Érase un cuento - Cap. 2 (uzumakimayra, Solange_Tsukinami, ZaherKaede, Aiko_S_Uchiha, AkashiSeijuuro, PortgasDAnn y Zohar-Stein)
  Autor/a: Kaiya-chanxD
  Visitas: 173
  Fecha: 29/07/17 00:03
  Última edición: 29/07/17 00:03
Fanfics > Relatos - FanFics



 

¡Luego de una semana aquí está el capítulo 2 y el inicio del primer cuento!
Bueno, espero que les guste, lo cierto es que no sé qué más decirles.

______________________________________________________________________________

Capítulo 2: La Cenicienta

-----------------------------------------

---------------------------

Los rayos del sol atravesaban la ventana del ático, su luz dando directamente en el rostro durmiente de Solange hasta que decidió abrir sus ojos cafés. La claridad repentina la hizo cubrirlos con sus manos y un quejido escapó de sus labios. El sueño seguía sintiéndose pesado y era la primera vez que se sentía haber estado dormida tan profundamente. En su mente fueron apareciendo recuerdos de la extraña visión que había tenido después de irse a dormir la noche anterior.

“¡Espero que estés preparada, Cenicienta~!” esas fueron las palabras exactas del hada de cabello blanco y ojos rojos, pero tal vez lo más perturbador fue esa sonrisa que no denotaba nada bueno.

Fue un sueño un poco raro, pero tal vez era que le había estado dando demasiadas vueltas a todo el asunto de la obra. Hablando de la obra, ¿no era ese mismo día?

Antes de que pudiera siquiera terminar de procesar el pensamiento, una voz conocida la sacó de su nube: - ¡Levántate y brilla, sol!

... ¿Qué demo-...?

La joven Tsukinami podría jurar nunca haberse enderezado tan rápido en su vida, pero incluso así el hada albina consiguió esquivarla volando hacia atrás.

- ¡AHHH! ¡Tú! ¡¿Qué haces aquí?! - Las palabras salieron de Solange como si de un disparo se tratasen. Ojos muy abiertos centrados en la diminuta figura del hada ante ella, ¿no que ya había despertado o era que seguía durmiendo?

- ¿Por qué me hablas así? Tengo nombre, ¿sabes? - El hada hizo un puchero y se situó en el regazo de la pelinegra, sin dejar de mirar aquellos orbes marcados con ojeras. Volvió a sonreír como quien planea una travesura. - Por cierto, ¿cómo estuvo tu sueño, Cenicienta? Espero que muy bien porque acabaste durmiendo de más y tu familia no estará complacida contigo, pues, tú sabes, les molesta que su “sirvienta” esté tarde en sus quehaceres.

- ¿De qué estás hablando? - Solange frunció los labios, observando al ser mágico ante ella expectantemente, entonces la adolescente llegó a una conclusión. - ¡Oh! ¡Ya sé! Todo esto es una broma, ¿verdad? Tal vez de Usagi, a ella le gusta hacerlas, aunque nunca la había visto superarse de este modo y las suyas tienden a ser más bien verbales.

- ¿Broma? Jah, esto no es ninguna broma, Cenicienta o debo decir Solange Tsukinami, y no vayas a decir que es un sueño porque tampoco lo es. - El hada la observó con una mezcla entre reproche y humor. - ¿Por qué no miras a tu alrededor?

La muchacha le dio una mirada confundida antes de echarle un vistazo a su entorno, y fue entonces cuando notó que ese definitivamente no era su dormitorio. No sabía decir dónde andaba fuera del hecho de que el lugar no se encontraba en las mejores condiciones, estaba en una habitación grande hecha con tablas de madera y algunas rocas, pero podía distinguir el moho que corroía el sitio en algunas partes, además de parecía ser bastante viejo el sitio, ¿cómo era posible que no se hubiese dado cuenta de las corrientes frías que iban por todos lados? Parecía que alguien había estado esforzándose en hacerla lucir más confortable con al parecer pocos recursos, pero no quitaba el hecho de que la habitación siguiese estando lejos del ideal de un espacio cómodo, más con ese techo alto que lucía como si pudiese estar ocultando murciélagos.

Bueno, tal vez si ese era un sueño, entonces podría tratar de seguirle la corriente al hada por ahora.

- ¿Qué lugar es este? - Solange le preguntó a la pequeña albina mientras sus ojos cafés trataban de absorber cada detalle.

- ¡Tu habitación, por supuesto! O más bien el ático, no es como si tu madrastra te fuese a dejar dormir en otro lugar de cualquier modo.

Okey, estaba teniendo un sueño sobre la Cenicienta, tal vez podría usar eso para divertirse un poco, pero había algo que no encajaba y era la criatura en su regazo, así que no dudó en preguntar. - Entonces ¿quién eres tú? ¿Mi hada madrina? - Una sonrisa creció en sus labios, anticipando que quizá el comentario la molestaría.

Y claro que la molestó.

- ¿Tu hada madrina? ¡Claro que no! - El hada infló las mejillas mientras un ligero rubor las teñía, sus orbes rojos se clavaron en los cafés más grandes y, separándose del regazo de Solange, tomó vuelo alrededor del ático, antes de detenerse con una pose genial. - ¡Soy Kaiya! ¡Seré tu guía y consejera durante tu tiempo en este mundo! - Claro, ella era demasiado pequeña y al volar el brillo de sus alas cubría todo su cuerpo, lástima que por eso (y otras cosas) no consiguiese impresionar a la Tsukinami. - ¿No recuerdas la explicación que te di?

- Oh, por un momento pensé que serías Campanita.

- ¡Que no!

Solange consideró que ya sería un buen momento para salir de la cama y recorrer su nuevo entorno y hogar, pero una vez que sus pies entraron en contacto con la fría madera del suelo se dio cuenta de que no sabía por dónde comenzar.

- Así que... Kaiya, como mi guía, ¿qué me aconsejarías hacer ahora? - Le preguntó al hada, al tiempo que usaba sus manos para peinar su relativamente corto cabello negro, lo cierto era que el ático no lucía como un lugar interesante del todo.

La albina colocó sus manos a ambos lados de sus caderas y miró a la más joven casi como si fuera una madre hablando con su hija pequeña. - Primero que nada debes alistarte e ir a cumplir tus deberes, si te apresuras, puede que no se den cuenta de tu retraso.

- - - - - - - - - - - - - - - - -

Solange frunció los labios mirando las bandejas en sus manos, le sorprendía que la que andaba en su cabeza no se hubiese caído en ese punto, pero Kaiya le había insistido en llevarlas todas al mismo tiempo para no demorarse más, así que ahora llevaba tres desayunos mientras iba por los pasillos de la mansión.

La pelinegra debía admitir que su día no había ido bien desde que comenzó, iniciando con su nueva e indeseada compañía mágica, luego con tener que ir a un pozo a recolectar agua llevando un pijama que nada le protegía del frío de la mañana sólo para poder darse un baño, entonces descubrir lo complicado que era ponerse uno de esos vestidos de la época pasada (lo curioso era que lucía idéntico al que se suponía que debía usar durante la obra), para más tarde ir haciendo tres desayunos diferentes sólo porque así dictaban los caprichos de su “familia”, fuera de eso tuvo que alimentar a los animales de la “granja”... bueno, en realidad la parte de los animales le encantó, el problema era que había tenido que hacerlo mientras hacía el desayuno, así que todo había sido muy apresurado por tener que asegurarse de no quemar la comida y la constante vocecita de cierta hada dándole órdenes.

Honestamente, ¿cómo se suponía que debía ser capaz de soportar a sus hermanastras y madrastra? Nunca le había gustado recibir órdenes y apenas podía hacerlo con Kaiya y sólo porque en el fondo sabía (suponía) que era por su propio bien, ¿cómo hacerlo cuando sabía que su familia la trataría como a alguna esclava?

- ¡Solange, deja de soñar despierta! ¡Ya llegamos! - Kaiya se atravesó en su camino, brazos cruzados sobre su pecho.

- ¿Uh? - La pelinegra parpadeó y entonces se dio cuenta de la puerta a su lado.

- Recuerda que eres Cenicienta, así que por nada del mundo respondas a sus provocaciones, ¿está bien? - Los ojos rojos observaron a Solange con sospecha y como si esperaran una respuesta: una promesa de no contraatacar.

Pese a darse cuenta de lo que Kaiya quería, la adolescente no estaba segura de ser capaz de cumplirlo, aún así soltó un zumbido entre sus labios cerrados que podría interpretarse como un “sí”, el hada albina la miró un momento con sus ojos entrecerrados hasta finalmente encogerse de hombros y darle espacio para entrar al dormitorio de quien se suponía era Anastasia, una de sus hermanastras.

El hada le abrió la puerta en vista de que la otra tenía las manos ocupadas y se quedó atrás en el pasillo mientras Solange entraba dándole un pequeño “gracias”. El lugar estaba oscuro siendo que las únicas luces que lo iluminaba eran la que provenía del pasillo y la puerta abierta, además de la que apenas podía traspasar la gruesa cortina que cubría la ventana. La pelinegra pudo haberse detenido a contemplar más el nuevo lugar si no hubiese sido porque su mirada se topó con la figura durmiendo en el lujoso lecho.

- (Esa cama hace lucir la mía como si fuese un ladrillo) - Pensó, justo antes de notar la mesita a un lado de donde dormía la dueña del dormitorio, tomándola como una señal, decidió colocar allí la bandeja que tenía el desayuno que sería para Anastasia.

Fue complicado hacerlo mientras balanceaba las otras dos bandejas, pero al final lo logró exitosamente, hasta que volteó a mirar a su hermanastra y casi se le volvieron a caer.

- ¡¿Christa?! - No pudo evitar exclamar al ver el rostro familiar y los cabellos blancos rosáceos. La conocía por haber obtenido el papel de Anastasia en la obra, realmente esperaba ver a otra persona que no fuese alguien que conociese, pero si ese era un sueño, tal vez no fuese tan malo.

La albina se revolvió entre las sábanas al escuchar el grito y abrió sus ojos carmesí antes de voltear a ver la persona que había perturbado su sueño. Solange siempre la veía con una expresión de algún modo nostálgico fuera de los ensayos, así que le sorprendió ver cómo su bonito rostro se había vuelto tan desdeñoso una vez que sus orbes rojos se encontraron con los cafés ante ella.

- ¿Cenicienta? ¿Qué crees que estás haciendo gritando aquí? ¿Es que no tienes respeto? - El veneno parecía gotear de su voz, a la vez que tomaba asiento en la cómoda cama.

Solange separó sus labios para dar algún tipo de respuesta, pero las palabras no le salían, tal vez fuese un producto de la timidez que solía sentir alrededor de las personas que no conocía bien, o tal vez aún siguiese sorprendida de oír algo así proviniendo de la usualmente callada Christa.

- ¿Entonces? ¿No vas a decir nada? - La peliblanca llevó sus manos a su largo cabello para acomodarlo y sus ojos se oscurecieron al aún no recibir respuesta. - ¡¿Realmente crees que puedes venir aquí a hacer lo que te venga en gana?! ¡Y cierra la boca si no vas a decir nada, que pareces un pez! - Christa entonces hizo una pausa, su mueca fue contorsionándose en una sonrisa fría. - Sí, un pez... un pez muy feo... ¡ahora vete de aquí si no quieres que le diga a Madre!

Solange cerró sus labios en una línea tensa y presionó sus dientes, su mano libre se hizo puño y la otra apretó su agarre la bandeja que sostenía hasta que sus nudillos se hicieron blancos, ¿de verdad tenía que soportar esa clase de trato? Era consciente de que Cenicienta era constantemente antagonizada por su “familia”, pero se sentía incluso peor de lo esperado estar en sus zapatos, ¡bueno, Cenicienta o no Cenicienta, no pensaba aguantarse eso!

Así que, demasiado enojada como para decir cualquier cosa, se fue rápido y en silencio de la habitación, sus pasos sonaron fuertes contra el suelo y no se detuvo ni un segundo por la bandeja cayó de su cabeza o el sonido de la cerámica rota o los gritos de Christa reclamándole. Con la mano libre azotó la puerta al cerrarla.

- ¡Pero ¿qué fue lo que hiciste?! - Le reclamó Kaiya en un susurro una vez que estuvieron a solas, las alas en su espalda se batían furiosamente. - ¡Escuché cómo el desayuno de tu madrastra se cayó! ¡¿Cuál es tu problema?! ¡TIENES que ser más cuidadosa! Menos mal que aún nos queda comida de sobra en la cocina, iré a preparar otro plato y cuando termines de llevar el que te queda, ve a buscar el de tu madrastra, ¡y no vuelvas a meter la pata!

Los ojos cafés fulminaron al hada mientras ésta se iba alejando en la dirección por la que habían venido antes de que pudiera decirle su opinión, ¡¿ella era la del problema?! ¡Fue culpa de Christa por haberle gritado así por algo tan pequeño! ¡¿Quién se molesta porque alguien te despierte?! Bueno, a Solange le gustaba dormir, pero tampoco iba a insultar a alguien sólo por despertarla accidentalmente, y su amiga Ann se molestaba cuando alguien la despertabaa, aunque eso era por lo mucho que le costaba dormir.

La muchacha resopló y miró la única bandeja que le quedaba, milagrosamente nada parecía haber sufrido daños y decidió que no le quedaba otra más que llevársela a “Drizella”, aunque ya tenía idea de quién podría ser su otra hermanastra...

- - - -

Sí, cuando entró a la otra habitación igual de oscura que la anterior, un par de orbes verdes y largo cabello violeta le comprobaron que su teoría era cierta. Cordelia estaba ya sentada y frotándose el sueño fuera de los ojos cuando Solange entró. La hermosa, aunque maliciosa joven estaba usando un camisón negro que contrastaba con el blanco de Christa, y su cabeza se dirigió directamente hacia “Cenicienta” con una sonrisa. Solange no sentía nada bueno sobre todo esto, aunque tal vez era porque ella y Cordelia ya se conocían al ser primas, aunque no de sangre, pero suponía que ese detalle de su relación no contaba ahí.

- Escuché los gritos de Christa, ¿qué pasó? - El modo en que Cordelia la miraba le envió señales de alerta a su cerebro, pero la Tsukinami simplemente lo ignoró y fue a dejar el desayuno de la pelivioleta.

- Se molestó conmigo. - Solange decidió responderle, quizá porque había notado que Cordelia estaba más dispuesta a burlarse de Christa que de ella.

Al oír su respuesta, la mayor rió, una risa que envió escalofríos por su espalda, para entonces mirarla con un brillo malvado en sus ojos verdes una vez que dejó la bandeja en su propia mesita junto a la cama.

- Cenicienta, - A pesar de que la palabra rodó por su lengua en un tono meloso, Solange podría jurar que más bien lo había dicho con un desdén tal que parecía escupir la palabra. - Christa siempre me ha parecido una bipolar, a veces es toda dócil y tranquila, pero entonces se altera de la nada, en especial contigo. - Hizo una corta pausa, entrecerrando sus ojos. - Sea lo que sea que hayas hecho, puedo decir que has amanecido más... rebelde. No me importa lo que hagas con mi hermana, pero... - Su expresión se tornó apática y totalmente insensible. - debes saber que yo no pienso tolerar ese tipo de comportamiento, mucho menos Madre lo hará.

Solange retrocedió un par de pasos, no porque estuviera asustada o nerviosa, sino por la mirada que Cordelia le lanzó, como si la misma no tuviera miedo de llevar a la ojicafé al borde de la muerte sólo para castigarla. Tomando esto como una señal, giró sobre sus talones y fue hacia la puerta, sólo para ser detenida por la risa de Cordelia al momento de poner su mano sobre el pomo.

- Por cierto, Cenicienta, espero que estés preparada para tu castigo. - De algún modo esa frase sonaba familiar.

Ignorando sus palabras, abrió la puerta y salió cerrándola tras de sí.

- - - - - - - -

- Ten, llévate esto y limítate a mantener la cabeza baja y aceptar lo que te diga cuando llegues con ella. Esta vez no iré contigo. - Le había dicho Kaiya cuando fue a recoger el último desayuno del día. - Tu madrastra puede actuar como si no le importase nada, pero se mucho preocupa por sus hijas y no dejará que lo que sea que haya ocurrido con Christa se quede así.

Solange recibió la bandeja e intentó contener una sonrisa al escuchar eso. Sabía bien quién resultaría ser su madrastra y también sabía lo poco y nada que se preocupaba por Cordelia y Christa en la realidad. Sin embargo Kaiya alcanzó a notar el modo en que los bordes de sus labios se alzaban y no pudo evitar mirar a la Tsukinami como si de un extraterrestre se tratase, ¿qué podía estar cruzando por su mente? No quería saberlo.

La adolescente dio media vuelta para regresar por donde había llegado, no sintiéndose del todo dispuesta a quedarse más tiempo y ser regañada por una criatura que era más pequeña que su mano, pero dicha criatura se sentía intranquila, incluso si la Cenicienta ante ella había hecho caso omiso de sus previas advertencias, no deseaba que fuese a terminar peor de lo estrictamente necesario.

- Solange.

La ojicafé parpadeó, no esperaba que el hada tuviese algo más que decir tan de pronto, pero de todas formas se giró levemente para verla por encima de su hombro.

- ¿Sí?

Desde donde estaba, apenas podía distinguir la figura de Kaiya en medio de la luz que irradiaba al volar, pero aún así por un momento pudo jurar ser capaz de distinguir unos ojos carmesíes que la observaban preocupados.

- Ten cuidado.

- - - - - - - -

De camino a la habitación de su madrastra se encontró con Cordelia de pie frente a su respectiva habitación, aún vestida con aquel elegante camisón negro. Ninguna de las dos dijo cualquier cosa, pero eso no detuvo a la pelivioleta de sonreírle misteriosamente a Solange, haciendo que un sentimiento de inseguridad creciese en su pecho, aún así la pelinegra decidió ignorarla y seguir con su camino, sintiendo los ojos verdes de su hermanastra clavados en su espalda.

A partir de ahí no tuvo que caminar casi nada gracias a que las habitaciones de Cordelia y su madrastra eran vecinas, tampoco tuvo que abrir la puerta por sí misma ya que de inmediato la misma se abrió mostrándole a Christa. La peliblanca parecía igual de enojada con ella que antes, pero esta vez tenía una sonrisa maliciosa.

- Ya vas a ver, Cenicienta. - Christa casi choca con ella apropósito, pero Solange se las arregló para salirse del camino antes de que pudiese tirar la bandeja al suelo.

La pelinegra contuvo un suspiro para entonces acercarse a la puerta que la separaba de ver el rostro familiar de su madrastra.

...

Ciertamente sería un largo día para Solange...

---------------------------------------------------------------

En otro lugar más cercano al castillo y en el corazón de la localidad donde residía nuestra Cenicienta...

- ¡Ahhh! ¡Algo me mordió! - Iván despertó abruptamente por un repentino y fuerte mordisco en su mano izquierda.

La verdad era que no estaba exactamente asustado ya que, bueno, ¿quién no se sorprendería por despertar siendo mordido por algo? Hablando de ese “algo”, ¿qué era exactamente...?

...

Oh,

Dios

Mío...

Una rata...

...

...

...

... *mordida*

- ¡SUÉLTAME! - Con una fuerte sacudida logró mandar a la cosa hacia la pared donde se golpeó.

Inmediatamente después el chico acercó su mano lastimada al nivel de sus ojos para inspeccionar los daños. Lo que menos necesitaban sus padres era enterarse de que había muerto en el condenado internado por contraer rabia o lo que sea porque una rata lo había mordido. Pero, viéndola de cerca, los dientes del animal no habían conseguido atravesar su piel y la marca que dejaron probablemente desaparecería en par de días como máximo.

Apenas tuvo tiempo de darse cuenta de esas cosas cuando una voz femenina lo sacó de su análisis. -Veo que despertaste, moreno~

Alzando un poco la vista, sus ojos negros cual noche se encontraron con unos rojos como la sangre causando que su propietaria ampliase aún más su (ya bastante perturbadora) sonrisa. La habitación en la que andaban sólo era iluminada por los rayos del sol que entraban por la ventana, incluso cuando las cortinas eran claras y ligeras, la madrugada hacía de su luz bastante débil, con todo y eso Iván fue capaz de distinguir su cabello hasta la mitad de la espalda de un intenso negro brillante lacio, aunque despeinado con un flequillo recto, su piel similar al tono del café con leche y estaba usando vestido ligero negro y rojo, además de una flor roja a un lado de la cabeza, y, por lo que podía suponer, debía ser más alta que él, aunque el hecho de que estuviese sentada no ayudaba en nada... ahora que lo pensaba, ¿cómo es que no se había dado cuenta de su presencia cuando la tenía a poco menos de un metro frente a él? Ah, cierto, la rata del infierno lo había mantenido ocupado.

- ¿Qué haces aquí? Esta es mi habitación y este es un internado de chicos, no deberías estar en este lugar, y, espera... ¿en dónde se metió Oz?

Por otro lado, Zohar no logró contenerse a sí misma de soltar una risita cuando escuchó la confusión prácticamente goteando en la voz y cubriendo por completo el rostro del desconocido ante ella. La verdad era que estaba igual de desorientada que él, pero prefería ocultarlo. Entonces observó por el borde de sus grandes ojos la rata que había chocado contra la pared y que ahora yacía en el suelo, sacudida por el impacto, y no pudo evitar sentirse mal por ello.

- ¡No deberías ser un abusivo, moreno! ¡Discúlpate con Rati-chan! - Le reclamó al chico a la par que se ponía de pie e iba a recoger al animal de pelaje gris oscuro.

Iván parpadeó al escuchar eso, ¿él, un abusivo? ¡Hace segundos esa rata estaba tratando de comerse su mano! Si esa chica realmente esperaba que se disculpase con esa cosa como si fuese alguna clase de persona, entonces debía andar loca.

Bufó y se cruzó de brazos, sintiéndose irritado por haber sido ignorado. - No evadas mi pregunta. - Le dijo mientras la mirada recoger a la criatura y cargarla como si de su bebé se tratase, en serio, ¿qué estaba mal en la cabeza de esa chica?

- ¡Qué malo eres! - Y la chica hizo un mohín infantil. Sí, estaba totalmente chafada. - Le pedí a Rati-chan que te despertase para ver cómo reaccionabas, ya sabes, un pequeño experimento. - Con su mano libre, pasó sus dedos a través del pelaje de la rata, igual que esos villanos con gatos. - Debo decir que estoy sorprendida por tu fuerza de lanzamiento, no esperaba eso viniendo de alguien tan enano como tú.

Mientras la veía riendo otra vez, Iván la fulminó con la mirada. Él estaba orgulloso de su fuerza, sin duda, y le encantaba sorprender a la gente con ella, lo que no le encantaba era tener a una completa extraña llamándole “enano”.

- Es suficiente, Zohar. - Una voz femenina lo interrumpió antes de que pudiese decirle cualquier cosa. - Dale un respiro al chico.

Mirando a su derecha Iván se encontró con una chica que los miraba inexpresivamente, sus ojos negros lucían irritados y marcados por unas leves ojeras, había algo en ella que se sentía familiar, pero Iván no recordaba de dónde. Al verla, Zohar hizo un pequeño puchero.

- Pero, Evi-chan, eso no fue lo que dijiste cuando quisiste meterte con Misi-chan.

- ¿Quién? ¿Amane? Ella se lo buscó.

- Creo recordar que Misa no te había hecho absolutamente nada. - La nueva voz pertenecía a una chica que se acercó lentamente a Eva.

Ella tenía un corto cabello negro azabache que llegaba casi hasta la altura de su barbilla y se veía despeinado, y sus ojos grises los contemplaban con indiferencia y aburrimiento pese a que se había tomado las molestias de intervenir en la plática, debajo de sus ojos estaban unas notables ojeras, su piel pálida parecía resaltar entre la oscuridad de la habitación y por el modo en que sus manos se aferraban a su vestido podía suponer que detestaba usarlo.

- ¿Ahora me vas a reprender, Ann? - Eva miró a la aludida sin cambiar su expresión, era difícil decir si estaba enojada o no, aunque no se veía del todo hostil hacia la pelinegra.

- Sólo decía, además ¿tienen idea de lo mucho que me cuesta conciliar el sueño? Pero igual les vale un reverendo pepino y se ponen a hablar como un grupo de viejas chismosas. Qué desconsiderados son.

- ¿Quiénes son unos desconsiderados? - Se acercó a Ann una nueva muchacha mientras trataba de peinar su cabello con sus dedos.

- Nadie, Aiko. - Respondió Eva de manera inmediata.

Aiko tenía el pelo ónix característico de su familia que caía por su espalda hasta incluso por debajo de su cintura y sus fríos ojos eran igual de negros, su piel pálida era acentuada por el resto de su el vestido que usaba resaltaba su figura alta y esbelta, además de sus generosos pechos.

- ¿Enserio? Me pareció haber escuchado a Ann regañarte, deberías hacerle caso, después de todo es nuestra senpai. - La Uchiha miró entre Eva y Ann.

- ¡Nadie es más senpai que yo! - Hablando de Uchiha... Usagi decidió que con tanta charla ya no sería capaz de continuar durmiendo y, como dicen, si no puedes con ellos, úneteles. - ¿Y este vestido? Con lo que no me gustan...

- El sentimiento es mutuo. - Ann le dirigió una mirada de resentimiento al vestido que llevaba puesto.

Iván las miró casi sintiendo un tic en uno de sus ojos.

- ¡Muy bien! ¿Ya terminaron de conversan? ¿Sí? Entonces, ¿qué es lo que hacen aquí? - El chico les preguntó, no entendiendo mucho de lo que estaba pasando, y las cinco chicas voltearon a verlo.

- La pregunta correcta sería que haces tú aquí, chico. - Recibió esa respuesta de Ann.

- ... Oh, espera, ¿realmente eres un chico? Eres tan pequeño... - La mayoría de sus amigas miraron a Usagi con sorpresa, ella no tendía a hablar con tanta libertad hacia desconocidos (o más bien casi no hablaba en absoluto), pero tal vez era porque estaba rodeada de conocidas o porque estaba muy distraída con ese divertido detalle.

- ...- Eva lo miró en silencio hasta que luego de unos segundos sus grandes ojos se abrieron con sorpresa. - ¿Mmn? Pero si tú eres... Iván, ¿cierto?

- ¿Eh? ¿Cómo es que sabes mi...? ¿Eva? - Los ojos negros de Iván se ampliaron al por fin reconocer a la chica que tenía delante. - ¡Eva! No te he visto desde hace mucho.

- ¡Evi-chan! ¿Por qué no dijiste nada de que tú e Ivi-chan ya se conocían? - Zohar le preguntó a Eva con cierto tono de reproche.

- No me había fijado lo suficiente en él, tampoco esperaba encontrármelo aquí de todos los lugares. - Se giró hacia el chico. - Me enteré de que habías sido arrestado otra vez, ¿por qué fue?

- Estaba... no, nada importante.- Eva lo miró unos momentos ante la respuesta tan vaga, pero prefirió asentir con la cabeza y dejarlo en paz. Si él no quería hablar sobre eso, entonces estaba bien.


- Nadie te había vuelto a ver desde entonces, ¿qué fue lo que sucedió contigo?

- Mis padres se preocuparon y me metieron al Internado Taiyou para ayudarme a mejorar mi conducta y eso, ya sabes, con la buena reputación que tiene.

- Eso lo explica. Mis tíos me inscribieron en el Internado Tsuki, creo que también esperan que cambie, pero mis hábitos siguen siendo los mismos realmente.

- ¿Sigues con las drogas? Yo las dejé, aunque reconozco que aún fumo y bebo cuando tengo oportunidad, he tratado de no hacerlo por mis padres, pero igual sigo cayendo.

- No he estado tanto en esa clase de cosas como tú.

Las demás los habían estado mirando con curiosidad, en especial dirigida hacia el chico de cabello como la noche, ¿significaba que él era algo así como Eva? Jamás se habían cruzado con alguno de sus amigos, de hecho, ella nunca les había hablado mucho al respecto, simplemente hace pequeñas insinuaciones de haberlos tenido, pero sin darles sus nombres ni nada.

- Esperen. - Los interrumpió Aiko, sus ojos eran serios, pero tenían cierto brillo de confusión. - Explíquennos que no entendemos muy bien lo que ocurre aquí.

- Ah, sí. Bueno, él es Iván Romanov, lo conocí cuando me la pasaba en los bajos mundos, un amigo en común nos presentó, pero no tuvimos mucha oportunidad de andar juntos por ahí.

- ¿Así que eres algo así como un “amigo de las calles” de Eva? - Le preguntó Ann luciendo algo aburrida. El chico se encogió de hombros.

- Supongo.

- Deja que te las presente. - Dijo Eva antes de mirar hacia sus amigas. - La chica de cabello castaño de ahí es Usagi Uchiha.

- Gusto en conocerte, Iván, perdón por haberme metido con tu altura, pero es que eres muy bajito... - Usagi miró hacia sus pies apenada. - Igual, casi ninguna de nosotras es alta.

- Está bien, no es la primera vez que me lo dicen. - Y estaba siendo honesto, recordaba que otros chicos del internado se lo habían dicho, además de haberse metido en peleas con gente que lo había llamado “enano”, así como esa chica de ojos rojos hizo.

- La que pareciese que se va a dormir en cualquier momento es Ann Bergmann.

- Mmn... ¿eh? Ah, sí, es... agradable conocerte. - Nadie sabía decir cuál era su razón para hacer esa pequeña pausa.

- Lo mismo digo, creo. - Iván también se sentía inseguro.

- La que anda con la rata es Zohar Baal Stein.

- ¡Ivi-chan, espero que me ayudes con mis experimentos! - Zohar le dio una sonrisa tétrica, casi psicópata.

- ¡Ni siquiera me molestaré en preguntar! - Iván no iba admitirlo jamás, pero desde que despertó había estado desarrollando un miedo hacia ella.

- La chica alta de ahí es mi compañera de dormitorio, Aiko Uchiha.

- ¿Tú y Usagi son parientes? - Le preguntó Iván, fijándose en sus apellidos similares, aunque su falta de similitud física lo hacía dudar, el único rasgo que parecían compartir era su piel pálida y aún así la de Usagi era más fantasmal.

- No. - Dijeron las dos al mismo tiempo, como si estuviesen de alguna manera acostumbradas y fastidiadas de escuchar eso.

- Y la chica que... - Eva buscó con la mirada a cierta mapache en cubierto, pero no parecía estar en ningún lado. - Esperen, ¿dónde está Solange?

Las cinco se miraron entre sí y luego a sus alrededores en busca de su amiga. Solange tendía a hablar mucho, no en el mal sentido, sino que le gustaba mucho charlar con sus amigas, aunque a veces terminaba acaparando la conversación, podría parecer extraño que no notasen la ausencia de una persona así, pero ella era también algo distraída y muchas veces se mantenía en silencio soñando despierta hasta que alguien la sacase de su nube, así que cuando no la escucharon unirse a la conversación, les pareció muy normal.

- ¿Y dónde estamos nosotras exactamente? - Preguntó Aiko, observando el lugar en el que no se había fijado antes.

- Pues están en mi... - La voz de Iván se cortó al ver sus alrededores, entonces frunció el ceño. - No, esperen, este no es mi dormitorio.

Todo el cuarto estaba cubierto con madera, lucía vieja y desgastada, con moho creciendo en algunas partes del techo y en las esquinas, además de algunas telarañas y grietas. Había algo de polvo, pero parecía como si alguien lo hubiese limpiado, aunque tampoco parecía como si hubiese hecho un buen trabajo. Era un lugar algo asfixiante para seis personas con sus techos bajos y pequeño espacio en general. Casi no tenía mucho mobiliario y el que tenía tampoco era muy bonito que se diga, la mayoría era lo que parecían ser camas improvisadas desperdigadas por el suelo cuyos “colchones” (si es que se le podía llamar así) estaban hechos de un conglomerado de sábanas tan frías como el suelo sobre el que andaban, las almohadas parecían ser sacos de papas rellenos de paja y las mantas se veían sucias y manchadas. Para lo demás, la habitación tenía un baúl antiguo, un espejo, una escoba, una ventana y dos puertas que guiaban a quién sabe dónde.

- Oh, ¿se supone que estuvimos durmiendo en esos? - Dijo Usagi en una pequeña exclamación, sorprendida por no haber amanecido con dolores severos en el cuerpo. - Es algo...

- Es un asco. - La cortó Eva, observando con ojos críticos que recorrieron el lugar. A ninguna le extrañó teniendo en cuenta que la pelinegra estaba acostumbrada a mantener su entorno ordenado, no era raro que no le gustasen los lugares que no entraban en esa categoría. - Y, ahora que lo pienso, Zohar, ¿qué se supone que haces con esa rata?

- ¡Su nombre es Rati-chan! - La ojirroja sonaba ofendida, como una niña a la que le acaban de insultar a su mascota. - La encontré saliendo de una de esas grietas y le di un baño allí. - Señaló una de las puertas. - Entonces despertó a Ivi-chan.

- ... ¿Sabes qué? Ni siquiera debí preguntar, sólo te voy a pedir que te deshagas de ella. Esas pestes sólo traen enfermedades y no pienso acabar en el hospital por uno de tus juegos.

- ¡Eres muy cruel! Puede que no tenga familia o un hogar, ¿y aún así quieres echarla?

- Exactamente.

Los ojos cafés casi negros de Eva se alzaban hacia arriba para clavarse en los de color rojo brillante de Zohar, ya que, bueno, la Yibek era 6cm más baja. Aún cuando parecía un concurso de miradas para demostrar cuál de las dos tenía mayor poderío o algo, Iván notó que aún así no había ningún rastro de desprecio o mala intención una hacia la otra.

- (Deben ser buenas amigas, entonces) - Durante su vida frecuentando las calles a menudo veía personas que se llamaban mejor amigos entre sí, pero cuando entraban en conflicto se miraban con odio digno de enemigos mortales.

- ¿E-eh...? - Todos se giraron hacia la fuente de la voz, incluso Eva y Zohar. Usagi estaba temblando y su ya de por sí pálido rostro parecía estar perdiendo sus colores. - ¿H-hay una... u-una r... rata a-aquí?

Los orbes cafés de la Uchiha se encontraron con los botones negros de la rata en brazos de Zohar, el contacto duró un par de segundos hasta que el animal movió las orejas e inmediatamente un grito agudo (gay) se escapó de los labios de la chica, aturdiendo a los demás en el cuarto.

- ¡AHHHHHHHHHHH! ¡UNA RATA! ¡AHHHH! ¡SÁQUENLA! ¡MÁTENLA! ¡QUÉMENLA! ¡ANTES DE QUE DEJE CRÍAS! - De pronto la escoba que yacía abandonada en un rincón se encontraba en las manos de Usagi y lo siguiente que supieron era que las manos de Zohar estaban vacías y una mancha gris oscura salió volando por la ventana.

Todos se mantuvieron en shock mientras miraban la ventana y Usagi se alejaba a otro lado del cuarto murmurando algo sobre tener que ir a quemar la escoba, pero ya no le estaban prestando atención a ella, demasiado preocupados por la posible reacción de la única ojirroja entre ellos.

Un chillido digno de una película de terror los sobresaltó y vieron la figura de Zohar correr hacia la ventana.

- ¡NOOOOOOOOOOOOOO! ¡MAMÁ VA EN CAMINO, RATI-CHAN! - Y con eso ella también salió por la ventana.

...

...

... ¿Qué diablos acababa de pasar?

- ¡¿QUÉ ES TODO ESTE ESCÁNDALO?! - Cualquier acción que pudiesen haber estado haciendo (ya sea mirar la ventana como si tuviese todas las respuestas o buscar algo con que quemar cierta escoba) fue interrumpida por una voz grave desconocida y la puerta abriéndose de golpe.

Los miembros restantes del grupo se giraron para ver a... ¿una mujer? Sí, una mujer, o al menos eso era lo que el (horrendo) vestido que llevaba puesto decía, ella era alta y, por si eso no fuera poco, también estaba algo (muy) subida de peso, su cabello estaba recogido y se veía casi tan grasiento como su piel, estaba bastante maquillada, pero eso no ocultaba la verruga que tenía sobre su labio inferior. Hay que señalar que ninguno de ellos la conocía.

- Usted. - Le respondió Ann con simplicidad, su rostro hace unos momentos mostraba sorpresa, pero ahora era tan monótona y aburrida que nadie podría haber predicho los acontecimientos pasados que había visto sólo con mirarla. - Y ese maquillaje no le sienta bien, por cierto.

- Ann tiene razón... en ambas cosas. - Eva asintió con la cabeza, sus ojos cafés miraban a la desconocida con un brillo casi calculador. - Usted es la que andaba gritando hace unos segundos.

- ¿Qué has venido a hacer aquí, mujer? - Iván la miró con alerta, como si estuviera listo para responder a cualquier provocación que les lanzase.

Por otro lado, las Uchiha no dijeron nada, Usagi evitaba el contacto visual y miraba tímidamente el suelo aún con la escoba en la mano, incómoda ante la presencia de la extraña, y Aiko mantenía sus ojos entrecerrados y fijos con frialdad en la mujer como tratando de determinar si era una amenaza. Y sobre ella, su expresión de enfado cambió brevemente a una de sorpresa, estaba incrédula al ser respondida así por los tres adolescentes (aunque Ann fuese técnicamente mayor de edad, pero eso no le importaba).

- ¡No se hagan los listos conmigo, mocosos! - Bramó, una vez se hubo recuperado de la sorpresa, el maquillaje les impedía ver su rostro sonrojado, pero el rubor consiguió esparcirse hasta sus orejas y cuello descubiertos. - ¡Son unos niños maleducados e ingratos, deberían saber su lugar y cómo tratar a los mayores!

Estaban confundidos, no entendían exactamente qué estaban haciendo ahí cuando la noche anterior estaban en su respectivo internado, entonces esa mujer llegó de la nada y los llamaba “ingratos”, ¿insinuaba que debían estar agradecidos con ella? ¿Por qué? ¿Por gritarles? ¿O era que... ese cuarto era propiedad suya?

- (No me digas que... ¡¿esta mujer nos secuestró?!) - Pensó Usagi abriendo los ojos como platos, casi soltando la escoba, y sintió el deseo de huir, pero no se atrevía, no con la mirada de la extraña perforándoles la cabeza. - (Es tan incómodo, ¿cuándo se va a ir?)

La Uchiha reunió valor para girar un poco la cabeza y echarles un vistazo a sus amigos, por el modo en que miraban a la mujer parecía que estaban esperando a que ella hiciese o dijese algo importante.

- Escuché gritos y ahora que acabo de llegar... ¿no falta una de ustedes? - Incluso cuando se suponía que estaba hablando con normalidad, su voz era tan fuerte que parecía retumbar contra las paredes.

Se miraron los unos a los otros y dudaron en si decirle o no acerca de que Zohar acababa de “huir” por la ventana, pero tal vez si lo hacían, entonces ella les diría sobre el lugar en donde andaban.

- ... Zohar salió por esa ventana persiguiendo a una rata. - Le dijo Aiko, una vez que todos lucieron de acuerdo con decirle.

- ¿Lo hizo? Esa niña siempre ha sido tan rara, a los hombres no les gustan las mujeres como ella... - Las chicas se sintieron como si les acabasen de golpear un nervio, Zohar nunca había sido un ejemplo de una típica adolescente y tal vez fueron sus excentricidades lo que la hicieron su amiga en primer lugar, aún así esa mujer estaba usando un tono muy despectivo al hablar de ella, como si despreciase esa cualidad suya.

- Será mejor que cuides tus palabras. - El rostro de Eva era helado y sólido como una roca en invierno.

- ¿Quién te has creído? Dudo que a los hombres les gusten las mujeres como tú. - El veneno parecía gotear de las palabras de Ann, miraba a la mujer con rabia danzando en sus ojos grises.

- ¡Es la verdad! ¡Además ¿quiénes son ustedes para hablarme de ese modo?! ¡Soy su jefa! - La mujer los fulminó con la mirada tanto como ellos a ella. - ¡Ahora, los quiero listos para trabajar en una hora! ¡Hay mucho por hacer!

Con eso, la desconocida salió, azotando la puerta detrás de sí, y con ella fuera la tensión pudo disiparse un poco. No entendían realmente lo que estaba pasando y lo último que les había dicho los había dejado más confundidos.

Ann chasqueó la lengua, su apariencia volviendo a ser aburrida y somnolienta como siempre- ¿Esa tipa nos cree sus empleados o qué?

- Tal vez podamos seguirle la corriente hasta que encontremos la forma de regresar. - Eva sugirió y ninguno mostró señales de oponerse, total, tampoco tenía alguna idea mejor. - En cuanto a Zohar, ella es más inteligente de lo que aparenta, estará bien.

- Mmn... este baúl está lleno de ropa antigua. - El comentario de Aiko llamó su atención y se giraron para verla junto a dicho objeto, ahora abierto, con un vestido en cada mano.

Ese lugar era sin duda extraño, no había una buena explicación a porqué habían acabado ahí o quién había sido aquella espantosa mujer.
Desde ese mismo momento deberían emprender su propia búsqueda para descubrir el misterio detrás de su paradero actual.

...

- ¡Pido el baño! - Usagi anunció, tomando unas prendas del baúl y corriendo hacia la puerta que la mujer de antes no había usado.
Gimieron, conscientes de que ahora tenían un baño que debían compartir entre los cinco (seis si contamos a la ausente Zohar).

---------------------------------------------------------

Ella siempre había tenido la habilidad de mentir. No era algo que hiciese para lastimar a los demás, pero para Solange Tsukinami engañar a otros diciendo mentira tras otra conservando a la vez una expresión intachable se trataba de algo tan simple como ser sincero, una característica que compartía con varias de sus amigas. Tal vez no era tanto algo de ella sino de los demás que no esperaban eso viniendo de alguien tan aparentemente seria. Quizás podría haber sido por observar al mayor de sus hermanos. Por otro lado, esa capacidad junto con su considerable gusto por la actuación debían hacer posible para la pelinegra ocultar sus emociones con suma facilidad, ¿verdad?
Tener que vivir con un par de hermanastras tan engreídas como mandonas y con una madrastra manipuladora debía de ser un juego de niños, ¿cierto?

¡La mentira y la actuación tenían que resultar en Solange interpretando su papel de Cenicienta a la perfección!

Pues NO, incluso con todo eso y las ideas que muchos se hacían de que fuera una descentrada, la quinceañera sabía muy bien que su paciencia con ellas no duraría mucho tiempo. No tardaría en llegar el momento en el que se hartase y, además, ¿qué no le decía que eso no era alguna especie de sueño increíblemente realista? ¿El hada? Pfft, no, el hada era probablemente lo menos creíble de todo el asunto.

- (Ahora que lo pienso... ¿dónde se metió?) - La última vez que había visto a Kaiya fue en la cocina y desde entonces no se la había vuelto a encontrar tras haber tenido aquella charla con su madrastra, ¿estaba enojada con ella y ahora no quería verla? Bueno, como quisiese, igual estaba demasiado ocupada como para tener tiempo para lidiar con alguien más, su madrastra se había asegurado de ello.

Sí, su madrastra, o Beatrix, estaba muy enojada con ella luego de haber tirado comida en el cuarto de Christa, Solange no lo había hecho a propósito, fue un accidente, pero a Beatrix eso no le importaba lo más mínimo.

La Tsukinami todavía podía recordar lo helado que se sentía el dormitorio de Beatrix y también daba la impresión de ser más oscuro que los de Christa y Cordelia. Cuando entró lo primero que notó fue la silueta de ella sentada en el cabezal de su cama y vistiendo un vestido rojo sangre, las sombras apenas le permitieron distinguir el amarillo del cabello que le caía sobre los hombros y el color azul profundo de sus ojos, así que lo primero que le dijo Beatrix fue que abriese las cortinas. Solange había hecho como la rubia se lo había pedido, pero sólo después de dejar la bandeja con el desayuno junto a su mesa, todo el tiempo sintiendo la mirada de la mujer como si pudiese ver hasta su alma y desentrañar los secretos que había guardado con más recelo, por muy dramático que sonase, y sintiéndose juzgada en silencio la pelinegra no pudo evitar realizar movimientos mucho más torpes de lo que quería.

Una vez que entró luz suficiente a la estancia, Solange se posicionó delante de la cama justo como Beatrix se lo había pedido, podía sentir a sus hermanastras espiando desde el otro lado de la puerta.

“Christa me contó lo que sucedió.” La ojiazul le había dicho mientras bebía de una taza de té que había estado en la bandeja. “Dijo que habías sido muy insolente con ella y que entonces tiraste comida y rompiste vajillas como una maniática sobre el suelo de su habitación.”

“¡Ella fue la que me-!” En un breve momento de valor, intentó explicarle que Christa la había insultado y que lo último sólo fue un accidente, pero Beatrix la interrumpió con un movimiento de su mano.

“No te he dado permiso para hablar.” Su voz era como un puñal, fría y cortante.

Hizo una pausa para tomar un sorbo de té y Solange tomó ese momento para admirar la elegancia con que lo hacía, en la vida real Beatrix era otra estudiante del Internado Tsuki y no necesariamente malvada, de hecho, muchas la admiraban por su gracia y belleza; la única otra persona que Solange conocía que fuese capaz de mantener un aire elegante en cada cosa que hiciese era su amiga Eva.

“Por supuesto, eres consciente que no pienso tolerar esa clase de comportamiento siendo dirigido hacia una de mis hijas, mucho menos si viene de ti.” Sus ojos eran como el acero, duros e insensibles. “¿Cómo te atreves? Luego de que te cuidé como a mi sangre después de que tu padre falleció en uno de sus viajes, aún con el dolor de perder a alguien tan querido para mí, tú vienes con esa actitud a atacar a Christa.”

Solange sabía lo suficiente como para caer en esos engaños, la madrastra de Cenicienta no se había casado con su padre por amor sino por dinero y/o por reputación (Eva le había dicho alguna vez que en el pasado las madres solteras eran mal vistas, incluso si eran viudas), incluso después de algún tiempo ella seguía sin amarlo y lo mismo hacía él, y cuando murió ella se dedicó a hacerle la vida imposible a Cenicienta con total libertad al no tener al padre para defenderla, a sus ojos Cenicienta no era más que una sirvienta hija del esposo al que nunca había logrado amar y del cual no lamentó su muerte por otra cosa que no fuese que él era el que generaba los ingresos de la familia y, una vez ido, ya no podría obtener más dinero para mantenerse. Con todo y hizo, Cenicienta jamás llegó a odiar a su madrastra.

“Yo... lo lamento, Madrastra.” Solange le dijo, una vez recordó aquel detalle de su papel, Cenicienta siempre fue bondadosa. “No fue mi intención ofenderlas a usted o a Christa.” Tal vez era hora de intentar actuar como debía, quizá entonces podría acabar con todo antes.
“Ahora que es que apenas comienza, Cenicienta.” Y cuánta razón tenía.

Luego de eso Beatrix le dio una lista ridículamente larga de los deberes y encargos que tendría hacer a lo largo de la mansión y algunos en el pueblo cercano, todo antes de que el día acabase. Al salir de la habitación, Solange se topó con sus hermanastras las cuales se burlaban de ella con sus sonrisas, inmediatamente después la pelinegra se dirigió a la cocina en busca de Kaiya para quejarse o algo, lo que fuese, pero lo único que vio fue todo en orden, sin rastros del desastre que hizo cuando preparaba los desayunos a toda prisa.

“(Al menos no me dejó con el trabajo de limpiar aquí)” Había pensado luego de verificar que Kaiya realmente no estaba ahí. “(Pero ¿cómo lo hizo si es tan pequeña? Bueno, habrá usado su magia de la limpieza o algo, es un hada, debería poder hacer esa clase de cosas)”

Entonces regresó a la habitación de Christa y limpió el desastre de comida y porcelana rota. También recorrió toda la mansión, se perdió en algunas ocasiones, pero consiguió memorizarse más o menos bien el sitio y obtuvo la certeza de que Kaiya estaba completamente ausente.
Esa pequeña traidora.

Tardó un poco decidiendo cuál debería ser la primera de las cosas de la lista que debía hacer, cosa que resultó en ella podando el césped... o al menos haciendo el intento. Tuvo que usar unas tijeras de jardín y casi acabó cortándose algunos dedos. No fue tan malo, al menos no tanto como cuando estaba limpiando una ventana del segundo piso y alguien la empujó por atrás, por fortuna no con la fuerza suficiente como para lanzarla, pero estuvo colgando del marco un rato y su estómago sufrió un golpe contra el mismo que la dejó sin aire.

“(Alguien trató de matarme)” Solange pensó una vez que logró salir de la zona de riesgo, pero cuando se dio la vuelta no había nadie ahí.
Tal vez era mejor así, quizás si hubiese visto a esa persona, entonces habría sido asesinada para asegurar su silencio.

En momentos así realmente le hubiese gustado tener a sus amigas alrededor. Usagi le habría tratado de consolar y preguntado si quería que intentasen de contactar a sus hermanos, cosa a la que Solange se habría negado rotundamente quejándose de que harían un baño de sangre si se enteraban (“¿Eh? ¿Por qué no? Casi mueres, ¿no quieres hablar con tu familia, Solange?”). Entonces Eva la apoyaría con algún argumento como que Christa era la mayor sospechosa, pero que Cordelia y Beatrix también pudieron haberlo hecho, y que la fuerza del empujón era más como el de una chica que el de un chico y buscaría más evidencia llevándose a Usagi consigo (“Vamos a asegurarnos de cuál fue, ¿tienes la ‘ya-sabes-qué’ para hacer interrogatorios, Usagi?”). Ann le habría prestado su querido PSP para relajarla tras el susto, pero Solange igual no se habría relajado al estar siendo vigilada atentamente por una ansiosa Ann insegura de si su PSP estaba a salvo en sus manos (“¿Que por qué te estoy vigilando tanto? Eres tan distraída que se te podría caer y romper.”). Zohar habría notado su incomodidad bajo la mirada de halcón de Ann y le habría pedido a la misma preparar un pastel con la excusa de que eran para la pobre víctima, a lo que Ann siendo una amante de los dulces no se habría negado y ambas se habrían ido a la cocina dejándole espacio (“¡Vamos, Annie-chan! ¡Algo de dulce hará que Solly-chan se sienta mejor!”). Finalmente Aiko se le acercaría y empezaría a hablarle acerca de los planes para tomar venganza contra su agresora, tal vez incluyendo lecciones sobre cómo llevarla a cabo una vez que hayan decido el método (“Entonces tú vas, Solange, y la empujas de esta manera, de lo demás se encargará la caída de diez metros.”). Más tarde se enteraría de que el pastel que se suponía que era para hacerla sentir mejor terminó siendo devorado por Zohar y Ann antes de que tuviese oportunidad de salir de la cocina y Eva las regañaría luego de regresar con la culpable junto a Usagi.

Sí, para cosas como esas era que estaban las amigas. Lo que más lamentaba era no poder tenerlas a su lado, eso y el dolor que estaba creciendo en su espalda por andar inclinada sobre el piso tratando de limpiarlo con una esponja.

Durante las últimas tres horas había logrado hacer cuatro de las labores de la lista: podar el césped, darle agua a las plantas, limpiar las ventanas y lavar la ropa, ahora estaba limpiando el suelo. No estaba segura de si pudiese hacer las tareas que involucraban ir al pueblo considerando que si se perdió en su propia casa, quién sabe cuánto le tardaría regresar a ella.

De pronto escuchó algo que sonaba similar a agua cayendo contra el suelo y se giró para ver de dónde provino sólo para ver a Cordelia y a Christa de pie junto al umbral de la puerta más cercana, la pelivioleta estaba sujetando una taza y a sus pies un líquido rojo manchaba el suelo.

- Ups, perdón, Cenicienta. - Cordelia le sonrió, aunque no lucía nada inocente, todo lo contrario. Solange ni siquiera se molestó en suspirar, esas dos llevaban así desde esa mañana.

Con eso ambas se retiraron, pero Solange detuvo su mirada en Christa un momento. Su hermanastra le recordaba al hada, ambas tenía un largo cabello blanco, sus ojos eran rojos y su piel pálida, aunque el cabello de Christa poseía cierta tonalidad rosada que el de Kaiya no tenía, pero también era difícil decirlo con lo pequeña que era, resultaba complicado distinguir cada pequeño rasgo suyo y Solange estaba bastante segura de no haberlos notado todos.

¿Sería posible que Kaiya fuese algo así como su hada madrina? Tal vez ella sólo aparece cuando tiene problemas, así fue como el hada madrina de Cenicienta apareció, ¿no?

- (Oh, cierto, ella ya me dijo que no es mi hada madrina) - Recordó vagamente lo que Kaiya le había dicho cuando despertó.
Entonces su hada madrina todavía faltaba en parecer... ¿y cuándo sería eso? - (El día del baile real... será días después de que llegue una invitación...) - Sí, pero ¿cuándo la recibiría? - (Primero tengo que conocer al príncipe y al día siguiente...)

Lo recordaba, al baile estarían invitadas todas las doncellas casaderas del reino, todo con el propósito de conseguir que una de ellas atrajese la atención del príncipe lo bastante como para hacerlo querer casarse con ella, pues el rey quería asegurar a su heredero consiguiéndole una esposa noble como acostumbra la realiza, pero el príncipe lo logra convencer de que dejase asistir también a las plebeyas con la esperanza de toparse con una chica que apenas conoció y que capturó su atención, y esa chica era ella, Solange, así que aún le faltaba toparse con él como decía el guión.

- (¿O es que eso ya pasó?) - Podría ser que estuviese en un periodo más adelantado donde ya hubiese conocido al príncipe, pero eso sólo podía significar que ese día era en el que recibiría la invitación o eso también ocurrió y estaban esperando a que el baile llegase.
No podía ser lo último, en ese caso sus hermanastras y madrastra estarían todas emocionadas o lo que sea, tal vez debería preguntarle a Kaiya al respecto una vez que se la volviese a topar.

- (¿Dónde se metió?) - Pensó mientras limpiaba la mancha que Cordelia había dejado.

-------------------------------------------

Kaiya se abrió paso a través de las calles del pueblo. Fuera de Solange también tenía que cuidar de otras seis personas, pero había decidido adoptar su forma de tamaño real para explorar y memorizar un poco los alrededores, esa clase de conocimiento podría servir de algo en el futuro, total, ¿en qué clase de problemas podrían meterse si los dejaba solos algunas horas? Solange estaría muy ocupada lidiando con cualquier castigo que Beatrix haya decidido darle, en cuanto al resto tenían dos mayores de edad y el resto eran adolescentes con la capacidad suficiente para manejarse a sí mismos aunque fuese por un corto periodo de tiempo, estarían bien, no eran ningunos niños.

Era un día agradable con un cielo azul sin rastro de nubes y la temperatura no era ni muy fría ni muy caliente, y era tranquilizante ver que las personas de por ahí eran en general bien intencionadas y la tasa de delincuencia parecía ser muy baja, aunque eso podría atribuírsele al hecho de que el pueblo estaba justo al lado del palacio real.

El palacio real... un castillo que se alzaba alto y majestuoso y era fácilmente visible desde casi cualquier parte del pueblo, todo en su blanca y hermosa estructura era hermoso, pero lo que más destacaba en él era la torre del reloj cuyas campanadas se podían oír hasta una distancia considerable, aunque Kaiya tomó nota de que no alcanzaban la mansión de Cenicienta. Eso podía ser tanto bueno como malo.

Una de las cosas que más le preocupaban era la huida que Solange tendría que hacer a la media noche dentro de algunos días, en el cuento Cenicienta había tenido suerte de no haber sido atrapada (aunque tampoco le hubiese ocurrido nada malo si pasaba lo contrario), en el caso de Solange no podía sólo contar con que la suerte les haría el mismo favor, si la llegaban a capturar, entonces estarían obligadas a reiniciar todo y eso mandaría, ¿qué? ¿Cinco días? Bueno, cinco días irían desperdiciados y a Kaiya no le interesaba mantener a Solange bajo el maltrato de su familia más tiempo del necesario, por mucho que la Tsukinami metiese la pata en su primer par de horas en el cuento, la albina no la culpaba, Christa no había sido de mucha ayuda.

A Kaiya también le preocupaba la nueva familia temporal de Solange, sabía que pasar los días sirviéndoles sería un reto que requería mucha paciencia, sólo esperaba que la pelinegra comprendiese que las cosas que hacían no era algo que ellas realmente quisiesen sino algo que debía ser hecho, aunque Kaiya no podía importarle menos el bienestar de esas Christa, Cordelia y Beatrix, no se trataban más que meras sustitutas, ilusiones creadas por “Eso” para cubrir sus papeles, si algo les fuese a pasar, sus yo reales no serían afectadas, lo mismo sucedería con todos los demás, claro, salvo por... ellos.

El príncipe encantador era uno de ellos y una preocupación más para Kaiya. Tenía estrictamente prohibido acercarse a él o, al menos, contactarlo de manera directa con alguna que otra excepción. Kaiya no le había dicho toda la verdad a Solange acerca de por qué había terminado ahí ni de cómo lograr salir.

“Sólo hagan su parte y podrán despertar” fue lo que Kaiya dijo, pero “Eso”...

“Si los presionas a unirse, no funcionará, todo debe ser natural” y era verdad, no podía decirle a Solange ni a nadie que, fuera de cumplir su papel, el único modo de pasar con éxito era enamorarse.

- (Tengo que dejar de pensar en eso...) - Decidió centrar su atención en el camino ante ella. - (Estarán bien, me estoy preocupando por nada...)

Subió sus pálidas manos para atraer más cerca el chándal negro que estaba usando por encima de su vestido blanco de manga larga que le llegaba por debajo de las rodillas, por encima de la falda del mismo estaba usando una tela de color azul real y sus pies estaban cubiertos por unas zapatillas rojas. Normalmente ese no era su forma de vestir, pero si se vestía como acostumbraba, llamaría demasiado la atención, igual que esa chica con un vestido de dormir negro y rojo que acaba de pasar corriendo a su lado, sí, las personas la miraban muy raro.

- (Tal vez podría ir a comprarles algo de comer) - Pensó, recordando a los otros seis que tendría que cuidar. - (Quizá tengan hambre, pero sería mejor si siguiesen dormidos para cuando llegue...)

Se detuvo en pleno camino, sintiendo que acababa de pasar por alto algo importante.

...

...

...

- ¡¿ZOHAR?! - Exclamó y se giró hacia la dirección por donde la susodicha había ido, sin prestarle atención a la gente que había volteado a verla. - (¡Qué tonta soy! ¡No puedo andar con la cabeza en las nubes aquí!)

La pelinegra seguía en su rango de visión, así que no perdió el tiempo y echó a correr con las manos sujetando la falda de su vestido. No podía permitirse que Zohar o cualquiera de los demás se metiese en problemas, mucho menos afectar el rumbo de la historia de manera inconsciente, además ¿qué estaba haciendo ahí afuera y sola? Ugh, menos mal que era inmortal porque, si no, probablemente terminaría muriendo un día de esos si continuaban así, ya bastante tenía con todo el asunto de Solange y Christa, ahora tendría que lidiar con una adolescente corriendo por quién-sabe-qué en una ciudad desconocida.

______________________________________________________________________________

Fin

Eso es todo, en realidad este fue, aunque más largo, menos agotador de escribir que el primero.

Cierto, a lo que Usagi se refería era con todo el asunto de ser más senpai que todas las demás era:
1er año: Solange Tsukinami e Iván Romanov (15 años) y Aiko Uchiha (16 años).
2do año: Eva Yibek y Zohar Baal Stein (17 años).
3er año: Ann Bergmann (18 años) y Usagi Uchiha (19 años).
Está distribuido de acuerdo a cómo funciona el sistema educativo japonés. Por supuesto, en el fic aún no se ha hecho una referencia directa a esto, así que si a alguien no le parece el año que le tocó, puede decírmelo.

¡Pregunta rápida! Esta técnicamente va para todos menos Solange-nee y es que... ¿en qué les gustaría trabajar? Es decir, ya ven que se les apareció una mujer que dijo era su jefa y que tenían trabajo por hacer, la verdad es que he estado pensando en que dicho trabajo podría ser en una tienda del pueblo o incluso una posada, pero llegué a un punto en el que comencé a considerar que el trabajo estuviese asociado al palacio real como en plan sirvientes, aunque igual no sé... lo cierto es que dependiendo del trabajo se podrán dar unas u otras oportunidades.

También quería confesarles un pequeño problema que tiene el fic y, no es nada grave, sino que tiene que ver con los papeles, no los de ustedes ni los de sus chicos ni nada, es más como que cada obra tiene muchos otros personajes, por ejemplo, en la Cenicienta no sólo existen Cenicienta y el príncipe encantador, también están la madrastra, hermanastras, el rey, el duque, ustedes entienden, y el problema radica más en que tenía en mente que cada obra estuviese interpretada por los personajes del anime/manga/etc. del chico (así como su chico es de, no sé, Naruto y el resto de los personajes serán de Naruto también), pero hay otros donde es más difícil para mí establecer quiénes tendrán los papeles como con Diabolik Lovers donde casi no hay personajes femeninos (vamos, Yui y el resto son las madres de los personajes masculinos) o también puede darse el caso donde tengo que escoger que si a un villano, ¿no? Entonces llego a un punto donde me llegan dudas como que no quisiera darle un papel de alguien odioso a alguien que les agrade, en el caso de las villanas de Cenicienta tuve que colocarlo así para no retrasar la salida del capítulo, igual si hay que editar, pos se edita, y tampoco me sentía como dándole un papel femenino a un chico por mí misma.
Lo que quiero llegar con todo esto, y se me olvidó decirles en el primer capítulo, es que si tienen alguna sugerencia para darle un papel a alguien, pueden dejármela, como mencioné, no quisiera retrasar el tercer capítulo por no ser capaz de decidirme.

Y la imagen (claro, no es mía) vendría siendo algo así como Beatrix, Cordelia y Christa (están en ese orden, por si alguna no lo sabe) en el fic, no en el cuento sino en la "realidad". Pueden encontrar la imagen en:
http://weheartit.com/entry/243887002

También puede ser que el tercer capítulo se retrase ya que me gustaría hacer algo de investigación para, ya saben, no hacer que el príncipe quede muy fuera de personaje. A pesar de que podría decirse que soy bastante consciente de cómo funcionan las cosas en Diabolik Lovers, aún no he visto el anime, leído el manga y mucho menos jugado el juego (pfft "jugado el juego"), pero me gustaría aunque sea revisar un par de rutas o algo y no sé cuánto me podría tardar en hacerlo.

Ah, sí, cualquier comentario, crítica, opinión, duda o etc. es recibido. Sus comentarios le dan vida al fic :3

Por tradición, dejaré los links del prólogo y el capítulo 1.
http://fanfics.frikitest.com/_rase_un_cuento___Pr_logo__uzumakimayra__Solange_Tsukinami__ZaherKaede__Aiko_S_Uchiha_y_AkashiSeijuuro__Necesito_fichas__3-pid-158496.html
http://fanfics.frikitest.com/_rase_un_cuento___Cap__1__uzumakimayra__Solange_Tsukinami__ZaherKaede__Aiko_S_Uchiha__AkashiSeijuuro__PortgasDAnn_y_Zohar_Stein_-pid-158526.html

¡Nos leemos!
    Zohar-Stein
   29/07/17 01:59 | Última edición: 29/07/17 01:59

Estaba esperando tanto este capítulo😍😍
En verdad amo que hagas los capítulos tan largos y bien narrados. Me quedo pegada leyendo y releyendo😂😂😂

Pobre Solange, le toca soportar a las arpías v':
Yo les habría puesto veneno en la comida :u Ok me calmo
Se que Cenicienta debe ser amable y dulce, pero en verdad es difícil teniendo a gente tan odiosa



"Por eso no le gusta a los hombres"
-justo en el kokoro-
Por eso es que me voy a hacer yuri con Ann 😅😅😅

Zohar con sus rarezas siempre
Tengo un roedor 😍❤😍 que hermoso
Pero lo golpearon y salió por la ventana 😭😭😭😭 tranquilo Rati-chan, mami irá por ti, lo prometo, nadie volverá a separarnos nunca

Me encanta la forma en que manejas a mi OC 😂😂😂😂
Lo has captado muy bien ❤❤❤

Ya verán cuando tenga a Illumi;-;
Zohar si puede ligar hombres v':
Y sin necesidad de coquetear, lo seduciré con mi torpeza (?)


Sobre el trabajo, pues me gustaría algo relacionado a los animales, ya sabes cuidar de ellos, alimentarlos. Bañarlos,
"Deshacerme de ellos" (en Realidad me los llevaría para cuidarlos u":. )


Espero el sg capítulo con ansías

    Kaiya-chanxD
   29/07/17 02:37 | Última edición: 29/07/17 02:37

¡Oh, gracias, Zohar-nee! Lo siento si me tardé un poco, quisiera intentar que el plazo máximo en publicar sea una semana, pero como sé que a veces es molesto esperar ese tiempo, me gusta compensarlas haciendo capítulos largos.

Lo sé, ¿verdad? Es muy difícil, recuerdo que vi la película de la Cenicienta que salió no hace mucho y, Dios, estaba como que "¿Cómo puedes ser tan amable?" cada vez que la veía ser pisoteada por su terrible familia.

A mí me da cierto dolor en el kokoro también cuando escribo cosas así (y mira que tengo que hacerlo a la fuerza con Solange-Cenicienta), pero a veces pueden ocurrir casos como estos donde me tengo que hacerlo para poder aferrarme a la esencia del personaje y eso.
Jajaja, oh, rayos, si seguimos así, el ZoharxAnn se va a convertir en la OTP del fic.

Síp, Rati-chan o Ratael Roedemus Griselmer Animalión Norvegis (nombre oficial) va a tener más apariciones futuras, la ventana no fue su fin.
Jejeje no tienes idea de lo mucho que me reí cuando escribía que Usagi-nee lo lanzaba por la ventana.

¡Gracias! Siempre trato de que los OCs no me queden fuera de personaje, es duro, ya que no son míos, pero en tu caso es realmente divertido hacerlo, así que me encanta .

Ya veo, ¿trabajar con animales? Está bastante bien. Jijiji, ya puedo imaginarme varias cosas que pudiesen ocurrir con eso. Bueno, incluso si no fuese a pasar en este cuento, hay otros seis en lo que sí.

Procuraré no tardarme mucho con lo de investigar al príncipe, sé que siempre puedo revisar su ficha, pero una cosa es leer sobre él y otra es verlo en acción.
Oh, algo me dice que ese capítulo será bastante largo, aunque no sé si más que este.

¡Hasta el siguiente cap, será!

    AkashiSeijuuro
   29/07/17 11:45 | Última edición: 29/07/17 11:45

Me he quedado con ganas de más, y bueno antes que nada pido una disculpa por no haber comentado antes, no he tenido tiempo para entrar, pero ahora ya tengo el tiempo y ya he podido leer los demás capítulos, y sinceramente me han encantado, más que nada por la manera en la que escribes ya que a mi siempre me han gustado las historias que son descriptivas, tu manera de narrar me encantó, y sinceramente me he reído mucho con la escena de la rata, pobrecita, pero sin duda es algo que Ivan haría al ser "atacado" por una de estas criaturas, y honestamente creo que tengo un crush por el personaje de Eva :v me gusta su seriedad, ahre.

El cuento de la cenicienta siempre a sido de mi agrado pero siempre he odiado a las hermanastras y a la madrastra xd y me da rabia lo que le hacen, ya les hubiera dado una putiza xd :v

Bueno, en cuanto a la pregunta, me gustaría destacar que Iván tiene un gran gusto por la floristería, aunque suene gay, bueno, es gay, pero igual esperó que no suene tan homo xd pero bueno, ¿serviria algo como eso?

Esperaré con ansias el siguiente capítulo, mucha suerte.

    Kaiya-chanxD
   30/07/17 02:35 | Última edición: 30/07/17 02:35

Está bien, lo entiendo, sé que uno no siempre tiene tiempo para revisar el foro y eso, y me alegra ver que te hayas puesto al día con el fic, honestamente estaba preocupándome. Me pone contenta ver que te guste la forma en que escribo, ¿mi narrativa está así de bien? Siempre es una de las cosas que más atención doy y no siempre me hace sentir conforme, así que es tranquilizante ver que los demás piensan que estoy haciendo un buen trabajo.
Estoy tratando de no meter la pata con Eva, aunque a mí también me agrada su seriedad, así que supongo que voy por buen camino, espero ir igual de bien con Iván
Creo que podría considerarse que cuando Rati-chan salió por la ventana fue el momento divertido del capítulo.
Ah, gracias por avisarme lo de la florería, no sé decirte si es gay, pero está bien tener intereses variados (*cofcof* y será material para futuros chistes *cofcof*).
Bueno, trataré dr no demorarme mucho para el siguiente, pero puede que si mis... investigaciones no terminan a la semana o un poco más, el capítulo será algo corto (o lo alargaré con relleno, quién sabe), así que ¡hasta entonces!

    ZaherKaede
   30/07/17 07:10 | Última edición: 30/07/17 23:18

Ahhhh me encantoooooo
-----------------------------------
Después de un día me doy cuenta que solo comenté eso ¿Neta? estoy muy mensa :v


Bueno como había escrito pero no se mando, me encantooooooo!!!
Me encanto este capitulo, el primero y el prologo, me gustó mucha la manera en que anexaste el prologo a la trama principal y me esta gustando mucho tu personaje.
Además me encanta la manera en la que desarrollas a mi personaje, me siento bastante identificada con eso, o sea, en la vida real mis amigos me apodan "heater" y aunque no soy taaan "odio todo" este personaje creo que encaja perfecto con el apodo :3

En cuanto a lo del empleo ¿podría ser algo asi como de seguridad o algo? de todos modos tu eres libre de decidir que hacer con mi personaje

Cuidate mucho, y sigue asi, espero con ansias el proximo cap

    uzumakimayra
   30/07/17 08:26 | Última edición: 30/07/17 08:26

XD me rei demasiado feo :"v XD :v creo que me pase lanzando a la rata por la ventana pero ñe Bv al demonio la rata
perdoname zohar ne sama XD

y con respecto a tu pregunta pues ..........
:v ni idea mujer

si tengo que trabajar dentro del cuento de cenicienta creo que me gustaria cuidar animales o tal vez hornear pan :v o talvez etto dibujando XD :"v jajaja y con respecto a los demas personajes para rellenar yo te podria hacer fichas de algunos de mis personajes

y si quieres mas informacion sobre diabolik lovers seria bueno que leyeras los mangas que son mas rapidos que los mismos am ....... 4 juegos XD encerio uno se entretenie mas con esos pequeños mangas aunque hay un manga mas largo que estaba muy bien basado en el juego mismo pero esta en ingles ....

:"v

estare esperando con muchas ancias el siguiente capitulo XD

    PortgasDAnn
   30/07/17 23:09 | Última edición: 30/07/17 23:09

*llega arrastrándose*

Me ha encantado, es muy zukulemto todo esto 7u7

Pobre Solange ;-;

When eres mayor,pero no se te nota :''v

Sobre un personaje, pues en One Piece no odio a ninguna mujer para ser la btuja, pero pues ya que no hay opción :'v
Supongo que...ahh no lo sé ;-;

Tal vez...Bueno de Fate/zero no me desagrada nadie tampoco, pero Caster Fate/ stay nigth es una bruja y la amo, pero eligo a ella como mala

Caster te amo puro yuri (?

Espero conti

    Aiko_S_Uchiha
   31/07/17 19:50 | Última edición: 31/07/17 19:50

YA LLEGUE!!! *llega corriendo y choca contra un árbol*
perdona por no comentar antes, neta perdona, me fui de viaje y acabo de volver, me gusto mucho el cap, pobre rati-chan no la odio, pero tampoco la quiero, en fin no siento nada por ella, luego se que su "mami" la arreglará y se vera muy cute.
normalmente te diría que quiero yaoi, pero en este caso te diré dame mi yuri zohann o annzoh no se pero hay que ponerle un buen nombre al OTP is my love :c
bueno pero fuera de eso pues la neta olvide lo que pensaba comentar me deje llevar con el odio y la venganza bueno déjame pensar, es que mis pensamientos son un enigma

http://k33.kn3.net/taringa/2/6/6/5/1/9/09/alex-slider/4CB.gif
http://66.media.tumblr.com/60e521b744dfaaf07f4842c2353f599d/tumblr_nju2m8s66W1u3qei8o1_540.gif

bueno jajajajaja no pude evitarlo jajajajajajajajajajajaja, ya ya me calmo
em bueno sobre el trabajo yo diría algo de no se soy muy indecisa diría de "protección o seguridad" pero por la época creo que no además en ese "mundo" son machistas PUTOS
pues no se quizá de servidumbre (como en la princesita sofia :v si lo se tengo 16 años y aun pienso como una niña de 5 años) o no se tu has lo que quieras conmigo
un personaje que ODIO o que no me agrade pues sin duda alguna la pelos de chicle tabla de planchar rosada sakura haruno nunca me agrado, la medio tolero por un rato pero no mucho su voz tan chillona y que lloriquee por todo me molesta mucho además ese es MI Sasuke no el suyo
y creo que es todo lo que pediste creo que no olvide nada
...
...
...
a si olvide algo, algo muy importante
me super duper hiper mega ultra archi recontra encanto el cap, un cap largo, un cap digno de que yo lo lea (hay si yo la muy muy jajajaja) okno la neta muy genial odio a la familia de ceni pero pues no creo que se pueda hacer nada excepto quizá planear una lenta y dolorosa muerte *riza maniática*
bueno bye

http://media.giphy.com/media/hFtVHPDcrVubS/giphy.gif

    Solange_Tsukinami
   31/07/17 22:47 | Última edición: 31/07/17 22:47

Perdon por tardar y darte problemas con los personajes TTwTT en verdad lo lamento QwQ u.u tal vez deberia haber elegido a alguien de otro anime :'v perdon .¿Puedo ayudarte con alguna cosa? TTwTT

Pobre rata :'v nunca se sabe lo que ara mi waifu (Usagi) XD es una caja de sorpresas :'v espero que Zohar pueda rescatarla!

El maltrato de las suegras :'v podre aguantarlo! me tengo fe!

Aqui puedes encontrar algunas rutas,mangas cd dramas.

http://vampirewhite.tumblr.com/traducciones

y aqui mas rutas QwQ espero ayudarte con esto

http://pinkcaseotakadl.tumblr.com/