One shot del anime Ajin (Nagai kei )
  Autor/a: midoriuzumaki
  Visitas: 20
  Fecha: 05/12/17 08:34
  Última edición: 05/12/17 08:37
Fanfics > El día a día en friki



 

Este one shot se me ocurrió ya que termine de ver el anime y pues quise escribir algo de él, el anime se llama Ajin no es muy conocido pero es muy bueno a mi me gustó mucho así que se los recomiendo aún que no estoy acostumbrada a su animación no me decepcionó, si ya lo conocen espero les guste y si no pues veanlo jeje, bueno ya no digo más espero les guste ^.^

//////^////////////////////////////////////////////////////




- mentiroso -

-he - su sonrisa desapareció

- tu no eres su nieto -

Con esas pequeñas palabras comenzó todo fue cuando lo conocí. Soy ________ Nakahara y soy un ajin, hace 3 años estaba decidida a terminar con esta vida absurda y llena de basura, mis padres eran patéticos, él se refugiada en el alcohol para olvidar que por su adicción al juego perdió todo y ahora estaba en bancarrota y a ella ya no le importaba absolutamente nada vivía sólo por que sus pulmones aún recibían oxígeno y por que era una cobarde para no darse un balazo en la cien sólo se limitaba en soportar los golpes que mi padre le daba cuando regresaba a casa perdido por el alcohol.

Así que a los 16 decidí que ya era suficiente estaba cansada de mi vida, no, odiaba mi vida por lo que subí una noche al edificio abandonado que se encontraba por el camino que recorro todos los días para ir al instituto, llege a la azotea y sin pensarlo sólo me arroje jaja que ironía fue descubrír que era un monstruo.

Después de la caída y creer que alfin habia muerto mi corazón volvió a latir y una especie de neblina negra salía de mi cuerpo mientras este se sanaba,no podía morir y nunca lo haría.

- ¿por qué dices eso?, yo soy su nieto debes confundirme con otra persona - me dijo el chico frente a mi tratando de convencerme

- yo te conozco eres Nagai Kei el Ajin que el gobierno busca te vi por las noticias no soy idiota tal vez puedas engañar a los ancianos pero conmigo no es así de fácil -

- veo que me descubriste - sonrió - y ¿Que harás?-

- se que hay una recompensa por quien te entregué -

- ya veo, estaba tan feliz de encontrar este lugar tan pacífico y ahora es una pena dejarlo - dijo el chico con decepción en su voz

- no es necesario yo buscaba lo mismo cuando llegue aquí así que no me importa mientras no me molestes - di media vuelta para irme

- esta bien prometamos no estorbarnos -

Sonreí y me aleje, ese chico era algo extraño su expresión era muy sería como si nada le importará,era parecido a mi y eso me gustaba.

Los dias pasaron y no volví a hablar con él, pero lo veía cuando caminaba por el bosque mientras pensaba, yo hiba para recoger hierbas medicinales y siempre lo encontraba ahi o cuando compraba en la tienda de mi abuelo en la cual yo trabajaba aún no se por que siempre está en mis pensamientos y si en el día no lo he visto me siento extraña como si algo faltará


Desayunaba con mi abuelo mientras veíamos las noticias volvían a mostrar a sombrero ocasionando sus tipicos desastres en la ciudad

- ese tipo esta loco, ya a matado a muchas personas - comentó mi abuelo tomando de su taza de café

- si, pero no lo esta del todo el punto que toca sobre los derechos de los Ajin no parece una locura es algo que se necesita - metí la tostada con mermelada a mi boca

- bueno si tienes razón no está bien que le hagan esas atrocidades a esas personas me moriria si a ti te hicieran eso - bajo la mirada triste, el sabía lo que yo era que era un Ajin y aún así acepto que me quedará para reparar lo que su hijo le hacia a mi madre

- no te preocupes abuelo, no me encontrarán aquí gracias por no abandonarme realmente no se por que mi padre no puede ser igual que tú-

- a tenido una vida difícil,pero ya no hablemos de eso mejor comamos -

Terminamos el desayuno y nos preparamos para ir a trabajar a la tienda de víveres cuando tocaron la puerta

- yo voy abuelo tu termina de alistarte- fui a la puerta y la abrí - buenos días señor Kamiya ¿se le ofrece algo?-

- por su puesto- sonrió de lado- necesito que me ayudes a recolectar unas hierbas del bosque yo ya soy mayor y no veo muy bien ¿podrías hacerlo?-

- claro sólo déjeme avisarle a mi abuelo- entre a la casa y le dije a mi abuelo que iría al bosque tengo un presentimiento pero no se de que

Salimos de mi casa y caminamos en silencio en el camino pude ver a Kei venía en dirección a nosotros y sentí mis mejillas calentarse seguro me sonroje hagr al final descubrí que termino por gustarme y es por eso que no puedo sacarlo de mi cabeza y me pongo nerviosa cuando lo veo justo como en este momento, realmente eres especial ______ mira que gustarte alguien con quien casi no hablas y deseguro pasa de ti

- buenos días - saludo el chico con su sonrisa falsa ahora podía identificar sus expresiones más claramente ya que siempre lo observaba mi abuelo tiene razón parezco acosadora

- buenos días hijo - correspondió el señor Kamiya

- b-buenos di-dias - tartamudeaba por lo nerviosa jamás me había pasado algo como esto

Después de saludar y lanzarme una mirada que hizo que me estremeciera Kei se fue y nosotros continuamos en dirección al bosque al llegar me dispuse a buscar las dichosas hierbas pero mientras me agachaba para buscar sentí un golpe muy fuerte en la cabeza que me tiro al suelo me gire como pude y vi al señor Kamiya con un tronco en la mano

- se lo que eres, un monstruo y ahora te llevaré con la policía para reclamar la recompensa - volvió a golpearme sólo pude poner mis manos para protegerme

Trate de correr pero la cabeza me dolía mucho y mi vista comenzaba a nublarse, el viejo seguía detrás de mi

- no quiero que me encuentren - tenía miedo había visto lo que le hacían a los Ajin cuando los atrapaban yo no quería eso, en mi mente cruzó la imagen de mi abuelo ¿ya no lo vería?.

El señor Kamiya me alcanzo y levantó el tronco para golpearme de nuevo,pero alguien salió de entre los árboles y lo pateo alejandolo de mi

- ¿estas bien? ¿puedes caminar?- me pregunto

- K-Kei - susurre sorprendida me había salvado, Nagai Kei me había salvado

- ven tenemos que irnos - su rostro mostraba preocupación- nuestra vida tranquila terminó -

- ¿de qué hablas?- me levanté y me disponía a segirlo pero se escuchó un disparo y sentí mi cabeza calentarse y luego nada todo se volvió negro me habían disparado en la cabeza

- __________ - escuche como grito mi nombre su voz sonaba desesperada y temerosa

La densa neblina negra apareció en mi cuerpo y me levanté después de recuperarme de todas mis heridas

- ¿qué fue eso? ¿quien me mato?- pregunté confundida pero no pude decir más ya que Kei se lanzó y me abrazo mis mejillas se colorearon rápidamente

- gracias estas bien,estas bien- susurraba sujetandome mas fuerte como si tuviera miedo a que desapareciera

- claro que estoy bien sabes que no puede pasarme nada - sonreí como boba me sentía feliz que se preocupara por mi

- jeje si tienes razón lo siento- me soltó y miro hacia otro lado nervioso vi como se sonrojaba se veía tan lindo sonrojado

- chicos tenemos que irnos - dijo un chico de cabello castaño claro con una sudadera sin mangas amarilla

- tienes razón, _________ la policía nos encontró tenemos que salir de aqui -

- ¿qué? pero mi abuelo...

- no hay tiempo ellos ya están aquí vamos- tomó mi mano y salimos corriendo

- no sabía que tenías novia Kei - dijo con una sonrisa pícara haciendo que nos sonrojaramos

- n-no es m-mi no-novia Nakano - dijo Kei con todo el rostro rojo - se llama _______ Nakahara, y ________ el es Nakano Kou también es un Ajin -

- mucho gusto- sonreí sujetando más fuerte la mano de Kei

Al final pudimos escapar de la policía,no pude despedirme de mi abuelo pero se que lo entenderá, ahora me encuentro escondiéndome junto con Nakano que es un gran amigo aún que algo tonto e ingenuo pero muy divertido y Kei quien cada día me enamora más aún que aún no tengo el valor de confesarme me siento feliz de estar con él,pero últimamente esta actuando muy raro cuando estoy con el se pone nervioso y se sonroja Nakano dice que es por que le gustó pero no estoy segura y si es así sería aún más feliz de lo que ya soy.