana. Te sentaste junto a la ventana, a tu lado se puso Itachi, enfrente se puso Pain, y a su lado Sasuke. Estuvisteis contándole todo a Itachi y también detalles que Pain no sabía.

Tú: y eso es todo.

Itachi: ¿te parece poco? Linda eres impresionante.

Pain: no sabía ni la mitad de las cosas que has tenido que pasar.

Tú: no hay problema, ahora solo necesito que me deje en paz de una vez por todas.

Pain: contamos con que Sai no sabe donde estás.

Tú: ¿en serio crees que él no sabe donde estoy?

Pain: yo no se lo he dicho.

Tú: no me sorprendería que no se fiara y te siguiera.

Pain: ¿que no se fiara?

Tú: no se fía ni de su propia sombra Pain, espero que tengas razón y aún no sepa donde estoy.

Sasuke: pero aún así, ¿cómo podemos conseguir que te deje en paz?

Itachi: según me has contado, no tiene muy buen humor y mucho menos si pierde ¿me equivoco?

Tú: no, pero ¿a dónde quieres llegar?

Itachi: es sencillo, podemos meterlo en la cárcel.

Sasuke: ¿cómo?

Pain: creo que ya sé a que se refiere, tiene mal humor y más de una vez he tenido que sacarle de graves apuros. ¿Te refieres a que debe de tener un expediente policial, donde están todos esos delitos?

Itachi: eso es.

¿?: pues me temo que no.

Todos mirasteis a la persona que acababa de hablar.

Sasuke: ¿Kiba?

Kiba: no vengo solo.

Comentó señalando con el dedo a un rubio sonriente detrás de él.

Sasuke: chicos, ¿qué estáis haciendo aquí?

Kiba cogió una silla y se sentó a la mesa.

Kiba: soy policía ¿recuerdas? En cuanto me enteré de que estabas entre rejas venía a ayudarte, pero ahora resulta que os encuentro tomando algo con la persona que estaba investigando.

Respondió lanzando una mirada al peli naranja.

Tú: Pain va a ayudarnos.

Naruto miró mal a Pain al igual que el policía.

Kiba: pues espero que tenga un as bajo la manga, porque yo estuve buscando información sobre Pain y no encontré nada. Fue tal y como me dijiste (...).

Comentó desviando su mirada encontrándose con la tuya.

Pain: de la misma manera que no encontrarás nada de Sai, tú lo sabías (...) ¿verdad?

Tú: si, por eso quería alejarme todos vosotros, sé que no hay manera de conseguir que Sai acabe entre rejas.

Refutaste bajando tu mirada bastante derrotada ante la situación que se te presentaba.

Pain: ¿Desde cuando has dejado de luchar (...)?

Tú: ¿cómo?

Pain: recuerdo a una señorita metida en un matrimonio sin amor, con un marido caprichoso y violento. Una mujer que no se dejaba intimidar por su vulgar marido, una persona que jamás se rendía, jamás paraba de luchar por aquello que tanto ansiaba. Su libertad. Y ahora que la tienes, ¿no lucharás por ella?

Tú: me gustaría.

Respondiste dirigiendo una fugaz mirada a Sasuke.

Tú: pero no tengo cómo.

Pain: puede que tenga una compensación para ti, después de como metí la pata y no ayudarte al principio.

Tú: ¿una compensación?

Pain miró a Kiba bastante serio.

Pain: ¿qué podrías llegar a conseguir si tuvieses todos los delitos de su ex?

Kiba: pues conseguiría la pena máxima, por supuesto.

Itachi: ¿no me digas que puedes conseguirlos?

Interrogó bastante asombrado por esa idea viendo como asentía con una sonrisa orgullosa.

Pain: te los daré.

Kiba: ¿cuándo?

Pain: dame un par de horas y tendrás todo su expediente.

Kiba: entonces iré informando a Gaara del caso, para que pueda decirme cuanto puede ser la pena máxima para ese tío.

Itachi: ¿te importa si te acompaño?

Kiba: claro que no.

Sasuke: yo también voy.

Kiba: no puedes dejar a (...) sola.

Naruto: se quedará conmigo teme, no te preocupes.

Intervino el rubio muy emocionado ante la idea.

Sasuke: cuídala Naruto.

Naruto: lo haré.

Kiba: bien, quedamos dentro de un par de horas aquí.

Todos: hai.

Cada uno salió de la cafetería con sus objetivos bien claros dejándote a solas con el rubio.

Naruto: ¿cómo estás?

Tú: nerviosa, pienso que esto no saldrá bien, que algo pasará.

Naruto: no te preocupes, a partir de ahora todo saldrá bien.

Intentó animarte a la vez que se sentaba enfrente de ti y te sujetaba las manos.

Naruto: y para calmarte te tengo una sorpresa.

Tú: ¿una sorpresa?

Interrogaste un tanto asombrada y confundida.

Naruto: mira hacia la puerta.

Tal y como te había indicado llevaste tu mirada hacia la puerta de la cafetería y ahí te la encontraste. A la única chica que habías considerado tu amiga, a la que le pedías cualquier cosa, a la que se lo contabas todo, y con la que habías perdido contacto tras haberte casado. Ella te miró con lágrimas corriendo por sus mejillas. Te levantaste para acercarte a ella lentamente.

Tú: ¿Hinata?

Hinata: Naruto me contó todo, cuando me dijo que estabas aquí no me lo creía, pero ahora que te tengo delante, no me lo creo todavía. No sabes cuanto te he echado de menos amiga.

Confesó dándote un gran abrazo el cual correspondiste con mucho gusto.

Tú: yo también te he echado mucho de menos.

Hinata se separó de ti con sus ojos cristalinos, pero a la vez mostraba un poco de miedo.

Hinata: ¿no estás enfadada?

Tú: ¿porqué tendría que estarlo?

Hinata: pues... yo y Naruto.... nos casamos.

Comentó un tanto apenada y desviando su mirada hacia el suelo.

Tú: para nada, estoy más que contenta, sabía que conseguirías que Naruto fuese feliz, eso era la único que quería para él. Hinata, no pude tener mejor amiga que tú, ninguna hubiese hecho lo que tú fuiste capaz de hacer por mí. Sé que lo que te pedía iba a ser difícil, pero aún así aceptaste y miráos ahora, sois una pareja feliz, como a mi me hubiese gustado que fuera.

Hinata: era lo mínimo que podía hacer por ti, siempre estabas ayudándome en todo, además tú sabías que me gustaba Naruto y querías recharzarlo solo por mí. Nunca pude tener una amiga mejor (...). Y me alegro de que ahora estés feliz con Sasuke.

Tú: si, aunque tengo miedo de que esto no pueda ser.

Hinata: ¿porqué? ¿acaso no os amáis?

Naruto: no creo que se refiera a eso amor, ellos dos están muy enamorados, lo que pasa es que Sai la quiere recuperar.

Hinata se cruzó de brazos mostrando una cara de bastante enfado, cosa poco habitual en ella.

Hinata: sabía que ese negocio era una mala idea, nunca me cayó bien ese hombre.

Os sentasteis y estuvisteis hablando durante las dos horas siguientes, hasta que los chicos llegaron.

Sasuke: hola amor.

Saludó para luego besarte y se sentó a tu lado.

Sasuke: ¿Hinata?

Preguntó un tanto asombrado al verla allí.

Hinata: hola Sasuke, espero que cuides bien de mi amiga.

Sasuke: eso no lo dudes Hinata.

Prometió mirándote tiernamente y con mucho amor.

Kiba: bien, Pain ¿tienes la información?

El nombrado que tenía una carpeta bastante grande en la mano se la dejó encima de la mesa, para después sentarse.

Pain: aquí la tienes, es toda la información con respecto a los delitos de Sai, con esto podrás conseguir encarcelarlo.

Itachi: y de por vida.

Naruto: ¿eso fue lo que dijo Gaara?

Sasuke: podrán condenarlo a cadena perpetua.

Naruto: eso está bien, así no os volverá a molestar más.

Notaste como Sasuke estaba algo pensativo como también preocupado.

Kiba: bien entonces arreglaremos esto, hablaremos con Gaara, arrestaremos a Sai, vendrá al juicio y nos deshacemos de él.

Sentenció con una gran sonrisa de victoria.

Hinata: ¿qué pasará con Pain? Según me contó Naruto, él también tuvo que ver.

Todos miraron a Pain y después a Kiba.

Kiba: pues no estoy seguro.

Tú: ¿crees que se puede ir?

Kiba: ¿a qué te refieres?

Tú: es cierto que Pain tuvo algo que ver con la ocultación de información.

Naruto: y con otros delitos.

Tú: puede que tengas razón, pero después de todo me ha ayudado. Sin él no hubiésemos conseguido lo necesario para poder arrestarlo, no creo que se merezca que lo juzguen si yo no lo hago.

Pain: (...).

Kiba: ...

.................................... continuará ....................................

muchas gracias por la paciencia chicas y sobre todo por seguir el fic por leer y por comentar, os adoro chicas!!

    mushashi
   19/07/17 01:20 | Última edición: 19/07/17 01:20

por los santos cielos nee estubo increible y tambien tan fantastica ,enserio que me emociono el cap nee-chan estare atenta y anciosa por la conti