Enfrentándome al pasado 35
  Autor/a: Lhatatakeuchi
  Visitas: 154
  Fecha: 09/08/17 17:19
  Última edición: 09/08/17 17:19
Fanfics > Relatos - FanFics



 

Tú: ay Sasuke que tierno que eres cuando te lo propones... espera ¿volveremos?

Volviste a la nota y continuaste leyendo.

Nota: esos dos obstáculos que nos separan no serán problema para que volvamos a ser un matrimonio feliz.

Att: tu amado esposo Sai.

Tú: no, no, dios mío.

Estabas asustada no sabías que hacer, Sai tenía a Sasuke y a Tai, sabías que era capaz de cualquier cosa. Estabas quieta esperando que las ideas se organizaran en tu mente.

Tú: ¿qué debo hacer? ¿dónde está?

Lo primero que hiciste fue salir corriendo de la casa de Sasuke, primero ibas a dirigirte al despacho de Sasuke. Comenzaste a correr cuando tu móvil comenzó a sonar. Te paraste en seco y miraste quien era.

Tú: es Sasuke.

Cogiste rápidamente.

Tú: ¿Sasuke dónde estás? ¿que ha pasado? ¿Estás bien?

¿?: tranquila amor, ellos están bien.

Te quedaste helada, esa voz con la que habías convivido cinco años, tú cuerpo comenzó a temblar.

Tú: S-Sai.

Sai: que bueno que te acuerdas de mi amor.

Tu: ¿dónde están Sasuke y Tai?

Sai: tranquila amor, ya te he dicho que se encuentran bien.

Tú: más te vale que no les hagas nada.

Sai: eso depende de ti.

Tú: ¿qué es lo que quieres?

Preguntaste temerosa, sabiendo cual era su respuesta.

Sai: te quiero a ti.

Tú: está bien, pero debes dejarlos ir.

Sai: primero ven tú y luego los dejaré en paz. Ellos no me importan.

Tú: bien, ¿donde estás?

Sai: te ves muy linda en las fotos de cuando eras pequeña, pero veo que no tienes ninguna mía.

Tú: estás en mi casa.

Sai: está es mi mujer, tan lista y tan bella, te espero aquí si no quieres que nada malo les pase.

Dicho esto, colgó dejándote completamente confusa. Bajaste lentamente el brazo donde tenías el móvil mientras una lágrima escapó de tus ojos. Te las secaste rápidamente con algo de rabia.

Tú: no es momento de llorar (...), debes ser fuerte para que no les haga nada.

Diste media vuelta para observar la dirección por la que tenías que ir. Apretaste tus puños y te acordaste de que tenías tu móvil.

Tú: tengo que hacerlo, espero que aún te acuerdes de esto amiga.

Escribiste un mensaje y metiste el móvil en el bolsillo para después echar a correr. Estabas a punto de llegar a tu casa.

Tú: un... poco más... chicos... aguantad.

Llegaste a tu casa y abriste la puerta de golpe. Primero miraste la entrada, todo estaba en silencio, las luces apagadas, lo único que iluminaba era los rayos de sol que se estaban ocultando tras la montaña dando un tono rojizo a todo. Entraste cerrando la puerta.

Avanzaste lentamente hasta la primera puerta, que era la del salón. Te paraste para mirar si había alguien en el pasillo, pero no había nadie. Estabas de espaldas a la sala hasta que escuchaste.

¿?: un gusto volver a verte esposa mía.

Un escalofrío recorrió tu cuerpo. Lentamente fuiste dando media vuelta encontrándote con ese hombre sentado en el sofá mirándote fijamente con una sonrisa triunfal en su rostro.

Tú: ¿dónde están Sasuke y Tai?

Sai se levantó del sofá, rodeó la mesa que había delante de este acercándose a ti quedándose a 10 metros de distancia.

Sai: tsk... si que te preocupas por ellos, mucho más de lo que alguna vez te preocupaste por mí.

Tú: por ti nunca me preocupé.

Sai: ¿por qué?

Preguntó en tono notablemente molesto.

Tú: porque para mí no fuiste nada, solo un error, una pesadilla.

Tu respuesta si que lo molestó bastante, tanto que podías notarlo incluso en tu mirada.

Sai: te importan mucho esos dos ¿no?

Tú: por supuesto, pero ahora debes dejarlos ir, me lo dijiste.

En la cara de Sai se dibujó una sonrisa y levantó las manos hasta la altura de sus hombros para después mirarte.

Sai: no sé de qué me estás hablando, no tengo a nadie a quien soltar.

Tú: dijiste que no les harías daño, ¿dónde están?

Sai: pues creo que ahora deben estar tranquilamente sentados en un bar tomándose algo, con todos esos amigos tuyos mientras se preguntan porqué la persona que los citó ahí no va.

Tú: ¿qué estás diciendo? ¿No están aquí? Pero dijiste...

Sai: dije que se encontraban bien, que estaban a salvo, en ningún momento dije otra cosa. No sé que debiste de pensar, pero creo que te equivocaste.

Tú: no están aquí, nunca los secuestraste. Lo planeaste todo.

Refutaste con tu voz llena de odio al caer en lo que estaba pasando.

Sai: sabía que pensarías que yo los había secuestrado, siempre fuiste muy inteligente, siempre sabías en que andaba, y también conoces mi forma de pensar y actuar. Por eso supe como jugar mis fichas y ahora te tengo aquí.

--------------------------------/ Con Sasuke /--------------------------------

Acababa de llegar a una cafetería que estaba cerca de su trabajo. Vio a unas personas conocidas sentadas en una mesa y se acercó a ellas. En ella se encontraban Itachi, Tai, Pain, Naruto, Hinata, Kiba y Gaara.

Sasuke: hola chicos, ¿y (...)?

Itachi: no sé, todavía no llegó.

Sasuke: que raro, ella no suele llegar tarde y si lo hace nos avisa. ¿Qué fue lo que te dijo Itachi?

Itachi: bueno, la recepcionista me dijo que ella me esperaba aquí.

Sasuke: ya veo... ¿recepcionista?

Itachi: claro, todavía no me he mudado del hotel, cuando bajé la recepcionista me dijo que una mujer había ido allí y que me había dejado un mensaje donde ponía que me comunicara con todos vosotros para citaros aquí.

El menor de los hermanos se levantó de golpe.

Tai: ¿qué pasa papi?

Sasuke: nada hijo, debo irme ya.

Naruto: ¿A qué viene tanta prisa, teme?

Sasuke: tengo un mal presentimiento.

La conversación se vio interrumpida por una música. Todos miraron a Hinata, ella sacó su móvil. Al mirarlo se quedó congelada. El móvil resbaló de sus manos y cayó en la mesa. Naruto se acercó a ella con bastante preocupación en su rostro.

Naruto: amor ¿qué te pasa?

Hinata solo lo miró con los ojos abiertos como platos. Intentó hablar, pero no puedo articular palabra. Todos estaban mirándolos. Naruto tomó el móvil mirando la pantalla.

Naruto: es un mensaje de (...).

Después se quedó mirando de manera rara el móvil sin entender lo que ponía.

Sasuke: ¿qué pone?

Naruto: que buen día que hace hoy.

Todos se miraron extrañados ante ese mensaje sin lograr comprender a qué venía.

Kiba: ¿y eso que significa?

Hinata: que el mal presentimiento de Sasuke es por un buen motivo.

Todos miraron a Hinata intrigados, que aun estaba bastante afectada por ese mensaje. Con algo de dificultad tragó saliva y miró a cada uno de los que allí estaban.

Itachi: ¿puedes explicárnoslo?

Hinata: cuando íbamos a la universidad y tenía algún problema, o si algún chico pesado nos molestaba, enviábamos ese mensaje a la otra, y entonces ella venía y me ayudaba o al revés.

Naruto: ¿eso quiere decir que ella necesita ayuda?

Hinata: hai.

Itachi: ¿pero ayuda en que?

Tai: esta mañana dijo que tenía trabajo y que a lo mejor llegaba tarde.

Sasuke: si.

Pain: ¿y si la mujer que dejó el mensaje en el hotel no era ella?

Interrumpió la conversación captando la atención de todos.

Itachi: ¿qué quieres decir?

Pain: no viste quien era la mujer que te dejó la nota, podría ser cualquier mujer que se hiciera pasar por (...).

Kiba: ¿a dónde quieres llegar?

Pain: ella está en apuros, a enviado un mensaje clave a la única persona que lo podía entender, porque sabe que hará algo. Aquí viene la pregunta ¿hacer algo respecto a qué? Solo puede ser algo a lo que teme, pues sino hubiese escrito un mensaje normal a cualquiera de nosotros, pero no lo hizo. Entonces el enfoque es otro, ¿qué es lo que teme?

Hinata: él la ha encontrado.

Sasuke: ¿QUÉ?

Pain: es la única explicación que encuentro.

Sasuke: me niego a creérlo.

Pain: Sasuke sé que no confías en mi y no te sobran motivos, pero yo soy el que mejor conoce a Sai de aquí, y te aseguro que esto huele a un plan de Sai. Nos citó a todos aquí haciéndonos creer que era ella quien nos reunía. Así ella quedaría sola y él podría atacar.

Itachi: ¿a dónde dijo que iría después del trabajo?

Sasuke: lo más probable es que vaya a casa.

Itachi: debemos ir a buscarla antes de que algo malo le haga.

Tai: papi, no quiero que le pase nada.

Comentó el pobre niño con los ojos llenos de lágrimas y su labio inferior temblaba mientras intentaba controlar su llanto.

Sasuke: tranquilo hijo.

Intentó tranquilizar a su hijo.

Hinata: me quedaré con Tai, iremos a la policía y le contaremos todos esto.

Kiba: Naruto, Gaara ir con ella, Sasuke Itachi, Pain, vosotros venís conmigo, vamos a buscar a (...).

Todos salieron del bar con sus objetivos bien claros. Sasuke iba de copiloto en su coche, Itachi al volante.

Itachi: tranquilo Sasuke llegaremos a tiempo.

Sasuke: soy un baka, ¿cómo se me ocurre dejarla sola?

Itachi: no sabías que esto podía pasar.

Llegaron a su casa, Sasuke entró desesperado, pero no te encontró. El último lugar donde miró fue en la sala.

Sasuke: no está.

Itachi: ¿dónde puede estar?

Entonces el menor de los Uchiha leyó la nota.

Sasuke: chicos, debemos encontrarla debe de estar con Sai, miren.

Kiba leyó la nota que le había tendido.

Kiba: puede que Sai la haya amenazado con algo y por eso haya ido con él.

Pain: es lo más probable.

Kiba: pero ¿dónde?

Sasuke se quedó pensando.

----------------------------------/ Contigo /----------------------------------

Estabais en silencio cuando tu móvil sonó. Sai te miró con mala cara, solo te quedaste quieta.

Sai: ni se te ocurra cogerlo.

Se acercó a ti y sacó de tu bolsillo el móvil.

Sai: vaya parece que tu amiga Hinata tiene planes para esta noche, dice que te pasa a buscar por casa de Sasuke a las 10.

Se rió de manera malvada.

Sai: creo que eso no va a poder ser, a esas horas tú y yo ya estaremos muy lejos.

Tú: (pensamiento: Hinata ha respondido, eso quiere decir que sabe que que necesito ayuda que bien que no haya olvidado nuestro mensaje secreto) ¿Cómo me has encontrado? Pensé que había dejado los cabos bien atados. No me comunicaba con nadie de mi pasado.

Sai: creíste que podías escapar de tu pasado, ese fue tu error, y mírate ahora estás aquí delante de mi...

Tú: enfrentándome al pasado.

Sai: así es linda, pero está bien, te lo contaré. Verás me dieron la pista sobre tu paradero, luego solo tuve que corroborarlo.

Tú: ¿cómo?

Sai: te llamé antes de coger el tren.

Tú: así que aquella llamada que recibí en la que nadie contestó, eras tú.

Sai: así es.

Tú: pero así solo sabías cual era mi número de móvil.

Sai: si, pero a partir de eso no me costó encontrar tu número fijo y con eso tu casa.

Tú: ¿también fuiste el que llamó a casa?

Sai: conseguí la dirección de tu nueva casa, solo me quedaba venir aquí. Así que es lo que hice.

Tú: ¿Desde cuando llevas aquí?

Sai: no te preocupes por mi amigo, llevo el tiempo suficiente para saber que me traicionó, para ayudarte a ti.

Tú: ¿qué harás?

Sai: ¿hacer?

Tú: nunca te quedas con los brazos cruzados cuando se trata de que te traicionen.

Sai: bueno Pain es mi mejor amigo, y no le culpo por caer a tus pies. Entiendo por qué me traicionó, después de todo fuiste tú quien se lo pidió.

Tú: yo no le dije nada.

Sai: puede que no, pero se trataba de ti. Nadie se negaría a ayudarte.

Tú: pues muchos se negaron durante 5 años.

Sai: reconozco que no fui el mejor marido del mundo, pero he cambiado.

Tú: si, claro.

Respondiste con un tono sarcástico.

Tú: por eso me encuentro aquí, retenida contra mi voluntad.

Sai: no te estoy reteniendo.

Diste media vuelta para salir por la puerta, pero Sai te detuvo cogiéndote por el brazo y acorralándote contra la pared.

Sai: yo no te retengo aquí.

Comentó mientras ponía su mano libre apoyada en la pared al lado de tu cabeza.

Sai: lo que te retiene aquí es tu conciencia, para tener tu conciencia tranquila. El saber que la vida de esos Uchiha está en peligro, eso es lo que realmente te detiene.

Tú: eso es porque sabes que esa era la única forma de que viniese aquí.

Sai: no entiendo porque te importan tanto.

Tú: PORQUE LOS AMO.

Sai te soltó alejándose un poco de ti mientras te miraba con los ojos como platos. Lo miraste esperando su reacción.

Sai: ¿cómo has dicho?

Tú: los quiero, Tai es como mi propio hijo, y Sasuke... yo lo amo.

Sai: entonces lo único que tengo que hacer para que vuelvas conmigo es matarlos.

Tú: NO. No te dejaré.

Gritaste bastante enfadada por lo que estaba pensando en hacer.

Sai: pues eso no lo podrás impedir, te amo y no pienso dejar que te vayas con otro.

Tú: ellos no te han hecho nada.

Sai: te apartan de mí.

Tú: haré lo que sea con tal de que los dejes en paz.

Sai: ya sabes que es lo que quiero.

Comentó mientras abría sus brazos con una amplia sonrisa. Te acercaste lentamente hacia él y te abrazó fuertemente.

Sai: te amo y no consentiré que te aparten de mí. Volveremos a ser un matrimonio feliz.

Tú: pu-pues un matrimonio feliz siempre se cuenta todo.

Sai: claro.

Tú: pues podías contestarme a la primera pregunta que te hice.

Se alejó un poco, pero sin soltarte de su abrazo.

Sai: ya te dije como te encontré.

Tú: sí, pero no me dijiste quien te dijo donde encontrarme.

Sonrió de medio lado.

Sai: una mujer codiciosa y avariciosa que te encontraste en tu camino.

Tú: ¿en mi camino?

Él se limitó a asentir disfrutando de tu intriga y confusión.

Tú: no me digas que...



................................. continuará .................................


Muchas gracias por leer chicas y también por comentar nayeli one, espero que os haya gustado este cap chicas y os aviso de que el próximo será el último capítulo!

    mushashi
   10/08/17 22:15 | Última edición: 10/08/17 22:15

Por los santos cielos sai es un demonio y quien es mas demonii es quien le fue con el chisme de donde estaba -_- y los otros cayeron en la trampa increible ,poble tai esta asustado,estare anciisa esperando la conti pasiente nee