Los Infieles
  Autor/a: danaakasuna
  Visitas: 255
  Fecha: 07/04/17 22:55
  Última edición: 07/04/17 22:55
Fanfics > El día a día en friki



 

Los Infieles

Konoha siempre había sido reconocida por ser una de las muy pocas aldeas que salieron
adelante después de las múltiples guerras que hubo años atrás.

Todos los ninjas que estuvieron presente en esas guerras,ahora disfrutaban de una vida pacifica. La gran mayoría se había casado y formado una familia.

Si todo parecía normal...

O eso creía Sakura Haruno, ahora llamada Sakura Uchiha.
Día con día llevaba la misma rutina: despertar,desayunar, almozar,cenar y dormir, siempre sola,sin la compañía de su marido. Desde que la guerra había terminado ella se
había casado con su primer y único amor: Sasuke Uchiha.

Aunque esta no fué la única boda que se celebró ya que poco después Ino Yamanaka y Sai se unieron en matrimonio, siguiendo a su paso Shikamaru Nara y Temari,para
después seguir su hermano menor,Sabaku No Gaara y Saki
con una gran boda que podría decirse que fué digna de una princesa,en este caso fué digna de la esposa del Gran Kazekage. Nadie se había imaginado aquella unión,en especial Tenten,que en un principio no hizo más que empezar a inventar rumores acerca de Saki y las razones por las cuales se casaba con Gaara pero cuando se dió cuenta de la felicidad de este último comprendió que realmente la ex criminal de rango S lo hacía feliz;poco después llegó Neji Hyuga a su vida de quien nunca llegó a creerse enamorar pero lo hizo y se lo demostró aceptando la propuesta de matrimonio,dando a entender que el amor llama 2 veces.

Hasta Naruto Uzumaki dejó su enamoramiento por Sakura Haruno casandosé con Hinata Hyuga.

Y así pasó con varias parejas, algunas normales y otras no tanto.

Un claro ejemplo era Kakashi Hatake y Anko Mitarashi quienes se habían casado 2 días después de que la guerra terminara.

Era de noche y como era constumbre,todos los esposos llegaban a sus respectivas casas luego de una gran jornada de trabajo,si,esa sería
la razón de su hora de llegaba,
si fuera real las esposas les creerían pero no lo hacían ya que no eran tan ingeniuas como aparentaban,bueno, excepto Sakura y Hinata, quienes se creían cualquier absurda excusa por parte de sus maridos.

Sakura esperaba fielmente en el sofá a que Sasuke llegara, aunque ellos estaban casados,
Sasuke no lo parecía,seguía siendo el mismo frío ser sin sentimientos. Cuando este se hizo presente no le prestó atención a su esposa y se fué directamente a su habitación para descansar de una gran jornada de “trabajo”,o eso creía Sakura,pero lo que en realidad pasaba no era lo que ella pensaba.

Hinata pensó lo mismo que Sakura al ver llegar a Naruto. Había pasado toda la tarde preparando el platillo de Ramen que más le gustaba a su marido pero cuando llegó él ni si quiera se dignó a oler la comida que su esposa le había preparado.

Si,el trabajo los consumía pero
no solo a ellos sino también a Shikamaru.

Estar casado con Temari tenía muchas desventajas,ya que esta no era tan fácil de engañar. Ella sabía muy bien porque su esposo llegaba a tales horas de la noche pero no decía nada,prefería quedarse callada y escuchar la tonta excusa que tenía su marido.

Neji trataba de disimular que todo estaba bien,pero solo lo hacía para que Tenten no se enterara de la persona en la cual pensaba cuando estaba con ella,simplemente no podía
evitar imaginar como sería su vida si aquella persona le hubiera dicho que si. Tenten no necesitaba entrar a la mente de su marido para saber que la mujer en la que pensaba no era ella,pero lo dejaba solo porque lo amaba aunque hasta cierto punto ya se cansaba.

Sai era otra historia.

Él a comparación de los otros, llegaba muy temprano a su casa para poder pasar tiempo con su esposa,pero ella por su
parte no hacía más que ausentarse y dejarle a cargo las tareas domesticas de su hogar,y él gustosamente las aceptaba porque creía que Ino
necesitaba distraerse en algo como era muy común en las chicas.

Que idea más equivocada tenía.

Si eso le pasaba a un ninja de Konoha,en Suna era mucho peor para el Gran Kazegage.

Debido a su trabajo,Gaara no pasaba el tiempo que deseaba con su esposa. Era frustrante tener que llegar tarde a su casa y ver a su esposa completamente dormida bajo las sabanas,con la respiración entrecortada como si hubiera terminado de hacer el amor con él. Pero claro que Gaara solo pensaba que ella había acabado de hacer su fuerte y grande entrenamiento puesto a que siendo Saki la hija del que alguna vez fué el mayor enemigo de las aldeas,tal vez hubiese querido recordar aquellos tiempos.

Que equivocado estaba.

Un nuevo día comenzaba y de nuevo la misma rutina para los esposos,o la que creían Sakura y Hinata.

Pobres inocentes que no sabían lo que hacían sus maridos en cuanto cruzaban la
puerta. Eran las únicas que pensaban que todo lo que
pasaba en sus vidas y en las de los demás,era normal. Pues claro ellas nunca salían de su casa así que no escuchaban la verdad de las familias de Konoha.

Hasta que salieron.

Habían acordado reunirsé en una de las cafeterías del lugar puesto a que llevaban mucho tiempo que no hablaban cosas de “chicas”. Así que una salida no haría nada malo.

Pero fué un error.

Al cruzar una calle,Sakura recordó que se le había olvidado su bolso así que optó
por volver para recogerlo. Tomó un atajo en uno de los callejones más oscuros de Konoha,no era precisamente un lugar bien visto ya que se rumoraba que ahí iban las “parejitas” a hacer sus encuentros amorosos pero eso no le importo a Sakura. Iba cruzando aquel callejón y se le hizo extraño no observar a ninguna pareja hasta que llegó a la mitad pudo visualizar 2 siluetas un tanto desconocidas debido a la escasa luz que había. Se acercó sigilosamente solo para
sorprenderse al distinguir de quienes se trataban y quedó asombrada cuando lo hizo.

Shikamaru y Ino estaban ¡besandosé!

El mayor la tenía acorralada contra la pared,tomandola posesivamente de la cintura mientras ella se sujetaba de los brazos del chico.

Nunca se había imaginado tal cosa.

Se llevó las manos a la boca para cubrir la gran exclamación que estaba a punto de dar pero prefirió irse corriendo a la otra parte del callejón.

Grave error.

Ahí estaba Naruto con Anko, haciendo lo mismo que Ino y Shikamaru,pero estos eran más discretos,dandosé pequeños besos y susurrandosé cosas.

Quedó impactada.

Nunca en su vida hubiera creído que Naruto pudiera hacer algo como eso cuando se suponía que amaba a Hinata y menos engañarla con la esposa de su antiguo sensei.

En ese mismo momento pensó en su amiga y en que debía hacer. ¿Decirle o no? Esa
era la pregunta que se hacía. Hinata era su amiga al igual que Naruto pero al descubrir lo idiota que era por haber engañado de aquella manera a su esposa y a su sensei,le quedó claro que debía hacer.

Salió del callejón para ir rápidamente hacia el sitio donde se habían citado,no tardó mucho en llegar gracias a su habilidad ninja. Una habilidad que pudo haber utilizado antes para no descubrir esa gran verdad.

Se maldijo internamente por ser tan tonta pero a la vez preguntandosé si Sasuke también haría lo mismo que Naruto.

Por obvias razones comenzó a dudar de su marido,salvo si Naruto siendo una persona alegre y simpática además de ser el Hokage hacia algo como eso, no cabía duda que Sasuke también podría hacerlo.

Apartó aquellos pensamientos
de su mente. Sasuke la amaba y nunca le haría algo como eso,o al menos eso creía. Bueno eso no importaba en ese momento puesto que tenía que decirle la verdad a Hinata,para que se enterara de la clase de persona que era
su esposo.

–Hola Sakura–chan — saludó sonriente la ex Hyuga.

–Hinata...— la observó como si fuese un fantasma.

–¿Sucede algo? — le preguntó al notarla sumamente extraña.
Sakura solo se mordió los labios,¿cómo se lo diría?.

–No...bueno,¡si! — era hora o nunca se dijo a si misma.— la verdad es un asunto muy importante que debo decirte

–¿Y qué es? — dejó su bolso al
lado suyo.— no me digas que Sasuke y tu serán papás

–¡No! — contestó ruborizada ante el comentario de su amiga aunque bueno,sería algo lindo empezar a tener una familia pero ¡No! Lo primero era contarle la verdad.

–No sé como decirtelo Hinata

–Pues solo dilo Sakura

–Es que es complicado — la volteó a mirar.— dime,Naruto ha actuado extraño últimamente

–Ahora que lo mencionas,la verdad si,ha estado muy distante y casi no quiere pasar
tiempo conmigo — recordó las
inumerables veces en que ella le había insistido en salir pero él rotundamente se negaba a hacerlo,sin saber el motivo.— ¿a qué viene todo esto?

–Pues verás...— empezó a narrar.— cuando venía para acá,olvidé mi bolso así que para no dejarte esperando decidí ir por él tomando el callejón que dá hacía mi casa

–¿Ese a dónde van las parejas a hacer…?

–Si,ese

–¿Pero porqué?

–Como te dije no quería hacerte esperar. En fin,el punto es que cuando iba cruzando por ese callejón, bueno,ví a Ino con Shikamaru,
besandosé

Ahora la sorprendida era Hinata. Nunca jamás en su vida había pensado tal cosa, bueno,tal vez cuando eran unas adolescentes era algo obvio que pasara eso debido a que el Nara sobreprotegía de una manera excesiva a Ino que hasta podría decirse que eran algo más que
unos simples amigos pero ahora ya eran adultas y no eran unas niñas para andarse con rodeos como aquellos.

–No puedo creerlo. ¿Pero estás muy segura de que se trataban de Ino y Shikamaru? Bueno,no quiero decir que eres una mentirosa pero puede que a lo mejor te hayas
confundido

–Yo claramente los ví Hinata, eran ellos 2 sin duda

–¿Pero porqué habrán hecho eso?

–No tengo ni más remota idea pero eso no es lo que te quiero contar,bueno en parte si pero esto no es muy importante,digo si es importante pero ¡Argh! — tomó su cabeza con sus manos maldiciendo en voz baja el no ser capaz de decirle.

–¿Estás bien Saku...? — no pudo terminar gracias a que la
ex Haruno la tomó de la muñeca,en un agarre no tan fuerte y la jaló llevandosela lejos de aquella cafetería.

Sakura murmuraba cosas al no encontrar el callejón por el cual había descubierto las infidelidades de sus amigos.

Hasta que por fin lo encontró.

Se adentró en aquel callejón aún tomando la muñeca de Hinata quien con dificultad la seguía ya que su amiga tenía una gran rápidez y desesperación en encontrar alguna cosa o en este caso a algunas personas.

–¿Sakura que hacemos aquí?

–Shh...— la mandó a callar a lo que ella guardó silencio para obsevar como Sakura señalaba un punto fijo.— perdoname Hinata — murmuró sintiendosé la peor amiga al recapacitar sus acciones.

–¿Pero porqué…? — y por segunda vez no pudo terminar
una frase pero esta vez no fué por interrupción de Sakura sino de que por fin había observado el punto que momentos antes su amiga había señalado y fué ahí donde se dió cuenta de lo que le quiso decir en la cafetería.

¡Naruto estaba besandosé con Anko!

Lo cual significaba que le estaba siendo infiel a ella,que era su esposa.

–Hinata...— susurró Sakura al ver que su amiga no reaccionaba.

–No...— una lagrima se le escapó.— Naruto-kun…

–Lo siento Hinata...— murmuró avergonzada por haberle mostrado tal verdad de esa manera.

Ella simplemente no respondió,dió media vuelta y corrió de regreso hacía su casa. Quería estar en un lugar donde pudiera llorar y nadie se diera cuenta de lo frágil y débil que era ella.

Fue en unos solos segundos que pensó que Naruto tal vez iría y ella no podría soportar mirarlo a la cara.

Era demasiado.

Aún se preguntaba porque lo había hecho. ¿Qué acaso no le juró fidelidad eterna? Puede que si pero al parecer no le importó.

Tenía muchas preguntas que debían ser respondidas y hablar con Naruto al respecto no serviría de nada,puesto a que sabía que el Uzumaki intentaría cambiar el tema o simplemente lo evadiría.

Así que decidió ir a hablar con uno de los mejores amigos de su infiel esposo:

Sabaku No Gaara

Sasuke estaba descartado ya que podría decirse que él era aún peor dando explicaciones,
por eso había elejido a Gaara porque sabía que probablemente él le explicaría
más de lo que quería saber además de que no mataría al infiel.

Al menos no en ese momento.

Caminó hacia la residencia en donde se hospedaba Gaara cada vez que venía de visita y con mucha suerte él si estaba de visita pero solo para firmar unos cuantos tratos con Konoha y luego de eso se iría debido a que él era el Gran Kazegake y no debía desproteger su aldea.

Se detuvo en la puerta tras escuchar ruidos un tanto extraños detrás de la puerta, seguidos por gritos que no era
capaz de indentificar.

Cubrió su boca con una sola mano. ¿Podría ser que Gaara fuera un golpeador? Por supuesto que descartaba esa idea pero cierta duda la consumía.

Si había maridos infieles,había
maridos golpeadores.

Abrió con lentitud la puerta debido a que esta estaba sin seguro,algo que era usualmente sospechoso para un caso de violencia domestica.

Pero que sorpresa se llevó al notar que la idea que tenía,no era la que se esperaba.

Ahí estaba Saki con una camisa puesta que solo le cubría lo esencial mientras 4 manos masculinas la acariciaban. Deidara estaba detrás de ella besandolé con desesperación el cuello dejandolé una marca mientras
que Sasori la besaba en los labios acariciando una de sus mejillas. Sin duda los 3 se la estaban pasando bastante bien.

Hasta qué...

–Saki...— susurró sorprendida.
No podía ser que ella también hiciera lo mismo.

Pero sus sospechas se confirmaron al ver como los 3 presentes se quedaron estáticos,mandandole miradas
furiosas a Hinata por haber interrumpido tan exitante momento.

Observó como Saki besaba a Sasori para después besar a Deidara,acariciándole una de sus mejillas a ambos para después separarse un poco de
ellos.

–Vuelvo pronto — pronunció no sin antes volver a besar a Sasori quien tras el acto de la chica le sonrió victorioso a un furioso Deidara.

Caminó hacia la Hyuga hasta quedar frente a ella,siempre mostrando determinación y firmeza,digno de la esposa del
Kazegake.

Si claro.

Si ella fuera digna de ser la esposa del Kazegake pero no lo era.

–Saki...porqué...tú...— no podía terminar ninguna frase debido a que aún estaba afectada. Saki solo rodeó los ojos fastidiada. Sabía que lo que le quería preguntar era porque le estaba siendo infiel a su marido pero ella no era nadie para pedirle explicaciones así que optó por darle donde más le duele.

Y no era golpes sino era la verdad sobre la infidelidad de el rubio.

–Hinata. Te recomiendo que vuelvas a tu casa a preparar el
Ramen que tanto le gusta a Naruto,porque te aseguro que tras haberse besado con Anko,
le dará un gran apetito ya que ella es muy dulce,o bueno,eso es lo que él dice — sonrió orgullosamente cruzandosé de
brazos.

Hinata parpadeó varias veces al escuchar aquellas palabras las cuales delataban que Saki sabía de su relación con Naruto y la infidelidad de este.

–¿Cómo? ¿tu lo sabías?

–Por supuesto,si todo el mundo lo sabía porque yo no

–¿Todo el mundo? — estaba realmente sorprendida.— no lo creo...apenas Sakura se enteró esta tarde…

–Oh Hinata. Pobre e ilusa Hinata. ¿Qué acaso tampoco sabías que Sakura vive lo mismo que tú?

–¿Cómo dices?

–Que el Uchiha también le está siendo infiel en estos momentos

–Eso es imposible. Sasuke ama
a Sakura

–Por favor — echó la cabeza hacia atrás apretando los dientes para así poder evitar reírse de lo ingenua que era la esposa del mejor amigo de su marido.— si Naruto lo hizo,porque Sasuke no,al fin y al cabo nunca te amó de la manera en que ama a Anko. Es más,creo que ni si quiera te ha llegado a amar

Ahora la verguenza estaba sustituida de furia. No quería que la humillarán,no de nuevo.

Quiso golpearla pero tal solo levantó la mano para hacerlo, sintió como la agarraban de la
espalda y la empujaban hacia atrás,topandosé con uno de los muebles,cayendo al suelo en cuestion de segundos, sintiendo todo su cuerpo más débil de lo que estaba.

–¡Jamás en tu maldita vida la vuelvas a tocar! — habló Deidara quien tan solo vestía con unos pantalones y llevaba
una camisa blanca desabotonada mientras que Sasori solo tenía puesto unos pantalones debido a que su camisa la tenía Saki quien tan solo era espectadora de tal acto.

–Chicos descuiden,yo me encargo — les brindó una cálida sonrisa calmando a sus 2 amantes para después girar a ver a Hinata en el suelo. El golpe había sido demasiado fuerte que aún no se podía recuperar.

–¿Cómo sabes todo eso? — logró preguntar aún adolorida.

–Vamos Hinata,tu y yo sabemos que tu relación con Naruto se terminó hace mucho pero mucho tiempo y lo de Sasuke es algo más que obvio ya que solo se casó con la plana para que lo perdonarán en la aldea

Al fin todo tenía sentido para Hinata. Todo lo que había dicho Saki era cierto. Su relación con Naruto ya había terminado y lo que tenían era una rutina nada más;lo que había hecho Sasuke era considerable ya que podría decirse que hizo un acuerdo para que le permitieran vivir en paz en la aldea.

¿Pero qué tenía que ver Gaara en todo esto?

–¿Porqué le haces eso a Gaara? — se atrevió a preguntar a lo que ella simplemente no respondió.— ¡Él no se merece esto Saki!

–¿Y desde cuándo te preocupa mi marido? — en sus ojos se notaba la furia que sentía al expresarse de esa manera de su esposo.— porque para tu información este asunto es entre el y yo

–No puede ser que aún después de lo que le haces te atrevas a ponerte celosa — le gritó levantandosé del suelo totalmente furiosa.— ¿Porqué Saki? Dime porqué le haces esto a Gaara,si es más que obvio que él te ama y daría la vida por ti

–¿Porqué? Porque Gaara es un desconsiderado que ni si quiera tiene tiempo para mí — gritó llena de furia apretando los puños fuertemente.— siempre está al pendiente de la aldea. Día y noche solo se preocupa por su trabajo. Sé que es su deber y obligación pero eso no le da derecho a dejarme a un lado

Tras escuchar la verdad Hinata
estaba sorprendida ahora entendía porque le estaba haciendo eso Saki a Gaara y por un momento se sintió culpable por juzgarla sin haber escuchado su lado de la
historia pero aún después de todo lo que ella hacía estaba mal.

–Será mejor que te vayas — habló la ex criminal cuando ya estaba calmada.— Gaara no tarda en llegar y tengo algunos asuntos que terminar

–Si...— respondió caminando hacía la salida.

–Otra cosa — se volteó para poder mirarla justo cuando ambos hombres la abrazaban por la cintura,comenzando de nuevo a besarle cualquier parte del cuerpo.— no le digas a Gaara — la amenazó activando el Rinnegan,Hinata solo asintió y sin más se fué de ahí.

Caminó por las calles algo oscuras de Konoha debido a que ya era tarde. Todas las miradas de la gente estaban puestas en ellas y fué ahí donde llegó a la conclusión que si Saki sabía sobre la infidelidad de su marido era más que obvio que las demás personas también.

Suspiró al ver en una esquina a Ino llorando siendo abrazada por Shikamaru en un
acto de consuelo mientras que
a lo lejos se podía distinguir a Temari con los ojos llorosos caminando en la dirección contraria a la que estaban su marido junto con su amiga, siendo seguida por Neji quien corría hacía ella siendo insultado por Tenten que le lanzaba un sin fin de cosas y que igual que Temari se encontraba desecha.

Sai estaba en el techo de su hogar observando todo mientras sus ojos soltaban varias lágrimas. Gaara salió totalmente furioso de aquella casa en la que estaba minutos antes mientras Saki se cubría el rostro con sus manos para evitar llorar pero era inútil.

Sakura llevaba hacía la salida a Karin debido a que la había encontrado en su cama con SU
marido;por su parte este solo trataba de alejar a su esposa de su amante,golpeandola y gritandolé múltiples veces.

Y Anko. Ella solo estaba en la sala de su casa cruzada de brazos hablandolé seriamente
a Kakashi quien cerraba los ojos,sintiendosé devastado por cada palabras que su esposa daba.

Hinata sintió la mirada de Naruto posarse sobre la suya. ¿Desde cuándo había llegado a su lado? No lo sabía pero podía jurar el motivo por el cual se encontraba ahí,pues lo
podía leer en sus ojos.

Si,todo era un caos tanto en la aldea,que era el lugar en donde se estaba aconteciento estos múltiples problemas.

Konoha era presente de los diversos engaños y mentiras que vivían los “perfectos” matrimonios.

Y fué justo en ese momento en que se dierón cuenta de lo que en verdad sucedía.

Que todo en sus vidas había sido mentiras.

Que la vida no era color de rosa,como creían.

Que las personas que amaban
simplemente mantenían una máscara ocultando la verdad.

Su verdadera indentidad.

La cual no tardarían mucho en relevar.

La realidad de que sus parejas...

Eran...

Los infieles...




Bueno es mi primera vez aqui asi que espero que me vaya bien

Ademas si quieren un one shot con cualquier chico de Naruto solo pifanmelo y juro aue se los haré.

Espero su comentario y gracias por leer
    lunadark
   10/04/17 01:13 | Última edición: 10/04/17 01:13

sugoiiiii neee! me encanto :3 jeje en general no suelo leer este tipo de historias , pero la verdad es q me parecio muy interesante *-* sobre td la parte en q hinata descubre q todo lo q estuvo viviendo era una mentira y q nada es color d rosa, spero cn ansias q sigas subiendo tus fics :3 t cuidas one nos leemos sayoooo!!!