Lo extraño de las emociones ///ONE-SHOT///
  Autor/a: Leenale
  Visitas: 139
  Fecha: 28/07/17 11:59
  Última edición: 28/07/17 11:59
Fanfics > El día a día en friki



 

Hola criaturitas hermosas xD decidí subir este shot por aquí también.

//////////////

-No me toques- dijo el pelinegro alejándose un poco

-Está...bien- dijo agachado la mirada y ocultando su tristeza con una sonrisa forzada -voy por una...bebida- añadió desapareciendo del lugar rápidamente

-¿Porque te comportas así?- preguntó el rubio mirándolo reprobatoriamente

-Ella me hace sentir extraño- dijo como si nada

-¿Extraño?- el pelinegro asintió

-Tengo un gran malestar en el estómago, siento como si no pudiera respirar porque mi corazón late demasiado rápido y siento mi piel caliente ahí donde tocó- explicó

-Es eso- sonrió divertido

-¿De que hablas?-

-Te gusta (..)-

-¿Me gusta (..)?- estaba muy confundido -¿como me gusta dibujar?-

-No- rió un poco -te atrae como pareja-

-¿Así se siente?-

-Exactamente- suspiró -y deberías intentar ser más amable, la hiciste sentir mal con tu comportamiento-

-Pero estaba sonriendo- dijo desconcertado, él sabía que una sonrisa era por felicidad así como el llanto de tristeza

-Sai en verdad que aún te falta conocer mucho del comportamiento humano- bufó con resignación, sabía que tenía que ser paciente con su amigo que seguía avanzando a paso lento en su actitud así que no podía exigirle mucho, al menos agradecía que la sonrisa falsa que mantenía en toda ocasión el pelinegro antaño haya desaparecido

-¿Entonces estaba triste?- frunció un poco el entrecejo tratando de entender

-Olvídalo- le palmeo el hombro -y no se te ocurra leerte otro de esos libros, no siempre dicen la verdad- le recordó

-Naruto, ¿Cómo planeas que entienda?-

-Es cuestión de mirar- dijo antes de alejarse

Sai se quedo muy pensativo acerca de lo que le dijo el rubio y al no llegar a nada decidió dejar el tema por zanjado y acercarse a los demás que parecían muy divertidos en la fiesta.
.....................................

Durante los siguientes días (..) se sintió deprimida, desde hacía tiempo sabía que le gustaba Sai pero eso había ido progresando hasta convertirse en amor y aunque intentaba acercarse al pelinegro y darle señales este siempre andaba perdido en lo que los demás sentían y no lo notaba.
A veces creía que era mejor plantarse frente a él y decirle que le gustaba pero su miedo a no saber cómo reaccionaria se lo impedía.
...........................

Sai se tensó al sentir que la chica lo tomaba de la mano.

-Andando que es tarde- dijo ella apresurandolo para ir a su próxima clase

-Si- se removió incómodo tratando de safarse, sentía de nuevo ese molesto palpitar y su estómago revuelto

La chica lo miró extrañada antes de darse cuenta que lo había tomado de la mano y de inmediato lo soltó.

-Lo siento- susurró agachando la mirada

Sai la observó algunos segundos tratando de descifrar que era lo que sentía la chica en ese momento y recordando lo que días atrás había hablado con Naruto.

-¿Estas triste?- preguntó tomándola del mentón para que lo viera a los ojos

-¿Qué?, ¡no!- dijo totalmente roja por las acciones del chico

El pelinegro en verdad no
comprendía, había pensado que la chica estaba triste como la vez anterior, aunque esta vez no había dicho nada creyó que sus acciones le dieron a entender que no quería contacto, ella se comportó parecido a esa vez pero ahora que la observaba mejor todo era diferente y le frustraba no entender.

-Creo que estas enferma, tu rostro esta muy rojo- dijo al fin después de algunos minutos en la misma posición

-No...no estoy enferma Sai- dijo nerviosa

-Pero...-

-Sólo que hace calor- rió tratando de disimular lo que el chico la hacía sentir

-No es verdad, esta fresco- la soltó

La chica se pegó en la frente con la palma de la mano. A veces se le olvidaba que Sai era muy especial y no entendía la mayoría de las cosas, aunque eso no le importaba luego no sabía cómo actuar. Después de todo no era culpa del chico, nadie lograba entender como es que era así, parecía haber crecido sin tener personalidad, sin comprender relaciones personales o sentimientos, llegaba a ser muy serio y a veces tenía demasiada franqueza, hablaba sin tener en cuenta sus palabras y el efecto que podía ocasionar en las personas provocando que la gente se enfadara con él la mayoría de las veces.
Sus padres incluso habían creído que se trataba de alguna enfermedad pero todo estaba bien con él.
Lo conocía desde los quince al igual que Naruto y desde ese tiempo trataban de ayudarlo a comprender todo lo referente al comportamiento humano y aunque habían avanzado aún faltaba mucho camino por recorrer. Sai en un intento de ayudarse había optado por leer muchos libros que le pudieran servir con las relaciones personales o comprender los sentimientos de la gente pero había terminado siendo peor por lo que ella y Naruto se los prohibieron aunque aún llegaban a verlo con alguno de vez en cuando.

-Tienes razón- sonrió y el chico asintió olvidando el tema de su sonrojo porque ella había aceptado que él estaba en lo correcto

-Ahora andando que los chicos nos esperan- lo tomó del brazo y quizo caminar pero el pelinegro no se movió

-¿Qué ocurre?- lo miró

-Yo...- balbuceo, trataba de pensar como decirle a la chica que lo soltará sin que se pusiera triste

-¿No te gusta que te toque?- preguntó soltandolo, había notado como le rehuia varias veces

-Es extraño- rascó su nuca

-Entiendo- asintió decaída, le dolía que el chico se incomodara con su tacto

Luego de eso ambos fueron a su clase llegando unos minutos tarde.
...............................

Días después.

Sai se encontraba fuera de la universidad esperando a (..) para ir a casa ya que se había quedado porque el profesor la llamó, ese día Naruto había enfermado por lo que no había asistido.
Mientras pasaba más tiempo comenzaba a sentirse muy extraño, tanto que no podía evitar estar moviendo los pies, de repente le llegaban unas descargas a la boca del estomago y no dejaba de morder su labio inferior.
Había estado pensando mucho en lo que Naruto le había dicho acerca de que le gustaba (..) y era en esos momentos cuando se sentía así de extraño y era frustrante no poderlo controlar.

-Lamento que tuvieras que esperar- dijo (..) agitada después de correr para llegar pronto con él -vamonos-

El pelinegro asintió y así ambos comenzaron a caminar, la chica le contó acerca de lo que quería el profesor y de algunas trivialidades mientras el chico no dejaba de mirarla.

-Te veo mañana- dijo alegre la chica cuando llegaron a su destino, eran vecinos por lo que siempre iban y venían juntos

-Hasta mañana- pronunció Sai pero no se movió

-¿No piensas entrar a tu casa?- frunció el entrecejo parándose frente a él

Sai la observó y sin miramientos llevo su mano hasta la mejilla de la chica acariciandola con suavidad sintiendo la tersa piel bajo las yemas de sus dedos y como una descarga eléctrica recorría por su cuerpo.
(..) se sonrojo al sentir el tacto de Sai y al notar como este la observaba detenidamente, no entendía que pasaba y sólo sentía un gran nerviosismo invadirla, inconcientemente mordió su labio inferior.
Sai se sintió un poco cohibido al sentir la necesidad de besar a la chica, nunca antes le había pasado pero a ese punto dejaba de extrañarle el sentirse raro y no comprender que le pasaba.

-¿Estas bien Sai?- preguntó al no notar otra acción en el chico

Sai se acercó poco a poco hasta que quedaron tan cerca que podían sentir la respiración del otro, sus ojos se clavaron en los contrarios por largos segundos antes de posarse en los labios que le apetecía probar.
(..) tembló al sentir como sus labios se unían en un suave roce, no se podía creer que el pelinegro estuviera haciendo eso.

-Se siente bien- dijo Sai al separarse y tocó sus labios unos segundos antes de sonreír -realmente bien-

Deseoso por repetir la experiencia corrió su mano de su mejilla hasta la nuca de (..) para acercarla una vez más hasta volver a unir sus labios.
La chica simplemente se dejó envolver en la maravillosa sensación que había deseado experimentar hacía mucho tiempo atrás.
Sai sentía la necesidad de más que sólo un roce por lo que presionó más  sus labios con los de la chica logrando que esta entreabriera los suyos un poco encajando a la perfección con él, inicio un lento movimiento que fue correspondió inmediatamente y conforme pasaban los minutos el beso se hacía más profundo y sensual, hasta que la falta de aire se hizo presente y el pelinegro que estaba disfrutando demasiado tuvo que separarse sino quería morir asfixiado.
Se miraron a los ojos por algunos segundos y Sai volvía a ver ese color rojo en el rostro de la chica además de un extraño brillo en sus ojos que antes no había notado y el podía sentir un agradable calorcito en el pecho.

-Me gustas- dijo (..) sonriendo  tratando de que no notará lo nerviosa que estaba                   

Sai sonrió involuntariamente y la atrajo a él abrazandola y aunque no comprendía bien todo lo que sentía sabía que su deseo era proteger a la chica y hacerla feliz.
(..) se aferró a Sai inmensamente feliz por sentirse correspondida y aunque sabía que su relación no sería fácil estaba dispuesta a intentar que lo suyo funcionará y que pudieran complementarse y entenderse.

-¿Y ahora que?- preguntó luego de un rato Sai paseando una de sus manos por el cabello de (..) una y otra vez

-Ahora somos novios- lo miró a los ojos -claro, si tu quieres-

El pelinegro lo pensó un momento, no quería lastimar a la chica pero sabía que probablemente su actitud lo haría.

-No te preocupes Sai, juntos vamos a lograrlo- dijo intuyendo lo que el chico pensaba

-Entonces ahora somos novios- asintió

(..) emocionada lo tomó de las mejillas y le dio un suave beso.

-¿Qué dices si esta tarde salimos?- preguntó ilusionada

-Bien- respondió después de algunos segundos de pensar sino tenía deberes que hacer

-Te veo en la tarde- dijo la chica despidiéndose para entrar a casa

Sai por primera vez no se sintió frustrado por no poder controlar todo lo que sentía, aún había un largo camino por recorrer para que entendiera las nuevas sensaciones que lo recorrían pero se sentía feliz de descubirlo con (..).
Dio media vuelta y con una sonrisa en su rostro camino unos metros para entrar a su casa.

Listo, espero les guste xD