Érase un cuento - Cap. 1 (uzumakimayra, Solange_Tsukinami, ZaherKaede, Aiko_S_Uchiha, AkashiSeijuuro, PortgasDAnn y Zohar-Stein)
  Autor/a: Kaiya-chanxD
  Visitas: 257
  Fecha: 22/07/17 03:00
  Última edición: 22/07/17 03:00
Fanfics > Relatos - FanFics



 

¡Oh, sí! ¡Un prólogo y un capítulo en un mes! ¡Sólo puede significar que tardaré una eternidad en volver a subir uno!
... Sólo bromeo, ya voy como por la mitad del segundo.
¡Espero que les guste, me esforcé un montón para hacerlo decente!
______________________________________________________________________________

Capítulo 1: Luna Radiante

-----------------------------------------

---------------------------

Ya habían pasado horas desde que el cielo había tomado un color oscuro que sólo era contrarrestado por la luz de la luna y las estrellas, y para todas las alumnas del Internado Femenino Tsuki era una señal clara de que había llegado la hora de dormir y prepararse para todo el ajetreo del día siguiente. Bueno, para todas, menos un grupo de cuatro chicas que había decidido tener una pequeña pijamada en uno de los amplios dormitorios para despejar el estrés que habían dejado tantas horas de preparación y ensayo.

Así que ahí estaban, dos ellas en bolsas de dormir esparcidas por el suelo, mientras que las otras estaban en sus respectivas camas.

- Ah~... ¡qué día! - Exclamó una de ellas, Solange, estirando sus brazos con una sonrisa de algún modo satisfecha, tanto por estar a punto de dormir como por saber que había dado lo mejor de sí en los ensayos finales. Su bolsa de dormir era esponjosa y tan cómoda que la hacía casi olvidarse de que andaba en el suelo.

- M’hpmh... - Pronunció Usagi, la mayor del grupo, mientras estaba concentrada en el dibujo que estaba haciendo, en él se mostraba una escena de baile entre una joven de cabello castaño y una criatura de pelaje oscuro. A diferencia de Solange, la cual yacía recostada en su bolsa de dormir, Usagi andaba sentada sobre el suyo.

- Ha sido un día muy largo, sí... - Escucharon a Eva hablar en voz impasible recostada en la cama, su rostro inexpresivo era enmarcado por su cabello negro y estaba encarando la única ventana, el reflejo de la luna se reflejaba en sus grandes ojos cafés. A pesar de su postura despreocupada, todas sabían que había estado esforzándose en todo el asunto del festival, incluso cuando a muchos no le pareciesen, aquellos que la conocían de cerca sabían decir lo responsable que en realidad era. - ¿Realmente creen que todo salga bien?

- ¡Oi, Eva, no vayas a ponerte de pesimista! - Usagi le reprochó, aunque cualquiera podía decir que por su sonrisa no estaba siendo del todo seria; en su regazo yacía el dibujo aún sin terminar, pero tal vez sería mejor dejarlo hasta ahí y continuarlo cuando estuviera sola.

Al obtener un papel protagónico al igual que casi todas sus amistades, Usagi había estado dejándose la piel en los ensayos, principalmente por lo estrictas que podían llegar a ser varias de las otras estudiantes, pero una cierta condición en las prácticas ocasionaban una mayor dificultad que habían estado tratando de compensar con trabajo duro. Era molesto, pero necesario para evitar dejar su internado en ridículo.

La muchacha apartó su mirada de la luna para mirar a su interlocutora. - No me estoy “poniendo de pesimista”, sólo señalo los hechos.

- Ey, ahora que me acabo de dar cuenta... ¿alguna sabe dónde están Zohar y Ann? - Preguntó Solange de la nada, sus ojos cafés recorrieron la habitación en busca de las dos pelinegras, recién notaba la ausencia de la sonrisa macabra de Zohar o la pequeña y temblorosa figura de Ann.

- Creo que Zohar dijo algo de querer pasar la noche leyendo una de sus... revistas. - La voz fría de Aiko se hizo a escuchar desde la única otra cama, aunque era amistosa, a su manera. - Ya saben, le pedí que no se fuera a desvelar, pero una nunca sabe con ella.

- Yo le dije a Ann que se fuese a su propio dormitorio a descansar. - Eva decidió proveer la explicación. - Con lo mucho que le cuesta conciliar el sueño, es fácil decir que le sería aún más difícil estando con nosotras.

Las demás hicieron expresiones pensativas al oír eso. Podían ya imaginarse lo que estaría sucediendo con esas dos. Zohar probablemente estaría sentada en los escalones de alguna escalera del edificio con un manga hentai o yaoi o yuri (o todos al mismo tiempo) en las manos y a la mañana siguiente sería encontrada durmiendo como un oso sobre la misma escalera y abrazando el manga como si de su bebé se tratase o con el mismo cubriéndole el rostro. En cuanto a Ann, ella debería estar echada sobre su cama, observando el techo casi sin parpadear con sus ojos grises y con el cabello azabache todo revuelto sobre la almohada y apretando su pijama con las manos, todo el tiempo maldiciendo su metabolismo o cualquier otra cosa que pudiese causar su insomnio mientras su ojo izquierdo hace tic, a la mañana siguiente probablemente se la encontrarían con un curioso parecido a un zombie salvo que en lugar de buscar cerebros, ella buscaría café o bebidas energética... o tal vez haya decidido ignorar a Eva y preferido desvelarse jugando con su PSP, de cualquier modo, el resultado final sería el mismo: una zombie adicta al café y a las bebidas energéticas.

El silencio se extendió un poco más hasta que Aiko decidió romperlo, no deseaba importunar a sus acompañantes, pero sentía que era necesario hacerle una mención.

- Ustedes... ¿cómo creen que sean los chicos? - Sus ojos oscuros observaron a las otras en busca de alguna respuesta, pero sólo se encontraron con algo similar a inseguridad.

Usagi y Solange se miraron una a la otra y entonces voltearon a ver a Eva quien permanecía en su cama observando el techo sin ninguna expresión, algo que alimentaba sus curiosidades, pero decidieron que era mejor no preguntarle al respecto.

- ¿Los chicos? ¿Te refieres a los del Internado Taiyou? - Tomando el asentimiento de cabeza de Aiko como una señal para continuar, Solange decidió proseguir. - Es extraño que nunca nos hayan dado permiso para ensayar con ellos, eso hará todo más difícil, ¿no se supone que deberían habernos dejado acostumbrarnos a tenerlos al lado durante las obras?

- Bueno, deberíamos darle el crédito a Zohar, como somos sus amigas, ella nos ayudó a ensayar vistiéndose como hombre para reemplazarlos. - Usagi comentó, llevándose una mano hacia su pálida mejilla mientras recordaba los ensayos.

- Sí, Zohar lo hizo, estoy agradecida con ella por hacerlo aún cuando tenía un papel propio que aprenderse... aunque no creo que ponerse un bigote falso y decir cosas sucias al oído sea de mucha ayuda. - Era curioso cómo Eva era capaz de mantener una expresión tan indiferente mientras decía algo tan bizarro.

- Cierto... pobre Ann, ella tuvo que llevarse la peor parte. - A pesar de haber estado murmurando, todas alcanzaron a oír las palabras de Solange y no pudieron estar más de acuerdo.

Varias veces la habían visto forcejear con Zohar o huir de ella, todo por culpa de una escena de beso, nadie sabía si Zohar hablaba en serio cuando insistía en que debía ser practicada o si sólo estaba bromeando, aunque conociéndola tal vez podría haberlo estado haciendo para ver qué tanto podría durarle la energía de sus bebidas en situaciones que requiriesen de un alto contenido de la misma. Todas estaban agradecidas con que en ninguno de sus papeles estuvieran obligadas a besar a alguien, pero Ann no tenía tanta suerte, aunque Zohar también estaba exagerando considerando que la idea era que los besos fuesen fingidos. Ciertamente Ann debía de haber sido la más feliz cuando los ensayos acabaron, algo extraño teniendo en cuenta que ese día se había mantenido con un rostro impasible.

- No creo que esos chicos tengan cualquier cosa especial. - Añadió Usagi, cortando el hilo de pensamiento. - Quiero decir, ¿no que sólo los veremos una vez? Ni siquiera estudiamos en el mismo internado y nunca nos dejan salir fuera de las vacaciones e incluso así igual podemos optar por quedarnos.

- Es verdad. - Solange volvió a intervenir antes de sonreír ampliamente y con un brillo de diversión en los ojos. - ¡Sólo reza porque no sean igual que Zohar y estarás bien!

Aiko la miró en silencio, entonces asintió y dirigió su vista a otro lado; no necesitaba a un pervertido y, considerando que en su obra tendría que andar rodeada de chicos, sería bastante problemático si resultaban así, más aún si tenían alguna clase de fetiche por los pechos grandes, en ese caso la pobre estaría perdida.
Claro, nadie, ni Solange o Usagi le iban a decir que estando en el escenario era, de hecho, una buena situación para esos chicos si eran unos pervertidos. ¡Por supuesto! De hecho, si alguna de las dos fuese unos chicos aprovechados (porque, de ser unas pervertidas, ya lo eran, sólo que de clóset) que estudiasen en el Internado Taiyou y estuviesen en la misma situación de tener que actuar en una obra con unas chicas del Internado Tsuki podrían desatar limitadamente sus perversiones en ellas, sí, una chica normal en una obra normal armaría un escándalo si algo así le sucedía, pero en el caso de ellas si decían una palabra, lo único que obtendrían sería un regaño. Su internado estaba muy obsesionado con el prestigio, si metían la pata en uno de sus actos públicos, serían castigadas. Claro, ninguna de las dos les iban a revelar eso, no, se preocuparían demasiado, aunque conociendo a Eva, ella decidiría mandar todo al diablo y probar sus habilidades de pelea en esos chicos, Aiko probablemente haría lo mismo, con la única diferencia de tal vez convertir el objeto más cercano en un arma de dolor. Síp, estaban más preocupadas por los chicos del Internado Taiyou que por sus amigas.

- ¡Igual si les intentan hacer algo, ustedes podrían darles un golpe bajo! - Usagi les aconsejó. - Oí que esos les duele tanto a ellos como a nosotras nos duelen en el pecho, y ya deberías saber lo que se siente, Aiko... tú no, Eva, tú no tienes pechos. - Los ojos oscuros de Usagi miró el rostro inexpresivo de Eva en busca de alguna reacción a su comentario.

Eureka.

- ¿Cómo que no tengo pechos? - Eva la miró ofendida y llevó una mano sobre su (plano) pecho. La pelinegra era completamente consciente de ello, pero a cualquiera le heriría su orgullo de mujer si se lo señalaban.

- Oh, sí. - Los ojos de Solange se iluminaron al ver una oportunidad para reírse un poco. - Ahora que lo pienso; Eva, ¿cómo se siente tener de compañera de dormitorio a la Srta. Pechos aquí presente? - Una risa se escapó de Usagi al oír esto.

- Los míos no son tan grandes. - Aiko las fulminó con la mirada.

- Aiko, tienes más pechonalidad que cualquiera de nosotras, ¡también eres mucho más alta! ¿Es que el tamaño de los pechos de alguien es directamente proporcional a su altura?

- Vamos, Usagi, ya suenas como la profesora de matemáticas, sabes lo mal que me va en esa materia. - Solange casi parecía hacer puchero mientras se quejaba de su problema. - Como compartimos dormitorio, podrías ayudarme con eso, pero a ti simplemente no te gusta la escuela.

- En nuestro dormitorio, la escuela es un tema tabú. Recuérdalo.

- Ah me hubiese gustado tener a Eva o Aiko de compañera... no, esperen, ¿saben qué? No quisiera a Eva, ella podría meterme en problemas por andar escondiendo hierbas.

- Estoy justo aquí. - El rostro en blanco de Eva volvió a aparecer, para disgusto de Usagi quien había logrado hacer que expresara algo que no fuese... eh, nada.

- Soy su compañera, puedo decir con toda seguridad que nadie nunca ha encontrado cualquier cosa aquí, ni siquiera ustedes. - Aiko decidió apoyar a su amiga.

A diferencia de su compañera de cuarto, Aiko no era una consumidora de esa clase de sustancias, de hecho, estaba bastante segura de nunca haber tocado o consumido droga que no fuese en forma de medicamento, así que Eva prefería mantener a la mencionada lo más lejos posible de esa parte de sus cosas, Aiko miraba hierba en raras ocasiones y casi no sabía de los lugares donde Eva podía esconderla.

- ¿No hay drogas por aquí? - Preguntó Usagi, mirándolas tan confundida como Solange.

- Sólo están escondidas.

- Si no podemos salir del instituto, ¿de dónde las consigues?

- Magia. - Eva les estaba tomando el pelo, lo sabían, pero también sabían que tal vez era mejor no enterarse.

Todas, incluyendo a Zohar y Ann, eran conscientes de los gustos de Eva e igual la trataban como a una hermana mayor, por supuesto, muchas veces se preocupaban por su salud y le comentaban al respecto estando a solas, Eva valoraba su preocupación y aceptaba sus distintas opiniones, pero no planeaba dejarlas por ahora ni en algún futuro cercano.

- Bueno, ya es muy tarde y mañana será un día muy ocupado. - Señaló de pronto Eva, quizá porque quería cambiar de tema o quizá porque tenía sueño, nadie sabía decirlo. - Vamos a dormir. - Entonces se revolvió en su cama hasta estar bajo las mantas y en una posición confortable.

- ¿Qué? Pero si aún es muy temprano. - Solange se quejó, mirando cómo Aiko y Usagi obedecían, ella no era una fanática de recibir órdenes.

- Apaguen la luz. - Fue la única respuesta que obtuvo de Eva, a causa de que sus dos huéspedes en el suelo estaban más cerca del interruptor.

- Todavía tenemos mucho de qué hablar.

- Apaguen la luz.

- Mañana va a ser muy estresante, deberíamos aprovechar hoy para divertirnos.

- Apaguen la maldita luz.

- Okay, me callo.

Siendo que Solange era la que andaba aún más cerca del interruptor, era su trabajo salir de la comodidad de su bolsa de dormir y cumplir con la demanda de Eva.
Qué fastidio.

Cuando regresó al abrazo cariñoso de su amada bolsa, no pudo evitar notar que incluso con la luz apagada el dormitorio estaba bastante iluminado, bueno, al menos más de lo que se esperaría estando de noche, así que decidió comentarles este hecho a las demás.

- Bueno, hoy hay luna llena, ¿no? En noches así es normal que haya más luz que cuando anda en sus otras fases. - Aiko razonó, aunque una parte de ella sentía que esa no era toda la verdad.

- Aiko tiene razón, pero igual no se trata de algo que nos deba preocupar. - Sentenció Eva, en el fondo no estaba tan segura, pero ¿por qué? ¿Qué tenía de malo que la luna estuviese tan luminosa? La habían contemplado tantas veces, pero ni ella ni Aiko recordaban haberla visto así.

Solange dudó, pero al final decidió aceptarlo, Eva y Aiko eran de las personas más inteligentes que conocía, si decían que estaba bien, entonces era porque así estaba. Con todo y hizo, desde su posición en el suelo era capaz de tener una clara vista de una luna llena y brillante, había algo en esa vista que le decía que no estaba a salvo, ¿de qué no estaba a salvo? ¿De la luna? Era tonto, ¿qué podría querer una roca gigante a miles de kilómetros de distancia con ella?

- Pero es verdad que hay mucha luz, ¿está bien si cierro las cortinas? - Al no oír ninguna oposición, Usagi salió de su bolsa de dormir e hizo como dijo, no sin antes cerrar la ventana, desesperada por salir de la “mirada vigilante” de la luna.

Con eso, todas decidieron enfocarse en dormir.

-------------------------------------------------------------------------------------

En otro lugar lejano no-tan-lejano... en uno de los dormitorios del Internado Taiyou, sentado desde el borde su cama, Iván miró al cielo que se podía ver a través de la ventana. La luna se alzaba esplendorosa opacando a las estrellas y el firmamento en general. El chico podía jurar que estaba más brillante que nunca, pero como nunca antes le había prestado mucha atención tampoco era como si fuese un experto en el tema. Tal vez lo más inquietante y perturbador de todo era que esa esfera blanca se sentía como si fuese... un ojo, vigilándolo, observándolo, esperando el momento ideal para atacar, con la mirada clavándose en su cuerpo y acuchillando su alma.

Definitivamente se estaba volviendo loco.
Por el borde de su visión alcanzó a notar la figura recostada de su compañero de dormitorio, el cual yacía silencioso bajo las mantas, y se giró hacia él, decidiendo que tal vez no le vendría mal algo de conversación, ya saben, para ignorar pensamientos paranoicos sobre la luna y eso. A causa de la luz, podía distinguir que sus ojos estaban cerrados lo cual podía significar que estaba dormido o tratando de dormir.

- Ey, Oz. - Lo llamó, no muy alto como para despertar ni muy bajo como para no ser notado.

No obtuvo respuesta aparte de silencio, así que supuso que el rubio debía estar dormido o fingiendo estar dormido, como no quería interrumpir su sueño a sabiendas que mañana ambos tendrían un día ocupado y que de todas formas no tenía nada importante que decir, decidió dejarlo ser.

Suspiró resignado antes de acostarse en un intento de dormir, aunque no se sintiera del todo cansado. Todavía era temprano y tenía muchas cosas en la cabeza con todo el asunto de las obras, en especial la suya, y ahora también la luna estaba actuando sospechosamente rara, como si fuera posible en primer lugar.

Acerca de su obra... los ensayos habían sido un problema, había obtenido un protagónico en un cuento protagonizado por una mujer, normalmente no sería extraño algo así viniendo de un internado masculino donde no habían chicas para actuar los papeles de chicas y los varones debían tragarse el orgullo y actuar como una a falta de, bueno, chicas, peeero estaban en colaboración con uno femenino, cualquier chica de allá pudo haber recibido el papel sin problemas. Sin embargo, a causa de los movimientos recientes en defensa de la homosexualidad, el director del Internado Taiyou y la directora del Internado Tsuki se pusieron de acuerdo en cederle un papel femenino a un chico en señal de apoyo, solidaridad, respeto o lo que sea, así que escogieron el que menos apariciones tenía a sabiendas de que habrían quejas de padres y eso. A Iván no podría importarle menos todo el asunto de las obras y ese papel, pero sus “queridos” colegas estudiantes pensaban lo contrario y básicamente lo obligaron a tomar el papel (por lo bajo que era o algo), a Iván igual le daba lo mismo y lo aceptó porque el cuento le agradaba, hasta ahí bien.
Hasta ahí.

Como todos sabemos, siempre van a existir esas personas (imbéciles) que les gusta meterse con los demás (porque sí) y, sí, esas personas se encargaron personalmente de molestar a Iván, pero eligieron a la víctima que sabe pelear, algo que resultó mal para ellos (enfermería) y mal para Iván (detención) desde el primer día, incluso así esas personas (imbéciles) parecieran multiplicarse porque casi todos los días Iván recibió el mismo trato durante casi todos los días y, en algún punto, decidió resignarse y que no valía la pena recibir detención durante el resto del año escolar, así que empezó a tratar de ignorarlos o a sacar paciencia de ni-Dios-sabrá-dónde, lo cual resultaba algunos días y no en otros, pero era mejor que sólo detención todos los días. Más de una ocasión Iván se preguntaba si sus padres se habían llegado a enterar de sus problemas recientes y, en caso de que así fuese, si estaban decepcionados de él; había llegado a ese internado por, resumiendo, mal comportamiento y porque sus padres tenían la esperanza de que estar ahí le sirviese para mejorar su conducta e Iván, bueno, él había decidido tratar de cumplir con eso, quería a sus padres y hasta ese punto de su vida sólo los había logrado preocupar más de lo que un chico normalmente haría, pero era difícil si los otros chicos se burlaban de ti por ser “una Bella Durmiente”.
Por fortuna Oz y muchos otros no se burlaron también porque, si no, habría perdido la cabeza.

Ah, cierto, otra razón por la que fue difícil ensayar era porque no tenía ni idea de quién haría del Príncipe Felipe y, por lo tanto, nunca tuvo la oportunidad de ensayar sus partes donde él aparece (las cuales eran casi todo su guión) juntos. Oz le había tratado de consolar, por así decirlo, diciéndole que él ya conocía a su coprotagonista y que era una persona muy agradable y eso, así que Iván no sabía que tan tranquilo podría estar con todo el asunto. Era gracioso, se imaginaba que las chicas del Internado Tsuki estarían igual que él, pero en el caso de ellas era porque estudiaban en lugares distintos que nunca permitieron ensayar todos juntos, en el suyo era porque su horario y el de su coestrella chocaban totalmente, al parecer su clase de 1ro tenía todos sus ratos libres cuando su clase de 3ro estaba ocupada y viceversa, y cuando estaban ambos libres era muy tarde como para hacer cualquier cosa, lo mismo parecía ocurrir con el chico que hacía el papel de Maléfica, pero su falta no era tan notable ya que Aurora y Maléfica (o Maleficent, para evitar decir “Maléfico”, qué horror) nunca parecían dialogar juntas (o juntos en su caso). Problemático y aún así no había nada que hacer al respecto.

De la nada, se sintió extremadamente adormilado.

- (Esto es raro, ¡si hace un segundo ni siquiera estaba cansado!) - Pensó con alarma. - (Es tan innatural y forzado, no puede ser bueno, ¡tengo que hacer algo!).
No podía permitirse morir, no ahí, no luego de pasar meses de martirio por una obra que al final no hará, no con sus padres esperando verlo mejor que nunca la próxima vez que se vean. Miró hacia la luna por alguna razón que ni él mismo sabía y entonces volteó a ver a Oz que seguía dormido. Quiso levantarse e ir hacia él para sacudirlo y pedirle ayuda, no le gustaba la idea de que eso implicase que tuviese que depender de su compañero, igual era mejor que morir de la nada, pero su cuerpo había dejado de responderle, en su lugar, yacía paralizado e incluso su respiración era pausada en contraste con su agitación interna.

Era espantoso, ¿de verdad iba a morir?

¿Así de la nada?

Quiso hacer un último intento gritándole al chico a escasos metros con la esperanza de que eso fuese lo suficiente como para despertarlo, pero al abrir la boca su voz apenas logró salir débilmente.

- O... z...
---------------------------------------------------------------------------------

De vuelta a la habitación con las cuatro chicas, una brisa repentina entró por la ventana y el fuerte sonido de algo cayendo al suelo se escuchó, alertando a las adormiladas muchachas.

- ¡¿Qué fue eso?! - Exclamó Usagi, enderezándose sobre su bolsa de dormir y haciendo que las demás la imitasen. Quiso buscar con la mirada la fuente del ruido, pero sus ojos cafés se clavaron en la ventana y las cortinas que había cerrado hace minutos, ¿alguien las había abierto? ¿Cuándo?

- Algo se cayó, creo, pero ¿dónde está? - Solange trató de ayudar, pero estaba tan adormilada que ni siquiera notó el asunto de la ventana, o quizás sólo estaba siendo tan distraída como siempre.

- Me parece que lo veo. - Murmuró Eva, notando la presencia de un objeto en el suelo frente a la estantería gracias a la luz lunar. - No se preocupen, yo voy.

Colocando sus pies descansos sobre el suelo alfombrado, la pelinegra avanzó hacia el objeto rectangular, un libro, era simple lógica si estaba frente a la estantería, pero de todas formas decidió llevarlo a la mesa junto a su cama donde tenía una lámpara.

- Voy a cerrar la ventana. - La voz de Aiko perturbó el silencio mientras salía de su cama. Eva la miró y a la ventana y recordó que Usagi la había cerrado junto con las cortinas antes.

- (Tal vez no la cerró bien) - Prefirió pensar.

Después de todo, ¿qué otra explicación había? Si alguien la hubiese abierto, entonces ¿no debería haber un intruso ahí o al menos escuchado cuando trató de forzar la cerradura de la puerta bajo llave? ¿No habían estado todas de acuerdo con mantener las cerradas? ¿Para qué alguna de ellas quería abrirlas, entonces? Además, ¿no deberían haber oído pasos? Aunque era cierto que el suelo estaba cubierto de alfombra y eso debía bastar para neutralizar esa clase de sonido, aunque no hubiese ayudado en nada cuando el libro cayó.

Quizás lo mejor era no pensar en eso y centrar en lo que llevaba consigo. Había intentado ver la cubierta para identificarlo, pero no tenía imágenes distintivas y su cubierta y título eran tan oscuros y de colores tan similares que era difícil distinguir las letras.
Cuando llegó junto a su cama, Aiko ya había cerrado la ventana junto con las cortinas, pero no importaba ya que un momento después Eva encendió su lámpara y acercó el libro a su luz. Era marrón oscuro y las letras del título eran negras, pero no se parecía ni llamaba como cualquier otro libro que tuviesen ella o Aiko.

- (¿“Libro de Cuentos”?) - No pudo evitar alzar una ceja ante un título tan directo y... malo.

Eva tenía muchos libros bajo su posesión, pero recordaría bastante bien tener uno así y estaba segura de que ese no era suyo. Siendo la persona clase de persona que era, cuando surgió el asunto de las obras y obtuvo su papel de Caperucita Roja, se dedicó a investigar al respecto, averiguó varias cosas sobre el cuento que la dejaron impresionada y otras tantas que no, recordaba que era su favorito de cuando era niña y cuando al ya ser grande e investigar no podía creerse que un cuento tan inocente pudiese tener versiones tan grotescas, aunque a ella en lo personal no le afectase tanto como a otros, de hecho, la existencia de esas versiones la hacían ver que esa historia tenía bastante potencial (y que los padres de antes debían de disfrutar causarles pesadillas a sus hijos). En toda su búsqueda por información, nunca se había topado con ese libro, estaba segura, aunque tal vez pudiese ser de Aiko.

- ¿Qué tienes ahí, Eva? - Hablando de la reina de Roma...

- Un libro, ¿es tuyo? - Decidió preguntarle de una vez, no había nada de malo en hacerlo.

- ... - La pelinegra lo miró un momento, antes de acercarse más para verlo mejor, pero luego de unos segundos su ceño se frunció. - No, no es mío, y si te tomaste el tiempo para preguntarme, entonces tampoco es tuyo... mmn... ¿no será de las otras? Vienen a veces por aquí y tal vez alguna haya decidido dejárnoslo o quizás lo olvidó y lo hayamos guardado junto a los demás sin prestarle atención.

- ... Les preguntaré mañana, no quisiera tener un libro suyo así sin más, entonces se lo devolveré a su dueña o lo llevaré a la biblioteca si no la encuentro.

- Me parece bien, así otras tendrán la oportunidad de leerlo. Es muy caritativo de tu parte.

Eva prefirió ignorar eso último y Aiko no dijo otra cosa antes de ir de regreso a su cama, pero la curiosidad pudo más que Eva y abrió el libro para poder espiar su contenido, incluso a sabiendas del título obvio. La primera página poseía un símbolo extraño, algo similar a dos medias lunas blancas cuyas puntas se tocaban dentro de un anillo blanco y con el espacio entre ellas gris oscuro y el restante de gris claro, Eva nunca lo había visto antes, pero lo ignoró y pasó a la siguiente página. Blanca. No había nada en ella, pero sabía que era normal que los libros tuviesen una página en blanco, lo hacían apropósito para que los autores pudiesen firmar ahí en caso de realizar autógrafos. La siguiente también estaba en blanco, esto la hizo fruncir un poco los labios, pero pasó a la siguiente. Blanca.

Siguiente. Blanca.

Siguiente. Blanca.

Harta, pasó rápidamente las páginas y se encontró con que todas y cada una estaban en blanco, la única diferente era la primera con el símbolo desconocido.

- (Qué libro tan raro) - Pensó, colocándolo sobre la mesa junto a su lámpara. La cosa ya había causado suficientes problemas, no merecía más atención.

Apagó la lámpara y se recostó en la cama decidida a dormir, todas las demás vieron eso y decidieron relajarse también. Ya no tendrían más problemas, ¿verdad?

---------------------------------------------------

La silueta de un ser invisible se adentró por la ventana, su largo cabello blanco resaltaba bajo la luz de la luna y tan pronto como sus ojos carmesíes se posaron en las figuras durmientes casi soltó un suspiro de alivio. Kaiya casi había concluido la primera fase de su misión, pero igual estaba algo molesta por tener que estar obligada a hacer ese trabajo en primer lugar.
Previamente había tenido que recolectar los espíritus, por así decirlo, de otros tres adolescentes. Sí. Iván Romanov quien estaba en una ubicación algo alejada de ahí y dos chicas, Ann Bergmann y Zohar Baal Stein, que estaban en el mismo edificio. Había recibido unos polvos del sueño de parte de su superior, así que cuando vio que ninguno de los tres colaborada en dormir, no tuvo otro remedio más que rociarlos en ellos.

- (Creo hay una leyenda similar a esto en alguna parte del mundo) - Pensó, y se relajó al ver que al menos ese grupo sí estaba dormido.

Los polvos del sueño no eran tan relajantes como uno pudiera esperarse, al contrario, sus víctimas caían en un sueño forzado que iniciaba con un cansancio extremo repentino seguido de parálisis, entonces el cuerpo comenzaba a trabajar despacio como si ya estuvieran dormidos y finalmente eran obligadas a dormir sin sueño alguno, se trataba de algo angustiante para aquellos que desconocían la situación en la que se encontraban y sintió pena por los tres que había tenido que rociar, pero órdenes eran órdenes. Al menos esas cuatro se ahorraron el malestar.

El plan era que ellas fuesen las últimas para no tener que cargar con sus espíritus, además de que su jefa había enviado el portal transdimensional a ese lugar, hablando de esa cosa, ¿dónde andaba?

- Oh, ahí está. - Murmuró al verlo sobre una mesa junto a la cama de Eva Yibek, aunque no era necesario hablar en voz baja considerando que incluso si gritaba ninguna de ellas sería capaz de escucharla.

Tomó el portal o, bueno, el libro y lo llevó hasta colocarlo en el suelo casi entre Usagi Uchiha y Solange Tsukinami de modo que pudiese recibir toda la luz lunar posible, y lo abrió revelando el símbolo de la primera página, sabiendo de antemano que las otras estarían en blanco. Curioso aspecto el que su jefa decidió darle, pero ¿quién era ella para cuestionar sus decisiones?
Se apartó a sí misma del camino de la luz y se posicionó a sí misma más hacia el lado de la cama de Aiko Uchiha. Una vez que todo andaba listo, se quitó un collar que tenía tres pequeñas esferas blancas y las retiró para entonces colocarlas en el centro del símbolo, cualquiera habría pensado que eran unas simples perlas, pero se trataban de los contenedores de los espíritus de los tres jóvenes de antes. No necesitaba hacerle lo mismo a las cuatro, ya que el libro podía encargarse por sí mismo de eso.

Dirigió una mirada hacia la luna que se encontraba alta y poderosa en medio del firmamento nocturno.

- La luna está radiante hoy. - Kaiya hizo una pequeña pausa, contemplándola un poco más, antes de regresar su atención hacia el libro. - Supongo que decidió liberar parte de su poder para esta noche.

Se posicionó de rodillas, juntó las palmas de sus manos y cerró los ojos para entonar una plegaria que activase el portal.

Mientras rezaba una luz tan blanca que podía rivalizar con su vestido y sus alas emplumadas fue surgiendo del libro, hasta finalmente cubrir toda la habitación cegadoramente, pero se trataba de una vista que hubiese sido imposible de ver para el ojo humano común.

Cuando la luz lo engulló todo, las páginas del libro se movieron para dar inicio al primer capítulo. El título del primer cuento apareció como si un ente invisible lo hubiese escrito.

----------------------------------------------------------------------------------

Una vez que volvió a abrir los ojos, Kaiya se encontró arrodillada en un lugar completamente negro y junto a ella estaba una columna blanca y gigante. Usando sus emplumadas alas para ir a la cima de la columna sólo para encontrarse con que era más bien un pedestal que sostenía el mismo libro-portal de hace un momento y estaba abierto en el primer capítulo, pero que sólo tenía escrito el título. El libro era ahora más grande que ella, pero Kaiya era consciente de eso era porque había sido encogida.

El sonido de pasos acercándose alcanzó sus oídos haciéndola girar hacia la fuente. Era una chica de quince años con cabello negro hasta un poco por debajo de los hombros, sus ojos cafés eran enmarcados por unas ojeras que contrastaban con su piel pálida, ella estaba usando un pijama negro, pero le faltaban zapatos, a Kaiya no le interesaba eso considerando que por sí misma tampoco usaba zapatos y, además, ¿quién dormía con los zapatos puestos?

- (Creo que es más baja que yo en mi altura normal)

La humana parecía una gigante a su lado, pero eso era porque en ese momento la albina dudaba mucho que alcanzase siquiera los 10cm de altura, normalmente mediría unos 160cm y esa chica parecía estar alrededor de los 155cm, aunque también podía estar equivocada considerando que nunca fue buena en temas de longitud. Con sus quince años era también más joven que ella al tener diecisiete.

La gente más baja y joven siempre le hacían sentir que debía protegerles... excepto si eran idiotas que no merecían nada, lo que causaba que se preguntase qué clase de persona sería Solange Tsukinami.

- ¿Eh? ¿Qué es esto? - Solange habló consigo misma al ver el pedestal con un libro abierto casi en blanco y con una pequeña luz brillante flotando encima de él.
Kaiya parpadeó y entonces se dio cuenta de que, en efecto, al ser tan pequeña y resplandecer tanto, no sería de extrañar que la muchacha no notase que era un ser vivo y no sólo una clase de esfera luminosa. Tomó una respiración profunda antes de volar hacia la pelinegra, lista para recitar las palabras que le había dicho que tenía que decir.

- ¡Bienvenida, Solange! - Saludó, acercándose como para que la chica notase sin duda que quien le estaba hablando era ella.

- ¿Qu...? ¡AHHH! ¡Una luciérnaga mutante me habla! - Los gritos casi hicieron que Kaiya dejase de volar, pero fue capaz de evitarlo.

- ¿Luciérnaga? ¡No soy ningún bicho! ¡Soy un hada! - Se aproximó a la pelinegra para que pudiese distinguir su pequeña figura entre el brillo que irradiaba de ella.

Solange parpadeó, no sabiendo qué decir exactamente cuando vio a una pequeña muchacha alada tan cerca de su rostro. El cabello de Kaiya era blanco y largo hasta cubrir toda su espalda, sus ojos eran rojos y su piel pálida, su vestido también era blanco, el cual se ceñía a su torso y era suelo a partir de sus caderas llegándole hasta un poco llegándole hasta un poco por debajo de las rodillas y tenía un cuello tortuga con algo de encaje plateado, y acerca de sus dos alas... la luz no le permitía verlas, pero parecían ser blancas.

- A ti... realmente te gusta el blanco, ¿no? - Solange le sonrió nerviosa, sintiéndose repentinamente tímida al estar ante una completa extraña (en ambos sentidos).
Kaiya permaneció callada y miró a la chica ante ella como si fuese un unicornio.

- Bueno, ¿a ti te gusta el negro? - Kaiya le respondió, volando más cerca de su pijama y cabello de dicho color.
La verdad era que no negaba que toda su paleta de colores fuese básicamente blanco y rojo, pero prefería evitar el asunto.

- ... Touché.

- Gracias. - El hada le sonrió satisfecha apartándose, entonces puso una expresión seria en su rostro. - Ahora escúchame, tú y tus amigas están en peligro.

- ¿Eh? ¿Cómo que en peligro? Espera, ¿esto no es un sueño?

- Tal vez no me expliqué bien... no es un peligro-peligro, es más un... peligro como en problema, sí. - Kaiya asintió con la cabeza, satisfecha con su explicación, entonces regresó su atención a Solange y frunció el ceño. - Estamos en un sueño, tienes razón, pero eso no hace menos importante lo que te voy a decir.
Solange miró confundida al hada ante ella.

- Verás, por ciertas razones un ser poderoso y mágico, vamos a llamarle "Eso", ha decidido encerrarlas a ti y a tus amigas en los confines de sus sueños y no las va a dejar salir a la realidad a menos de que ustedes complazcan sus... exigencias.

Esta vez la pelinegra abrió mucho los ojos, a pesar de que su vista esta dirigida hacia Kaiya, no la estaba mirando a ella sino un punto en el vacío. Sus labios se separaron levemente y por un momento el hada se cuestionó en qué estaba pensando con exactitud esa humana para lucir tan horrorizada.

- No... ¡no puede ser! - Exclamó la muchacha llevándose las manos al rostro.

- Luces espantada, no te preocupes, no es tan grave, ni siquiera debería ser doloroso. - Trató de tranquilizarla, Kaiya realmente no entendía cuál era el problema con ella. - Cálmate, hace un segundo estabas bien y todo.

- ¡No me voy a calmar! ¡¿Cómo podría hacerlo?!

- ¡Necesitas estar tranquila! ¡No podrás llegar a nada si te pones así!

- ¡¿Cómo puedo estar tranquila si tengo que cumplir los caprichos sexuales de alguna cosa mágica rara?!

...

...

...

- ... ¿Qué...? Mis estrellas, Solange, ¿de qué estás hablando ahora? ¡No me refería a eso! ¡Ni siquiera me dejaste terminar! - Reclamó sintiendo calor en sus mejillas, ¿cuál era el problema de los humanos? - Lo que "Eso" pide es que actúen para él.

- ... ¿Ah? Entonces ¿no voy a ser violada ni nada? ¿"Duro contra el muro"?

- No entiendo a qué te refieres con lo último, pero no. - Con un suspiro prosiguió a explicar. - Básicamente tienen que montar unas obras de teatro para "Eso", eso es lo que harán mañana, ¿no? ¿Hacer unas obras? "Eso" desea que le hagan lo mismo, sólo que de un modo realista.

- ¿Realista?

- Sí, en resumen estarán en la piel de sus papeles. Sólo hagan su parte y podrán despertar.

- ¿Y si no queremos?

- El sueño continuará de todas formas, estarán atrapadas en él lo quieran o no, y si no cumplen, harán lo mismo que hacen cuando un ensayo va mal: comenzar de nuevo. De ustedes depende cuánto tiempo estén en el sueño.

- ¿Eh? No es como si nos pudiesen obligar a algo así.

- Oh, eso no es lo que "Eso" opina, pero estoy aquí para ayudarlas, "Eso" me envió con ustedes para asegurar su éxito, conmigo como guía esto debería ser fácil.
Solange retrocedió un paso y la miró insegura.

- ¿Cómo sé que podemos confiar en ti? Eres cómplice de esa cosa. - Kaiya parpadeó ante la pregunta, no estaba ofendida ni nada, de hecho la había estado esperando desde el principio.

- No lo saben, pero tampoco tienen opción. - Se encogió de hombros, no que Solange pudiese notar eso a causa de la luz y la distancia que no ayudaba en nada. - Yo estoy en una situación bastante similar, "Eso" no me dejará salir hasta que acaben con su encargo, me conviene que logren salir.

Kaiya notó cómo Solange no parecía del todo convencida y no pudo evitar sonreír ante la situación en la que se encontraban.

- Te lo explicaré mejor más tarde, cuando tú y las demás se hayan adentrado más en el sueño.

Su sonrisa no alcanzaba sus ojos.

- Por ahora, lo que más necesitas saber es que, a menos de que cumplan, no hay manera de escapar.

Solange quiso decirle que dejara de hablar como alguna clase de yandere, pero fue interrumpida por una luz siendo emitida por el libro en el pedestal.

- Parece que ya ha comenzado. - Murmuró Kaiya para sí misma antes de voltear a ver a Solange y acercarse lo suficiente como para permitirle verla.

El cabello, la piel, el vestido y las alas parecían fundirse con el blanco la luz que irradiaba de ella y del libro, lo que más resaltaba a la vista eran sus ojos rojos y sus labios rosados curvados en una sonrisa algo vacía.

- ¡Espero que estés preparada, Cenicienta~!

Y por un momento todo lo que Solange vio fue blanco que pronto se volvió negro.

-----------

Kaiya cerró los ojos y por un momento se permitió a sí misma recordar lo que "Eso" le había ordenado hacer.

"No puedes decirles qué eres, Kaiya, no hay problema si das tu nombre, pero tu verdadera identidad debe permanecer escondida."

"¿Qué pasa si preguntan?"

"Entonces diles que eres un hada."

Había mentido, tenía que, eso no la hacía mala, ¿verdad?

"¿Qué respondo acerca de cómo acabaron allí?"

"No les hables sobre mí, en mi lugar, diles que algo, un 'Eso', usó sus poderes para utilizarlos como su propio 'teatro viviente' personal."

Los seres como ella no mentían, debían ser siempre buenos y puros.

"¿Les hablo acerca de... ellos?"

"Ni siquiera lo pienses. Si los presionas a unirse, no funcionará, todo debe ser natural."

Había mentido porque ella se lo pidió, ¿no era peor desobedecer que decir unas cuantas mentiras blancas?

"Todo ahí será real, incluso el peligro..."

"No necesitan saber sobre eso, sólo diles que están en un sueño, no les digas que es la vida real."

No había nada de malo en ella, ¿cierto?

"Si alguno muere... ¿qué pasará?"

"... Lo reviviré o lo dejaré así, depende de si es un humano divertido o no."

"P-pero... ¿no es eso malo? ¿No que tienen tu bendición?"

"Eso no es importante, tengo el poder para jugar con las vidas de la gente, así que ¿por qué no usarlo? Piensa en los humanos como si fuesen juguetes... ¿qué ocurre con un juguete cuando ya no te sirve?"

Ella no había hecho nada malo.

"Mi pequeña Kaiya, cuando un juguete deja de ser divertido..."

¿Verdad?

"... te deshaces de él."

...
..
.

- Por favor, te ruego que no les lastimes.

______________________________________________________________________________

¡¡¡EL FIN!!!
Del capítulo 1, al menos.

Por fin lo publiqué, no es que haya pasado mucho tiempo entre esto y el prólogo, pero está bastante largo, y fue gracioso porque, ¿saben? Cuando comencé a escribir esto me dije a mí misma: "¡Okay! Voy a hacer corto el primer capítulo y me enfocaré en hacer el segundo capítulo largo ya que es cuando inicia el primer cuento (y quiero hacer capítulos largos para todos los principios de cada capítulo), así estaré relajado" pero, nooo, una cosa llevó a otra y este monstruo surgió.
¡Espero que les haya gustado! No sé si estoy satisfecha, aunque probablemente tenga que ver con el hecho de que estoy algo agotada luego de escribir tanto (me asusté cuando vi que tenía más de cinco páginas de Word).
Oh, cierto, la imagen de arriba es el símbolo que aparece en el libro.
Cualquier comentario, crítica, duda, opinión o sugerencia pueden hacérmelo saber.
Saber que están leyendo esto me llena de determinación.
También si no hay algo que no les satisface, me encantaría saberlo.

¡Pregunta rápida! Quiero hacerla para asegurarme de no meter la pata en el segundo capítulo, también pueden considerar esto un pequeñísimo spolier de lo que viene, no tienen la obligación de responder, pero si no lo hacen, lo tomaré como mejor me convenga para el fic.

¿Cuál es su reacción (o la de su personaje, ya entienden) ante animales como ratas? Sé que hay quienes pusieron que les gustan los animales, pero una cosa es un gatito y otra muy diferente es una rata que puede traer enfermedades y eso.
¿Son del tipo que se asustan y huyen, arman un escándalo, actúan como si nada, tratan de matarla o qué? ¿Qué harían si una rata les tocase?

Bueno, eso es todo les voy a dejar el link del prólogo, sé que para ahora mismo se puede encontrar fácilmente en la lista de temas recientes, pero prefiero asegurarme.
http://fanfics.frikitest.com/_rase_un_cuento___Pr_logo__uzumakimayra__Solange_Tsukinami__ZaherKaede__Aiko_S_Uchiha_y_AkashiSeijuuro__Necesito_fichas__3-pid-158496.html
Les recomiendo leerlo, pero, como dije antes, no hay ninguna obligación de hacerlo.

¡Nos leemos! :3
    PortgasDAnn
   22/07/17 04:02 | Última edición: 22/07/17 04:02

A huevo, el ZoharxAnnxZohar es canon \ :v /

ok no

Me ha encantado el capítulo, amo cuando son largos 7u7

Osea, Zohar leyendo yaoi, me imagino es un HisokaxIllumi :v

Sobre la pregunta: A mi no me darian miedo ni nada las ratitas, más que nada me dan lastima por andar viviendo en alcantarillas y eso. ;-;
cualquier animal me gusta, menos las cucarachas :u

Deseo leer la conti. Cenicienta +_+

Todas somos pervertidas (?

    Kaiya-chanxD
   22/07/17 05:16 | Última edición: 22/07/17 05:16

Jajajajajaja (ZoharxAnnxZohar), muchas gracias, nee!
A mí también me gusta cuando un capítulo es largo, los cortos siempre me dejan con ganas, pero no estoy segura de que en este caso le haya hecho bien a mi salud mental porque, bueno, para la quinta página ya estaba aterrada y cuando llegué a la doceava estaba casi rogando piedad.
Voy por lo que vendría siendo la mitad del segundo capítulo, así que supongo que no debería tardarme mucho, pero tampoco es que sea muy confiable, como cuando me digo "voy a hacer algo corto" y al final hago 15 páginas.

Supuse que no te darían miedo (las cucarachas son inaguantables), mis instintos de mujer me lo decían.

Tienes razón! Es cierto que (casi) todas son unas pervertidas: Ann, Usagi, Solange y Zohar (tú). Así que los chistes al respecto apenas han comenzado.

    Solange_Tsukinami
   22/07/17 20:23 | Última edición: 22/07/17 20:26

Lo ame XD jajajaja-aplaude-

Creo que es hora de entrar en panico ok no :'v se que voy a hacer algo mal XD :'v

Me encanto :'v todo se me hizo muy divertido XD el yuri :v

Respondiendo a tu pregunta:

La verdad no me asustaria ni nada XD se me arian medio tiernas o nose :v pero tambien recordaria como mi gato se comio una rata entera.... :'v pobre rata

Ahora mi pregunta para ti es...

¿Te casarias conmigo?-le guiña un ojo-

Ok no XD ignora eso plis :v nos vemos en el siguiente cap~ nwn

    Aiko_S_Uchiha
   22/07/17 21:24 | Última edición: 22/07/17 21:27

me gusto el cap, captaste mi esencia aunque en el mundo real... soy la más baja de mis amigas y la que tiene más pechonalidad un día dijimos que si fuéramos hombres las tetas fueran proporcionales al pene y dijeron que yo las jodía a todas :v
PD.- yo también soy pervertida pero solo con las personas de confianza (con mis amigas) cuando me peleo con ellas me hacen cosquillas y soy muy cosquilluda y para que paraen les apretó las tetas y cuando me pongo a golpear gente les doy nalgadas (toma en cuenta que estamos en la esc.) medio mundo me cree lesbiana en la esc. yo en lo personal no se si soy heterosexual o bisexual, creo que soy bisexual no se pero weno no importa.
en cuanto a tu pregunta pues no me dan miedo prefiero estar lejos de ellas pero no es como que quiera matarlas o me ponga como loca yo no tocaría una rata jamás salvo que sea una mascota o una persona transformada en rata, si pasan a mi lado o roza mi cuerpo esta bien pero por mi misma no soy de tocarlas cuidadito y caigan en mis tetas >:v algo me dice que harás eso en el caso de que lo hagas sinceramente la saco y la tiro (hablando de entre ellas, sobre la ropa pues me sorprendo un tanto pero la bajo tranquilamente) , excepto que sea lo que ya mencione antes bueno creo que es todo bye espero la coni

    uzumakimayra
   22/07/17 21:58 | Última edición: 22/07/17 21:58

XD jajaja :"v deos mio como me rei estuvo muy bueno

me mato lo del pervertidas de closet XD y tambien lo de la zombie en busca de café y bebidas energeticas

:v cenicienta solange limpia mi vestido ok no XD :"V ah mi pequeña solange y sus sustos también fue gracioso

respondiendo a tu pregunta supongo :/
pos las ratas .... gritaria gaymente y luego trataria de matarla supongo :"v
pero pero :v si de esas ratitas bonitas que pueden tener de mascota la mimaria mucho x3

esperare el siguiente capitulo con muchisimas ansias

    Kaiya-chanxD
   22/07/17 22:53 | Última edición: 22/07/17 22:53

¡Muchas gracias, Solange-nee! Jeje, sobre el yuri, no estaba demasiado segura si incluirlo (aunque es más como una insinuación), pero creo que estuvo bien. En realidad estaba más atenta a leer tu respuesta porque tu sabes que Cenicienta se la pasa lidiando con ratones y eso...

¡Muchas gracias a ti también, Aiko-nee! ¿De verdad lo hice? Estaba preocupada cuando escribía acerca de ti porque en la ficha aparecías descrita como una persona fría y no estoy muy acostumbrada, me alegra haberlo hecho bien en este capítulo, realmente espero no equivocarme en los siguientes. Ya veo, así que tú también en esa categoría (hay que aceptarlo, todas tenemos a nuestra pervertida interior), como en la ficha no mencionaba nada al respecto, preferí irme por el camino de "nivel estándar de perversión", lo tendré en cuenta para lo que venga.

¿De verdad estuvo bueno, Usagi-nee? Síp, el fic tuvo varios momentos divertidos, incluso yo me reí mientras los escribía. La pobre Solange estará esclavizada para el siguiente capítulo (ok, no, pero casi).

¡Nos leemos!

    Zohar-Stein
   25/07/17 02:44 | Última edición: 25/07/17 02:44

Llegué tarde v':

When el Zohar x Ann se hace cannon 7uu7r
Oye si, esa loli será mía -le cae la ONU-


Por Dios que capítulo tan largo 😱😱 eso me encanta, amo los capítulos largos y bien explicados
Y las personalidades veo que las captaste bastante bien. O al menos el como me describirte me fascinó jaja 😂😂😂
Yo siempre haciendo tonterías y buscando cualquier pretexto pa vestirme de chico 😂😂😂😂

Y acosar a Ann 7u7 Jajaja por eso Hisoka y yo seremos buenos amigos v': (?)


Me encantó todo lo que pusiste, estaré esperando la continuación de esta hermosa historia😍😍😍😍

    Zohar-Stein
   25/07/17 02:57 | Última edición: 25/07/17 02:57

Que estúpida soy
Olvidé poner la respuesta a tu pregunta pues mija, te pondré mi reacción real cuando veo un roedor, insecto o cualquier otro animal

Que bonito 😍😍😍 -la tomo en manls-

Los animales no me dan asco o así, de hecho los callejeros les doy amor 😞😞 y me regalan porque dicen que me voy a enfermar alv

Y las ratas no me dan miedo
De hecho me parecen lindas por ser pequeñas bolitas de pelo adorables

Creo que lo único que me daría miedo serían las alturas, las personas con botargas y los teletubies
Fuera de esl nada v:

    Kaiya-chanxD
   25/07/17 07:00 | Última edición: 25/07/17 07:00

Me alegra que te haya gustado!
Lo siento si no tuviste una aparición como tal, pero cuando leí tu ficha decidí que iba más con la información que me diste si lo hacía que faltases a la pijamada y cubrir la ausencia con anécdotas (lo mismo pasó con Ann y así fue como nació el Zohar x Ann! *le pegan* ouch! Ok no)
Podía apostar a que resultaría así con lo de las ratas! Aunque no habría adivinado lo de las alturas, los hombres en botargas y *escalofrío* los teletubbies.
Gracias por tu respuesta! Ahora puedo ir escribiendo con más seguridad el segundo capítulo.