Perdido en la oscuridad 11
  Autor/a: Lhatatakeuchi
  Visitas: 325
  Fecha: 10/12/17 23:55
  Última edición: 10/12/17 23:56
Fanfics > Relatos - FanFics



 

Kakashi: ¿Tsunade-sama?

Tsunade: si, la conozco, puedes estar tranquilo, la curaré.

La rubia no esperó más y se puso manos a la obra mientras que Kakashi se ponía delante de ella viéndote tumbada allí. Cuando acabó elevó su mirada para encontrarse con la de Kakashi.

Tsunade: ya está, conociéndola despertará en breves.

Kakashi: ¿puedo preguntarle algo?

La Hokage mantenía una mirada tierna sobre ti.

Tsunade: ¿de qué se trata?

Kakashi: ¿de qué la conoce?

La mujer dio un largo suspiro para después mirarlo seriamente.

Tsunade: lo que has visto hoy, no debe salir de estas cuatro paredes Kakashi y tampoco nada de lo que te cuente.

Kakashi: puede contar con ello.

Respondió de manera decisiva sin pensarlo ni un solo segundo.

Tsunade: verás...

Antes de que Tsunade pudiese continuar hablando una voz la detuvo.

Tú: mi cabeza...

Ambos se giraron para mirarte, tenías una mano sobre tu cabeza a la vez que te ibas incorporando poco a poco.

Tú: me duele.

Tsunade: es normal después del veneno que te suministraron.

Tú: lo sé Tsunade-sama.

Te detuviste en seco, acababas de decir un nombre que no podía ser posible. Levantaste la mirada encontrándote con esa rubia sonriéndote.

Tú: no puede ser, ¿cómo es que estás aquí?

Tsunade: es normal que yo esté aquí.

Te fijaste en donde estabas, mirabas cada rincón de esa habitación intentando recordar donde estabas.

Tú: pero yo estaba en el bosque, ¿dónde estoy?

Preguntaste a Tsunade, pero no fue ella quien respondió si no otra persona de la que no te habías dado cuenta. Llevaste tu mirada hacia esa persona para observarlo.

Tú: Kakashi. ¿Qué has hecho?

Tu voz sonaba fría tanto como tu mirada.

Kakashi: te encontré herida, tenías veneno dentro del cuerpo así que te traje para que Tsunade-sama te curara.

Te levantaste rápido de ese lugar dándote cuenta de que no tenías tu capa.

Tú: no sabéis lo que habéis hecho, debo irme lo antes posible.

Tsunade: no puedes irte en ese estado, es peligroso.

Intentó reprocharte a la vez que se levantaba.

Tú: no es tan peligroso como permanecer aquí.

Comenzaste a buscar tu capa y cuando la encontraste encima de una silla te la pusiste rápidamente.

Tsunade: te he echado de menos (...).

Esas palabras hicieron que pararas de golpe, giraste lo suficiente tu cuerpo para poder mirarla, una sonrisa nostálgica se formó en tu rostro.

Tú: también la he echado de menos, pero debo irme cuanto antes.

Volteaste a ver a Kakashi que permanecía cerca de la ventana, te acercaste lentamente mientras hablabas.

Tú: le agradezco que me haya traído hasta aquí y me haya ayudado, pero eso no significa que le debo mi vida.

Kakashi: no pretendía eso, sino más bien lo contrario. Era yo quién le debía la vida.

Tsunade: no te vayas.

Volviste tu cara para mirarla mientras el peli plata se ponía a su lado. La ventana estaba abierta, el cálido viento mecía tus cabellos y la luz de la luna se ocultaba por una nube que dio algo de oscuridad a todo el lugar.

Tú: no olvides quién soy, qué soy, una akatsuki, vuestra enemiga. Esto no debe volver a pasar, es un insulto para mi persona. Sin embargo, esta vez haré una excepción puesto como bien dice el señor Hatake me debía la vida. Ahora estamos en paz, seguiremos como siempre, ustedes intentando atraparme y yo huyendo.

Finalizaste saltando por la ventana desapareciendo en la oscuridad de la noche, las nubes dieron paso a la luz de la luna, Kakashi y Tsunade se asomaron a la ventana, pero a pesar de la luz ya no podían verte.


Habías desaparecido sin dejar rastro.


Kakashi: Tsunade-sama, no quiero ser entrometido, pero ¿de qué conocía a esa mujer, y por qué aceptó sin rechistar curarla?

La rubia miró un tanto preocupada al peli plata.

Tsunade: es una larga historia y ha dejado muy claro que no quiere que nadie la sepa.

Kakashi: por favor Tsunade-sama.

Imploró el hombre.

Tsunade: ¿es la primera vez que la ves?

Kakashi: no, no es la primera vez que la veo, ni la primera que nos salva.

La mujer miró la ventana por donde te habías ido.

Tsunade: sigue siendo la misma chiquilla que conocí una vez. En realidad, Naruto también la conoció y tú las has visto alguna vez, pero no la reconoces porque cuando la viste tenía su máscara de anbu.

Kakashi: ¿anbu? ¿Quién es ella?

Preguntó ahora con mucha más intriga que antes intentando descifrar quién eras.

Tsunade: su nombre es (...) Hatsuyo. Perteneció a un antiguo clan, aunque en realidad sigue perteneciendo. Es la última persona que queda viva de ese clan. La conocí cuando era una pequeña niña de tan solo 10 años. A pesar de tener esa corta edad era poderosa. Me la encontré cuando yo todavía no era Hokage. Shizune y yo íbamos a otra aldea cuando varios ninjas nos atacaron, intentamos deshacernos de todos, pero tomaron a Shizune como rehén. No me quedó más remedio que dejar de pelear, pero entonces pasó algo extraño. Todos los ninjas comenzaron a caer uno tras otro hasta que solo quedó el líder que sostenía a Shizune. Entonces apareció ella delante de mí, una jovencita con el pelo corto de color negro y al ver sus ojos me sorprendí. ¿Cuántas veces puedes ver unos ojos como los de ella? Simplemente eran...

Kakashi: hermosos.

Terminó la frase de la mujer quién lo miró un poco impresionada, pero después regresó su vista hacia el cielo que podía ver a través de la ventana.

Tsunade: si, hermosos. Aquel hombre la miró con miedo, al parecer la conocía, ya era conocida como la rosa de la muerte por aquel entonces. Dijo claramente que soltara a Shizune y lo hizo. Lo que más me sorprendió es que lo dejó escapar, dijo que a él no le había dado una segunda oportunidad como al resto de sus compañeros. Le exigió que cambiara su estilo de vida, porque si se lo volvía a encontrar en la misma situación lo mataría sin miramientos. Desde el primer momento me impresionó, era pequeña pero su determinación, su fuerza estaban perfectamente definidas. Al igual que su generosidad y compasión. Era la persona más benévola que conocí, así que como agradecimiento le ofrecí que se viniera conmigo. Le propuse entrenarla y aceptó. Seguimos vagando por las aldeas y todos los días la entrenaba. Consiguió superarme en ninjutsus, incluso en mi fuerza bruta. Cada día le cogía más cariño a esa chiquilla. Después de conseguir mi nivel, a la escasa edad de 12 años le dije que si quería podía ponerme en contacto con otros amigos para que la entrenaran. Le di tiempo para pensárselo, pero antes de poder responderme aparecieron Naruto y Jiraiya. En el camino de vuelta a la villa para ser nombrada Hokage, ella y Jiraiya estuvieron entrenando. Y para sorpresa de todos ya había aprendido todo en la semana que nos llevó llegar aquí. Cuando fui nombrada Hokage ella me pidió un favor. Debido a sus orígenes, no quería ser descubierta. Por eso la nombré anbu, aunque yo no hice nada, tenía la suficiente capacidad y poder para serlo. Así que no fue problema. El caso es que no sé cómo, pero después de una noche vino totalmente preocupada a mi despacho. Le pregunté que le había pasado y me dijo que tenía que irse de la aldea.

Sentenció dejando la conversación sin terminar. Al ver su silencio el shinobi que aún permanecía totalmente intrigado, la apremió.

Kakashi: ¿por qué?

Tsunade: ................continuará.................


Aquí la conti, siento la demora (como siempre), espero que os haya gustado y gracias a todas
    jailin_uchiha
   12/12/17 03:52 | Última edición: 12/12/17 03:52

No solo Kakashi quedó con la duda, sino que yo también, me gusto el capitulo, espero ansiosa la continuación.

    mushashi
   14/12/17 23:47 | Última edición: 14/12/17 23:47

lamento ne no se subiera mi comentario,pero repetire que me fasino el cap y lo vivi intensamente,luego me quede intrigada,la ultima del clan eh? -_- nos querran por algo en especial no? bueno estare anciosa por la conti pero sere pasiente nee lo prometo :3