Quédate conmigo 12
  Autor/a: Lhatatakeuchi
  Visitas: 163
  Fecha: 20/03/17 23:25
  Última edición: 20/03/17 23:25
Fanfics > Relatos - FanFics



 

Kakashi: jamás pensé que te importáramos tan poco, que yo te importara tan poco.

Antes de que pudieras contestar, o más bien discutir, ya que toda la conversación se había convertido en eso, alguien entró en la estancia.

Ambos mantuvisteis la mirada en el otro sin prestar atención a la recién llegada.








Tsunade: disculpad, ¿interrumpo algo?

Kakashi: no, yo ya me iba total está visto que no pinto nada aquí.

Sentenció la discusión caminando hacia la puerta dejándote más que estupefacta. Tras cerrarse la puerta que aún seguías observando, Tsunade se acercó a la camilla donde te encontrabas.

Tsunade: ¿estás bien?

Tú: la verdad es que no.

Tsunade: no deberías alterarte de esa manera, debes estar en reposo para recuperarte bien de la operación. Dime, ¿qué ha ocurrido con Kakashi?

Tú: se ha enterado de que me he sometido a la operación y de que lo sabía antes de que se fuera.

Tsunade: y de que no le dijiste nada antes de la misión.

Tú: así es.

Tsunade: entiendo que se enfadara, pero tendría que escuchar los motivos que tuviste.

Tú: no creo que me escuche.

Tsunade: ¿por qué no?

Preguntó un tanto confusa.

Tú: ¿has visto como se ha ido? ¿Alguna vez lo habías visto tan enfadado y que lo haya mostrado?

Tsunade: ahora que lo dices no, siempre es muy calmado y si se enfada no suele mostrar sus sentimientos a los demás.

Tú: así es, así que imagínate lo molesto que debe estar conmigo para que discutiéramos así.

Comentaste agachando la mirada, notándose la tristeza en tu voz y en tus ojos ocultos por tu cabello. La rubia te observaba de pie sin saber que decir, encogiéndose su corazón a la vez que sentía tu tristeza en su propia piel.

Tsunade: no te preocupes, seguro que atiende a razones.

Te limiste a elevar tu mirada hacia la ventana viendo el sol en lo alto del cielo iluminando todos los colores de la naturaleza.

Tú: no sé qué decirte Tsunade, parecía demasiado enfadado y todo lo que ha dicho...

Tsunade: cuando uno está enfadado no mide sus palabras y dice lo primero que se le pasa a la cabeza, seguro que después lo lamentará.

Tú: lo que me preocupa no es que lo haya dicho, sino que si es lo que realmente piensa de mí.

Tsunade: seguro que no es así, él te conoce.

Tú: conoce a la chica que era antes de ser secuestrada, puede que tenga razón y que haya cambiado.

Tsunade: no conozco como eras antes, lo que sí puedo decirte es que ahora eres una estupenda persona y luchadora, no cualquier hubiera hecho lo que tú hiciste.

Tú: espero que tengas razón, por cierto ¿a qué has venido? Pensé que no vendrías hasta dentro de unos días para darme el alta.

Tsunade: y bueno a eso vengo, aunque me haya adelantado. Tu recuperación va bastante bien, así que ya puedes irte a casa. Eso sí, con la condición de que vas a hacer reposo y de que no te vas a someter a trabajos pesados ¿de acuerdo?

Asentiste con una leve sonrisa contenta por la noticia.

Tsunade: está bien, entonces a la tarde ya podrás marcharte, le diré a Shizune que te ayude con tus cosas.

Tú: gracias.

Agradeciste viendo como la rubia te regalaba una sonrisa para luego salir por la puerta.

-------------------------- /Con Kakashi/ --------------------------

Había salido del hospital, pero aún permanecía en la entrada. Se giró elevando su vista hacia una de las ventanas que había abiertas, la tuya en concreto. Suspiró pesadamente relajando la expresión de enfado que tenía bajo la máscara.
Estaba concentrado en todo lo que se había dicho en esa habitación minutos antes preguntándose si todo lo que había salido de sus labios era lo que realmente pensaba. Pero estaba claro que no era así, que todo lo que había dicho había sido fruto del enfado del momento.

Bajó su mirada hasta el suelo con sus manos en los bolsillos, giró sobre sus talones dispuesto a marcharse de aquel recinto cuando sintió una voz a sus espaldas.

¿?: ¿arrepentido?

Preguntó esa voz femenina a sus espaldas, a la cual respondió sin necesidad de voltearse.

Kakashi: creo que no debería haber actuado de esa manera.

¿?: las cosas siempre se pueden arreglar.

Kakashi: no sabes las cosas tan horribles que le he dicho, Tsunade.

Tsunade: no las sé exactamente, pero lo que sí sé es que a veces no se dice lo que se piensa y más cuando estás dolido. Debiste haber escuchado lo que ella tenía que decirte, debes darle la oportunidad.

Kakashi: en ese momento no podía pensar en nada más que en que me había ocultado esa información.

Tsunade: entiendo ambas partes Kakashi, así como entiendo que no quieres estar peleado con ella.

El peli plata se dio la vuelta un tanto impresionado al ver que la ninja médico sabía exactamente que él no quería estar enfadado contigo, ni el hecho de haber discutido.

Tsunade: le di el alta, esta tarde podrá irse del hospital, creo que necesitará que alguien la guíe hasta su casa. Las calles han cambiado y ella no está en condiciones para ir sola ni cargar con la maleta. Hay que ver que de cosas le han comprado las chicas en tan poco tiempo.

Comentó con una sonrisa amable para luego retirarse y entrar al hospital de nuevo, dejando al peli plateado quieto en el mismo sitio. Elevó su mirada para volver a observar la ventana que daba a tu habitación sintiendo un pequeño alivio en su corazón.

Kakashi: si, tienes razón Tsunade-sama, ella no debería regresar sola a su casa.

Comentó a la vez que una leve sonrisa se formaba en su rostro bajo esa máscara.

Tras unas cuantas horas por fin estabas preparada para salir de ese lugar. Te habías puesto uno de los tantos atuendos que Shizune y Sakura habían ido a comprar expresamente para ti. Este traje consistía en unos pantalones que llegaban por mitad del muslo de color negro, una camiseta de tirantes del mismo color y por encima otra holgada de color blanca, esta camiseta era de tirantes más gordos que llegaban hasta la cadera dejando una V por delante y otra exactamente por detrás que llegaba hasta la cadera y gracias a la camiseta de tirantes negra no sea veía nada fuera de lo normal.
Tomaste la mochila que contenía un par de mudas más, te dirigiste a la puerta de la habitación con intención de salir, pero al abrir la puerta te encontraste de frente con la Hokage.

Tú: Tsunade, me ha asustado.

Tsunade: no era mi intención, quería acompañarte a la salida después de todo no olvides que no debes realizar ningún esfuerzo y cargar con la maleta es precisamente eso.

Explicó a la vez que tomaba la maleta y comenzaba a caminar por el pasillo. La seguiste intentando refutar su explicación.

Tú: esa maleta no pesa nada así que no es ningún sobre esfuerzo.

Tsunade: soy tu médica, así que tienes que hacer caso a lo que te digo.

Tú: está bien, pero usted no debería salir del hospital, ¿cómo cree que llevaré la maleta hasta mi apartamento?

Tsunade: ya he pensado en eso, alguien te está esperando fuera, o más vale que sea así si no quiere vérselas conmigo.

Tú: ¿de quién estás hablando?

Preguntaste bastante intrigada por todo ese misterio que se estaba trayendo aquella rubia. Viste como se había parado justo delante de la puerta principal, seguiste su acción, ahora estabas enfrente de ella viendo esa sonrisa en sus labios. Te tendió la maleta para que la tomaras a la vez que hablaba.

Tsunade: bien, creo que puedes llevarla durante el minuto que te llevará salir y llegar hasta el ninja que te está esperando fuera para acompañarte.

Tú: no quiero tener que molestar a nadie Tsunade-sama y mucho menos a un ninja. Seguro que tiene cosas más importantes que hacer.

Le confesaste tomando la pequeña bolsa de mano entre tus manos.

Tsunade: no es ninguna molestia, lo hará encantado aparte de que es la persona que te dije que sería tu vecino. Así que realmente le pilla de camino, anda, ahora sal y ten paciencia.

Concluyó dando media vuelta alejándose de ti caminando, pero antes de estar demasiado lejos volvió a hablar.

Tsunade: deberías aprovechar ese trayecto para explicarle todo y arreglar las cosas.

Ese comentario te llamó la atención, volteaste la mirada para poder preguntar a qué se estaba refiriendo, pero ella ya se encontraba demasiado lejos. No sabías qué quería decir, o más bien no estabas segura de sí se estaba refiriendo a la misma persona que tenías en mente.
El caso es que solo había una manera de comprobarlo.

Diste un largo suspiro, saliste por la puerta principal, sin embargo, nada más hacerlo la luz del sol que te daba en todos los ojos te impidió ver con claridad durante unos segundos, segundos en los cuales cerraste levemente tus ojos para evitar el daño. Pudiste percatarte de que junto a una de las columnas que formaban parte de la valla que rodeaba el hospital había alguien apoyado. Alguien que nada más verte se incorporó y se acercó lentamente a ti.

Elevaste una de tus manos hasta la altura de tus ojos con la intención de darles sombra y ver de quién se trataba. Cuando conseguiste vislumbrar a ese hombre que ya estaba delante de ti. Se inclinó un poco para rozar la mano en la cual tenías la bolsa, seguidamente te la arrebató con cuidado. Seguías en la misma posición, bajaste tu mano lentamente, el silencio aún persistía entre ambos.

Tú: gracias.

Pronunciaste cuidadosamente apartando la mirada un tanto entristecida.

¿?: no hay de qué, Tsunade me dijo que te daría el alta esta tarde y como somos vecinos creí que sería buena idea que fuera yo quién te acompañara.


..................................... continuará .....................................


Muchas gracias por comentar el anterior cap nayeli one, también al resto que leen, espero que les haya gustado!
    mushashi
   21/03/17 17:30 | Última edición: 21/03/17 17:30

Buaaa que cap tan mas triste,me entristesieron muchas ecenas y a la vez me dejaron con muchas dudas eh intrigas,ahora que sucedera? Estare anciosa por la conti

    jailin_uchiha
   04/04/17 17:41 | Última edición: 04/04/17 17:41

Me FASCINO el cap, las palabras que le dijo si fueron muy fuertes, estaré esperando ansiosa la conti