Quédate conmigo 13
  Autor/a: Lhatatakeuchi
  Visitas: 31
  Fecha: 20/04/17 20:57
  Última edición: 20/04/17 20:57
Fanfics > Relatos - FanFics



 

Tú: gracias.

Pronunciaste cuidadosamente apartando la mirada un tanto entristecida.

¿?: no hay de qué, Tsunade me dijo que te daría el alta esta tarde y como somos vecinos creí que sería buena idea que fuera yo quién te acompañara.

Solo te limitaste a asentir y a continuación él dio media vuelta y comenzó a caminar seguido por ti a un metro de distancia.

Siempre en silencio.

Habían pasado 10 minutos donde todo seguía igual, él caminando con tu bolsa de mano, seguido por ti a un metro de distancia, desde el hospital nadie había dicho nada. Caminabais por las calles con algunas personas de por medio. Algunos establecimientos permanecían abiertos atendiendo a alguna gente, gente ignoraba por ambos.
Con cada paso más largo era el silencio y más oscuro se tornaba el cielo al ocultarse el sol. Con cada paso, más cerca de la que sería tu nueva casa, con cada paso mantenías la distancia sin proponértelo.

Tan absorta estabas en tus pensamientos que ni tan siquiera te percataste de que él se había detenido hasta que chocaste con su espalda.

Tú: lo siento, no me di cuenta.

El hombre se giró quedando de perfil, mirando a tu derecha. Observaste en la misma dirección que él para poder ver lo que él veía, se trataba de una vivienda.

¿?: éste será tu apartamento, el mío es el que está más adelante. En media hora pasaré a buscarte para ir a cenar puesto que no hay nada para cenar. A no ser que quieras cenar en mí casa.

Tú: gracias, pero no hace falta que te preocupes más por mí. Con que me hayas guiado hasta aquí y cargado con mi maleta es más que suficiente.

Agradeciste tomando tu bolsa de entre sus manos, pero la retuvo. Ahora estaba entre medio de los dos, tomada por ambos. Seguías mirando al suelo por otra parte su mirada estaba posada en ti.

¿?: si crees que eres una molestia...

Tú: no es necesario que acabes esa frase, creo que ya fueron suficientes verdades por hoy, Kakashi.

Sentencias elevando tu mirada entristecida para encontrarte con la suya. Tomaste la bolsa, diste media vuelta y entraste a tu apartamento gracias a las llaves que te habían proporcionado antes de salir de la habitación del hospital.

Entraste en él sin mirar atrás, realmente no querías hacerlo, no tenías el valor, valor para afrontar algo que no querías. Afrontar el hecho de que todas aquellas palabras que habían salido de la boca de Kakashi fueran ciertas. Nada más cerrar la puerta te apoyaste en ella, soltaste la bolsa que cayó en el suelo y te quedaste quieta sin mover ni tan siquiera un milímetro tus pies, los cuales estabas observando.
Por su parte Kakashi seguía estando en la calle, delante de la puerta de la que ahora era tu casa. Vio como la luz de la entrada se encendía, no escuchaba ningún ruido más. Se aproximó hasta estar justo delante de la puerta, elevó su mano para tocar en la puerta, pero a escasos centímetros de hacerlo se detuvo. Posó suavemente la mano en la puerta, a continuación, posó su frente. Suspiró pesadamente intentando calmar todos esos sentimientos que estaban en su interior, que luchaban por salir.

La luz de la entrada se apagó, Kakashi se separó de la puerta, pudo ver como a su izquierda se iluminaba la estancia, ahora ya te habías cambiado de habitación. Dio media vuelta y comenzó a caminar hacia su casa. Te dejaría tiempo para que inspeccionaras la nueva casa, o igual era tiempo que necesitaba él para pensar, pensar en cómo podía hablar contigo.

Por tu parte comenzaste a inspeccionar la casa, caminaste por la entrada que comunicaba con un largo pasillo, al final del cuál se encontraba una escalera que conducía a la parte de arriba de la casa.
Lo primero que observaste fue la estancia que había a tu izquierda, se trataba de un bonito y amplio salón. La puerta que estaba a la derecha conducía a una salita de estar, donde había una estantería justo enfrente de la puerta que comunicaba con el salón, a la izquierda con una gran ventana desde la que se podía ver la casa del vecino, es decir, de Kakashi. Entre la estantería y tú se encontraban 4 sofás colocados de manera que hacían un cuadrado y justo en el centro se hallaba una mesa con un hermoso jarrón lleno de flores. A la derecha había una puerta que conducía al pasillo, por la cual saliste.
Continuaste hasta el fondo del pasillo dándote cuenta de que a la izquierda había otra puerta que conducía a un gran baño. A la derecha se encontraban las escaleras que subían hasta el piso de arriba. Así que comenzaste a subir los escalones.
Al llegar arriba otro pequeño pasillo se extendía ante ti y al fondo un ventanal por donde entraba luz del exterior. A mano izquierda había dos puertas, a mano derecha había otra más. Volteaste lo suficiente viendo que había otra puerta más justo al lado de las escaleras. Puesto que era la más cercana diste media vuelta y entraste en ella. Pudiste ver que se trataba de otro baño, pero este era más grande que el del piso inferior. Cerraste la puerta y regresaste al punto de partida.
Tomaste la primera puerta a la izquierda, se trataba de una habitación mediana muy bonita. Con una cama en medio a la izquierda, contra la pared un gran armario. Una puerta enfrente de ti que comunicaba con el balcón. A la derecha enfrente de la cama se encontraba una gran cómoda de madera. Cerraste esa puerta para caminar un poco más y poder entrar en la segunda puerta a la izquierda. Era una habitación igual a la anterior, ambas se comunicaban a través del balcón.
Diste media vuelta para entrar en la última puerta a la derecha de las escaleras. Nada más entrar pudiste darte cuenta de que era mucho más grande que las anteriores. Esa era la habitación principal. A tu derecha se encontraban la cama en mitad de la pared, era una cama de matrimonio. Diste un par de pasos quedando en mitad de la habitación mirando hacia la cama, con la puerta principal a tu derecha. Al lado derecho de la cama se encontraba una pequeña mesilla de noche, al otro lado en la pared se abrían una gran ventana con cortinas de color azul claro, una ventana que ocupaba la mitad de la pared. En la otra mitad se encontraba el enorme armario donde podrías guardar tus cosas. Detrás de ti otra ventana más, o más bien una puerta que conducía a un balcón en el cual había una pequeña mesita y una silla a juego. Las cortinas eran del mismo color. Habías dado media vuelta para poder observar ese pequeño recoveco tan acogedor. Ahora a tu izquierda quedaba la puerta por donde habías entrado, y en el trozo de pared que había entre el balcón y la puerta había una cómoda.

La casa era muy acogedora, pensaste mientras bajabas de nuevo las escaleras acordándote de que todavía no lo habías visto todo. Nada más bajar las escaleras te pusiste en mitad del pasillo. Ahora la puerta de entrada quedaba enfrente de ti, el salón, la sala de estar y el baño a tu derecha, por tanto, las puertas de tu izquierda eran las que te quedaban por descubrir. Así que abriste la más cercana a las escaleras. Una vez dentro viste que ambas puertas conducían al mismo lugar, se trataba de una gran estancia que ocupaba toda esa mitad de la casa, se trataba de un comedor situado más a la derecha mientras que en el otro lado era una amplia cocina, ambas estancias separadas por una isla.
Lo primero que observaste fue el comedor, una gran mesa con unas cuantas sillas con algún mueble alrededor, la cocina era amplia cubría la pared desde la isla hasta el otro extremo en forma de L. Pero algo más captó tu atención, la cocina no cubría toda la pared que se encontraba a tu izquierda puesto que había una puerta corrediza de cristal. No podías saber a dónde conducía puesto que la noche se había apoderado de la luz natural y no se podía ver nada. Te acercaste lentamente y observaste que en la pared de tu izquierda había unos interruptores, interruptores que presionaste viendo como fuera de dicha estancia se encendían un montón de luces que rodeaban lo que había fuera. Abriste la puerta impresionada por tal hermosura, se trataba de un jardín. Jardín rodeado por una valla de madera al pie de la cual se encontraban unos pequeños farolillos de luz que eran los que iluminaban ese trozo de paraíso. Un pasillo de piedra rodeado de rosas se abría paso en mitad del césped, que conducía desde la puerta hasta mitad de éste, para luego abrirse y mostrar una mesa con algunas sillas bajo un toldo de color beige. Un poco más adelante ya en el borde del jardín un árbol que seguramente daba una agradable sombra durante el día. Lo cierto es que ese lugar era hermoso, como un pequeño trozo de paraíso donde sabías que disfrutarías de momentos de relax.
Una leve sonrisa se formó en tu rostro, apagaste las luces y seguidamente cerraste la puerta. Te percataste gracias al reloj que había en el comedor de que ya eran las 10 de la noche así que tendrías que comer algo. En ese instante recordaste lo que Kakashi había dicho, que no tenías nada en casa para comer. Y ya era demasiado tarde para ir a comprar algo de comida puesto que las tiendas estaban cerradas. Así que la única opción que te quedaba era ir a cenar fuera. Tomaste algo de dinero que guardaste en uno de tus bolsillos dispuesta a salir de casa. Con las llaves en la mano cerraste la puerta y te situaste en la calle para intentar encontrar algún puesto de comida para cenar, pero por desgracia en esa calle no había ninguno.

Suspiraste con algo de pesadez, sabías que tendrías que salir a la búsqueda y tu sentido de orientación no estaba demasiado afinado. Comenzaste a caminar por la calle durante unos cuantos minutos hasta que por fin tras algunas calles diste con algunos puestos de comida. Uno captó tu atención, sobre todo porque había una voz que habías reconocido que te estaba llamando.
Observaste dentro del restaurante viendo como una peli rosa no paraba de agitar su mano saludándote. Entraste en el restaurante y caminaste hasta la mesa donde se encontraba esa joven con algunas personas más, algunas conocidas para ti, otras eran rostros nuevos.

Tú: buenas noches.

Sakura: ¿qué estás haciendo por aquí (...)-chan?





.......................................... continuará ..........................................



Muchas gracias por leer y por comentar nayeli y jailin! siento si este capítulo ha sido muy aburrido con la explicación de la casa! gracias por leer chicas!
    mushashi
   21/04/17 23:46 | Última edición: 21/04/17 23:46

waaaaaaaaaaaaaaaaaa esta mas que impresionante me hiso sentir varias emociones y nu se que decir me dejas sinpalabras esta maravilloso el cap deveras,estare anciosa y pasiente por la siguente conti