Perdido en la oscuridad 8
  Autor/a: Lhatatakeuchi
  Visitas: 47
  Fecha: 02/11/17 16:18
  Última edición: 02/11/17 16:18
Fanfics > Relatos - FanFics



 

La transformación del Kyubi alzó una mano sin darle tiempo a reaccionar a la chica y cuando iba a golpearla apareciste en medio parando su golpe con tus antebrazos colocados en forma de X delante de tu cara.
El chakra era poderoso tanto que comenzaba a provocarte quemaduras importantes en tus brazos. Estaba costándote parar el golpe puesto que tenía mucha fuerza, pero eso no fue un inconveniente para pararlo. Comenzaste a ejercer fuerza obligando a Naruto a ir hacia atrás.

En un momento deshiciste tus brazos para apartar los de Naruto y propinarle una patada en el estómago que provocó que retrocediese bastantes metros. Nadie vio las marcas que el chakra te ocasionó puesto que la capa ahora cubría tus antebrazos o al menos eso era lo que creías. Un peli plata con ayuda de su sharingan había podido verlo.

Giraste un poco tu cabeza para encontrarte con la chica que estaba sentada en el suelo con lágrimas recorriendo sus mejillas. Miraste al chico en forma de Kyubi que ya se estaba levantando y por último miraste la sonrisa de satisfacción que Orochimaru tenía. Eso te hizo enfadar, así que comenzaste a correr en dirección a Naruto. Éste se levantó rápidamente corriendo hacia ti a gran velocidad, viste sus ojos, sabías lo que sentía.
Esquivaste sus colas con gran habilidad logrando acortar la distancia entre los dos. Todos pudieron ver como a cámara lenta te acercabas. Estabas decidida a hacerlo. Cuando estabas a centímetros de él pasaste tus brazos por su cuello y lo abrazaste pegándolo a ti. Todos estaban anonadados por tu acción.

Tú: ya basta, no tienes por qué hacerlo, eres más fuerte que él. Lo sé, tranquilo, cálmate.

Naruto seguía gritando, pero al escucharte susurrar eso en su oído comenzó a calmarse. Las colas bailaban a vuestro alrededor y poco a poco se fueron consumiendo. Comenzaba a verse el pelo rubio, a distinguirse sus facciones, sus ojos color zafiro. Hasta que finalmente no quedaba resto del chakra naranja rodeándolo. Su piel estaba quemada y él estaba medio inconsciente.
Su cuerpo comenzaba a pesarte con lo que fuiste recostándolo delicadamente en el suelo. Comprobaste que estaba vivo y allí, agachada con una rodilla en el suelo miraste a Orochimaru. Estaba impresionado al igual que los dos que estaba con él. Tu mirada era fría y llena de odio. Te erguiste lentamente mientras Orochimaru te sonreía. Te situaste delante de Naruto, dejándolo detrás de ti y ahora estabas enfrente de Orochimaru.

Orochimaru: has mejorado mucho, pero ahora debo irme, dentro de poco nos volveremos a ver querida, dalo por hecho.

Antes de que pudieras hacer nada desaparecieron. Giraste sobre tus talones mirando al chico que permanecía en el suelo con quemaduras que le provocaban un notorio dolor. Miraste detrás de él, Kakashi y el resto permanecían quietos mirando lo que pasaba. Te arrodillaste para acercarte al rubio, colocaste un dedo sobre su corazón. Un pequeño chakra de color blanco salió de tu dedo para luego expandirse por el cuerpo del herido. Sus compañeros pudieron observar como Naruto dejaba de retorcerse de dolor, como sus quemaduras se curaban instantáneamente bajo el chakra blanquecino. Apartaste tu dedo esperando aún arrodillada hasta que comenzó a abrir los ojos intentando verte con claridad. Mientras lo hacía te incorporaste para posteriormente darles la espalda.
Comenzaste a caminar hasta que una voz te detuvo.

Era el chico rubio.

Naruto: es-espera.

Te detuviste y giraste lo suficiente para quedar de perfil, así pudiste observar al rubio que aún estaba tumbado en el suelo.

Naruto: gracias por salvarme.

Tú: no te creas que te he salvado por gusto, solo estabas en medio de mi camino y hoy es tu día de suerte, así que no me agradezcas.

Viste como logró sentarse e inmediatamente el resto se puso a su lado.

Naruto: de todas maneras, me has salvado así que gracias.

Volviste a darles la espalda para luego continuar con tu camino a la vez que le respondías.

Tú: no olvides que soy un enemigo, hoy puede que hayas tenido suerte y te haya salvado, pero mañana puede que sea yo quién te mate.

Seguiste caminado desapareciendo entre los árboles, no sin antes mirar como los cuatro estaban allí sonriendo por estar vivos y sin rasguño. Esa escena te sacó una leve sonrisa.

Sin demorarte más comenzaste a saltar por las ramas hasta que te alejaste lo suficiente de ellos y te detuviste en un pequeño claro entre los árboles.

Tú: ya es la segunda vez que me sigue, ¿qué es lo que busca ahora señor Hatake?

Preguntaste a la vez que volteabas lo suficiente para ver como detrás de ti se encontraba ese peli plata observándote con las manos en los bolsillos.

Kakashi: quería preguntarte tu nombre, pero sé que no me lo vas a decir.

Tú: entonces si ya sabes que no te lo diré ¿por qué has venido hasta aquí?

Kakashi: quería agradecerte lo que has hecho, has salvado a Naruto.

Le miraste con tu cara inexpresiva como siempre estabas.

Tú: ya le dije que fue un golpe de suerte.

Kakashi: aun así, lo hiciste, solo que me intriga la manera en que controlaste ese chakra.

Tú: eso tampoco te lo diré y si no tienes nada más importante que decirme será mejor que me vaya antes de que mis compañeros me vengan a buscar. Entonces sí que estaréis en serios problemas.

Comentaste dando media vuelta, pero antes de irte su voz te detuvo.

Kakashi: al menos deberías curarte las heridas de tus antebrazos que te ocasionó Naruto al proteger a Sakura.

Miraste hacia abajo viendo tus manos, las quemaduras estaban por más del 75 por ciento de tu piel.

Tú: no necesito que me lo digas, por si no te has dado cuenta, sé cuidarme sola.

Kakashi: a ella no necesitabas protegerla, no era una amenaza.

Tú: puede que no intercediera directamente en mi objetivo de matar a Orochimaru, pero lo hice. ¿Qué importa eso?

Kakashi: eso significa que no eres como todos los akatsukis.

Un chakra de color blanco como el que habías utilizado para curar a Naruto comenzó a expandirse por tus manos y brazos curándote.

Tú: no me conoces, no saques conclusiones precipitadas. Que os haya dejado con vida ahora no quiere decir que a la próxima tengáis tan buena suerte. Hasta pronto, hasta muy pronto.

Desapareciste sin dejar rastro y Kakashi miró asombrado el lugar donde habías estado.

Kakashi: (pensamiento: esta chica es interesante, me gustaría saber más cosas de ella. Parece muy fuerte y también es buena curando. Su ninjutsu médico actuó mucho más rápido que el que ejecuta Sakura o Tsunade, sin dejar de lado de que el chakra era de otro color. Espero poder verla de nuevo.)

Kakashi volvió junto a su equipo por tu parte regresaste al punto de encuentro. Nada más pisar tierra Kakuzu e Hidan aparecieron allí.


................................... continuará ...................................
    mushashi
   02/11/17 20:11 | Última edición: 02/11/17 20:11

impresionante sin duda si que somos fuertes y luego siempre sale algo mas que cambia las cosas,me alegro bastante que y me alegra mucho que el ninjutsu medico sea superior al de esa cosa rosa horripilenta cuanto la odio >:v ,esperare la conti anciosa y pasiente nee-chan :3