Mi primera esperanza - Prologo
  Autor/a: sanjvi
  Visitas: 492
  Fecha: 04/12/15 03:39
  Última edición: 04/12/15 03:39
Fanfics > Naruto



 

Nacimiento…

Era una noche como cualquier otra, las estrellas brillaban y se podía observar la gran luna hermosa, en una noche tan bella solo había una cosa que la diferenciaba de las demás, eso que la volvía diferente era el nacimiento de un niño, este no era como cualquier otro, el pequeño que nacía esa noche llevaba en su interior el espíritu de un demonio conocido como Red Eyes, los hombres más poderosos que conocían su existencia ansiaban su fuerza pues es un ser extremadamente poderoso y peligroso. Todo estaba en silencio, nada rompía la serenidad de la noche, pero el tocar de una puerta se hizo sonar en medio de esa oscuridad , se escuchó desde detrás de la puerta, contestaron, se abrió la puerta y entro un subordinado con una expresión de cansancio después de una larga carrera para dar la noticia al que es conocido como el rey de una parte del mundo Shikaku, un hombre alto que media cerca de 1:86, cabello negro y corto, vestía una gabardina negra y pantalones azul oscuro, era alguien sombrío y peligroso, dijo el subordinado con esperanza en su rostro y a su vez gran admiración hacia su señor, dijo Shikaku mientras su subordinado yacía en el suelo de rodillas ante su señor, Shikaku sabía que él no podía portar al demonio de ojos rojos, ya que a través de años de experimentación, cientos de experimentos y pruebas de ensayo y error, se dieron cuenta de que no todos los cuerpos soportarían el enorme y dañino chakra de la criatura, ya que si este chakra escapaba hacia cuerpo de la persona, el cuerpo de ésta se destruiría desde adentro pues ésta energía destruía cada célula del cuerpo y terminaba por matar a la persona pues actuaba igual que un ácido corrosivo, Shikaku, ya que conocía esta información no cometería una tontería como arriesgarse a morir y perder todo lo que tiene por un poder que al final podría terminar matándolo. Mientras se dirigía a la puerta su subordinado se encontraba un tanto nervioso, mantenía su mirada en el suelo y hacia a un lado, daba a entender perfectamente que se resistía a decir algo, dijo el hombre con muchas dudas y un poco de miedo en su voz, al decir esto Shikaku se dio cuenta de que su subordinado mostraba una expresión de duda pero también timidez por temor a la reacción de su señor, Shikaku volteo ligeramente la cabeza al escucharlo respondió con seriedad al hombre, pregunto el hombre con su mirada en el suelo ya sintiendo la furia de su rey, al escuchar tales palabras Shikaku se dio media vuelta y con una expresión de superioridad, fuerza y total seguridad le contesto, , su voz transmitía una seguridad inmensa en sus propias palabras, no bromeaba y tampoco lo decía con la intención de hacer reír al hombre, era algo completamente cierto, el hombre lo vio aun con dudas en sus ojos, no era algo sencillo de creer que alguien tan poderoso como Shikaku estuviese dispuesto a tanto por un niño cualquiera, lo cierto era que no muchos además de Shikaku y los padres del niño sabían que el pequeño llevaría consigo el demonio de ojos rojos, volvió a cuestionar el hombre que agachaba la mirada mientras le miedo crecía en sus ojos, su cuerpo parecía estar comenzando a temblar y era incapaz de siquiera moverse, en ese punto no había marcha atrás pues retirar sus palabras será una ofensa más grande para Shikaku, su rey lo miro con seriedad pero al escucharlo esos rasgos desaparición completamente, Shikaku rio a carcajadas mientras su subordinado que aún se encontraba de rodillas en el piso se sorprendía por la inesperada reacción de su señor, contesto Shikaku con una sonrisa llena de ambición, el subordinado del rey, aun arrodillado, comprendió perfectamente las intenciones de su señor al dar a entender que daría casi lo que fuera por ese niño, pero a pesar de comprenderlo, la incertidumbre de la fuerza del niño lo desconcertaba ya que no sabían si el niño seria lo que ellos esperaban o si sería todo lo contrario, pensó el hombre arrodillado mientras una pequeña sonrisa que demostraba la misma ambición que Shikaku y a la vez una inmensa admiración hacia su señor. Mientras ambos se dirigían a la puerta, una sonrisa se dibujó en el rostro de Shikaku, se podía notar claramente que las causas de su sonrisa no eran solo por estar feliz de hubiese nacido un miembro de su aldea o de su reino, era una sonrisa llena de maldad, de odio y ambición, pero sobre todo llena de ansias de poder, el poderoso rey por fin obtendría lo que todos deseaban, un arma definitiva que lograría concretar los sueños de Shikaku. Con sus escoltas a su espalda Shikaku podía dirigirse hacia la casa del niño para comprobar que todo era como el esperaba, sabía que el niño era un Uchiha así que esperaba total obediencia por parte de los padres y del pequeño, sabía que el niño crecería siendo mejor que el promedio ya que sin importar su sangre el niño poseería una de las armas más poderosas en el mundo, sus ojos, unos ojos que se decía podían no solo ver a través de cualquier técnica sino también podrían ver a través de todos sus oponentes y sobre todo podría observar como abrir su camino hacia sus objetivos. Al dirigirse a la casa de la familia, Shikaku se emocionaba cada vez más con cada paso y al mismo tiempo se le dificultaba más poder esconder la sonrisa que se dibujaba en su rostro, cada pequeño paso se volvía más grande y mientras más cerca se encontraba de la casa del niño le llegaban a la mente todos los recuerdos de sus investigaciones, experimentos, aciertos, errores, fallos, problemas, correcciones, inmensas cantidades de investigaciones que eran necesarias para diversos objetivos, pero él sabía que con el correcto desarrollo del niño ya nada de eso importaría, por fin podría cumplir su objetivo y conquistar el mundo. Durante la larga caminata uno de sus subordinados más cercanos se preguntaba ¿para qué era necesario alguien más para cumplir con sus objetivos?, y se comenzaba a pensar si ¿realmente el niño era lo que importaba? o ¿realmente Shikaku solo deseaba al demonio dentro del pequeño?, al hacerse estas dos preguntas a pesar de no quererlo surgía la duda desde el fondo de su pensamiento, , la duda lo invadía y cada vez era más evidente lo que estaba pensando, Shikaku lo miro de reojo y al ver la cara de preocupación de su viejo amigo rompió el silencio de la caminata, volteo a verlo con alegría, mostrando un rostro totalmente distinto, le dijo con un tono que inspiraba confianza y con una pequeña sonrisa lo intentó calmar dijo manteniendo la sonrisa, su amigo abrió los ojos con una inmensa sorpresa y agacho la mirada con una sonrisa, justo después de este comentario Iván supo que no podía desconfiar de su viejo amigo, sabía que al final aquel pequeño por el que Shikaku podría sacrificar parte de su ejército no era más que un medio para alcanzar un fin, pero la duda continuaba en si el niño seria lo que ellos esperaban, asegurar algo como eso no era fácil pues tendrían que hacer infinidad de cosas para lograrlo, pero eso no suponía un problema para Shikaku, siendo el rey de casi una cuarta parte del mundo, su ego era del tamaño del cielo y lo aseguraba con facilidad. Después de una larga caminata y muchas dudas en el camino, por fin se encontraban en la entrada del distrito del clan Uchiha, en ese momento Shikaku se detuvo y comenzó a observar el marco de la gran entrada, Shikaku supo que ahora él se dirigía hacia el hogar de aquel chico, hacia la familia del que niño, hacia aquel pequeño, hacia el poder que este representaba. 
El mundo, se encuentra en muchas y distintas constantes guerras entre países, entre aldeas que pueden ser grandes o pequeñas, las guerras incluso se llevan a cabo entre pueblos que durante mucho tiempo fueron pacíficos, ahora se encuentran en disputas constantes con otros pueblos o incluso con aldeas, la avaricia de las personas por obtener territorio, poder y renombre crece sin cesar y eso conlleva a mas guerras que parecen nunca terminaran, esto se debe a que hoy en día todo se define por el dinero o por el poder militar que se tiene, es por esas razones que se contrata a los ninjas para defenderse o atacar, los pueblos que cuentan con el recurso monetario pueden pagar por muchas cosas y eso les da la ventaja sobre pueblos que no pueden pagar, los ninjas casi siempre aceptar cualquier trabajo por la suma correcta y eso ayuda a la economía mundial, pero principalmente ayuda a las aldeas más grandes como los reinados, alrededor del mundo los grandes reinados cuentan con muchas de las aldeas más importantes y poderosas del mundo, esto también quiere decir que son los que más clientes reciben y más dinero poseen, el mundo se divide en grandes y pequeños países, grandes y pequeños pueblos, cada país cuenta con aldeas ninja, pero algunos de los países son conocidos como reinos, los reinados son tres grandes reinos que pertenecían a tres hombres cuyos nombres eran Shikaku, Daikura y Odey, ellos gobernaban sobre tres cuartas partes del mundo que les pertenecían, cada uno de ellos reinaba sobre un inmenso territorio que abarcaba los miles de kilómetros, cada reino mantenía sus aldeas aliadas e inmensas cantidades de pueblos que se encontraban en su territorio, todo esto lo controlaban desde una gran aldea principal, con cientos de miles de ninjas peleando por ellos y defendiéndolos, ellos tres eran conocidos como las personas más fuertes en el mundo y alabados por lo mismo, Shikaku era líder de la aldea oculta entre las sombras y rey del país del sol, Daikura era el líder de la aldea oculta entre la luz y su reinado abarcaba un gran territorio pero principalmente gobernaba sobre el país de las aves, Odey era alabado como el líder de la aldea oculta entre las bestias y su reinado era sobre el país de la hierba, pero el ser reyes de un país no significaba que su territorio se limitara a ellos, Shikaku y Daikura gobernaban sobre los países cercanos habiéndolos conquistado, sus inmensos territorios no habían sido siempre ganados por arreglos con las aldeas, muchas veces iban a la guerra solo para ganar territorio sobre una aldea, cada uno de ellos había conquistado y luchado por poder y respeto, utilizando ninjutsu, técnicas ninja que consistían en el uso correcto del chakra y control sobre los elementos con el mismo, siendo elogiados como los tres grandes reyes su única meta era asesinar a los otros dos así como también asesinar a las aldeas más grandes para ganar inmensas cantidades de tierras, esto se debía a la única ley mundial que todos aceptaban y nadie ignoraba, “te conviertes en lo que asesinas, aquel que asesine al rey se convierte en rey…” los tres grandes reyes y los líderes de las pequeñas aldeas aceptaban esta ley pues les aseguraba poder conquistar bastos lugares solo asesinando una persona, esto sin contar que al solo asesinar a una persona se obtiene la lealtad de todos sus militares y subordinados, más sin embargo, a pesar de que todos la aceptaban no es tan sencillo lograr lo que se dice, cada uno de los reyes no era rey solo porque sus padres les heredaron el territorio, muchos de los actuales líderes llegaron al puesto asesinando al anterior líder, pero a pesar de todos los problemas, las guerras estratégicas eran cosa de todos los días, muchas de las batallas más sangrientas del mundo se pelearon por ganar pequeños pueblos, ya era algo casi normal para las personas, pero a pesar de eso, muchos aun deseaban conseguir paz, no solo deseaban que las personas dejen de luchar puesto que eso solo sería quietud, a pesar de tan grandes problemas, aun había personas que deseaban verdadera paz, muchas de todas las aldeas mantenían más renombre por las grandes hazañas de sus ninjas, otras solamente eran conocidas por no hacer nada de verdadera importancia o solamente nunca se había escuchado de ellas, las aldeas se encuentran en países distintos, algunos países cuentan incluso con dos o tres aldeas ninja, muchas cosas varían de un país a otro, pero solo unas pocas aldeas eran conocidas por poder mantener una gran batalla contra los tres reinos. Dentro de la aldea oculta entre las sombras, las grandes murallas que la cercaban se aseguraban de que la guerra no invadiera el interior de los inmensos muros, esto suponía un gran alivio para las personas que vivían alejadas de la vida militar, pero para mantener esa paz era necesario el sacrificio de cientos y cientos de hombres y mujeres que luchaban todos los días, a pesar de que afuera diferente, la guerra entre los tres reyes era continua y parecía que nunca llegaría a su fin, las incalculables vidas dadas por tantas personas para mantenerla parecían no tener limite, la villa de las sombras era una de las más grandes del mundo, los cientos de miles de ninjas que trabajaban por la paz sin darse cuenta de que trabajaban para los objetivos de su preciado rey, él siempre había sido una persona fría y calculadora a quien le preocupaban más sus objetivos personales antes que la vida de las demás personas, aquellos que le servían eran muy fuertes, los más antiguos sirvientes se dividían en clanes ninja, cada uno de ellos con habilidades únicas que se transmitían de generación en generación, todos eran muy fuertes, pero para evitar problemas internos entre ellos cada clan vivía en su propio distrito dentro de la aldea, muchos de los clanes que servían a Shikaku eran muy famosos en todo el territorio del rey, muchas de estas técnicas eran famosas por toda la aldea y unas pocas fuera de ella, pero de todos los clanes que servían al rey muy pocos eran famosos fuera de la aldea, dos de estas familias que realmente sobresalían eran el clan Uchiha y el clan Hyuga, los Uchiha con su impresionante chakra y gran variedad de técnicas además del increíble sharingan, poderosos oponentes y grandes adversarios difíciles de vencer, el clan Hyuga era igual de famoso y poderoso, con su impresionante byakugan y el puño suave, capaces de controlar los conductos de chakra del oponente a su antojo se volvían contrincantes con los que no deseaban luchar, a pesar de que ambas familias eran especiales a su manera y totalmente leales a Shikaku no tenían buenas relaciones entre ellos, incalculables peleas y tantos sacrificios hacían que ninguna de las dos familias intentara dialogar, al ser considerados oponentes al punto de casi parecer enemigos fueron situados en diferentes lugares de la aldea y esto suponía que cada clan seria situado en un lugar bastante alejado del otro para así evitar encuentros y batallas innecesarias, cada clan tenía su propio distrito en el que vivía cada miembro de la familia, pero sin importar las situaciones que rodearan a cada familia lo único que le importaba realmente a Shikaku era que cada subordinado bajo su mando cumpliera a la perfección sus misiones o murieran en el intento.
Era una tarde fresca a finales de la temporada invernal, dentro del distrito Uchiha todo era tranquilo, solo era necesario que unos pocos salieran de la aldea para cumplir misiones, Líen, el actual líder del clan Uchiha, era considerado el más fuerte y sabio entre todos los miembros del clan, en cuanto a su físico era un hombre alto que media cerca de 1:80, de cabello negro y un poco abultado, siempre con una expresión de un poco de cansancio y molestia, siempre manteniendo la calma y seguridad pero parecía estar molesto, un día el caminaba tranquilamente a casa luego de haber cumplido con una misión que Shikaku le había dispuesto, cerró la puerta corrediza detrás de él, dijo con tono cansado después de haber trabajado durante mucho tiempo, , le dijo su esposa con alegría y mostrando emoción por la llegada de su esposo, ella era un mujer no muy alta que media cerca de 1:65, cabello negro y largo que llegaba poco debajo de los hombros, atractiva y linda, era el tipo de mujer alegre que siempre sonreía, dijo ella con gran optimismo dijo Líen con agotamiento, dijo ella con una gran sonrisa, la cara de cansancio y agotamiento rápidamente desaparecieron del rostro de Líen, una expresión feliz y alegre ante la noticia lo invadió, dijo él con dudas y alegría en su voz, dijo la esposa con una gran sonrisa en su rostro, el rápidamente corrió hacia ella y le dio un gran abrazo, decía mientras lágrimas de felicidad salían de sus ojos, ella lo abrazaba con una gran felicidad, ambos por fin habían sentido la alegría de ser padres. A los pocos días los demás miembros del clan se enteraron de la noticia, la alegría y los festejos no faltaron pues no solo un nuevo miembro del clan iba a nacer, sino que también sería la persona que heredaría el mando de la familia, todos estaban ansiosos por la llegada del nuevo bebe, era necesario festejar ese acontecimiento, las comidas, fuegos artificiales, y felicitaciones sobraban. Dentro del festejo Shiga quien era la esposa de Líen estaba sentada en un pedestal cuidada por varios de los miembros más fuertes de la familia, Líen se encontraba a su lado para cuidarla igual, ambos observaban como todas las demás personas estaban igual de felices que ellos y eso los alegraba, dijo Líen a Shiga en el oído, ella rio al escucharlo, dijo Shiga en oído a Líen, ambos reían observando la felicidad de las personas, sabían que todos los demás aceptarían a su hijo sin ningún problema y eso era lo que más les importaba, su agradecimiento era incomparable al igual que su felicidad, varias horas pasaron antes de que el festejo terminara, Shiga era tratada con tan extremo cuidado que resultaba siendo ridículo, al estar preparando todo para dormir alguien llamo a la puerta, -Toc-Toc- sonó la puerta, ninguno de los dos tenía idea de quien podría ser considerando la hora que era ya que pasaban de las cuatro de la madrugada, Líen miro a Shiga con mucha incertidumbre < ¿quién podrá ser a estas horas?, ¿e-esperas a alguien?> pregunto Líen con un poco de incertidumbre, Shiga negó con la cabeza, él se dirigió a la puerta para ver quién podía ser, pero al momento de abrir la puerta y darse cuenta de quién era ambos se arrodillaron y saludaron dijeron ambos sorprendidos por la inesperada visita de su rey, se miraban unos a otros preguntándose qué razones habría para que fuese necesaria la presencia del rey, quien rara vez hacia visitas a los miembros de los grandes clanes, mientras ellos aún se encontraban arrodillados Shikaku les dijo con una pequeña sonrisa, , tanto el Líen como Shiga sorprendidos de que su rey tuviera esa información, Shikaku caminaba por la casa con una sonrisa y sus escoltas esperaban en la puerta, dijo ella mostrando cierta duda e incertidumbre, Shikaku sonrió al darse cuenta que su información era correcta dijo Shikaku con bastante alegría, respondió Shiga con muchas dudas acerca de que sucedía, , interrumpió Shiga con prontitud, ella no deseaba que su hijo fuese utilizado como una mera herramienta, Shikaku contesto mediante un tono de palabra calmado pero que les imponía respeto y un poco de miedo , Shikaku sonreía de manera burlona pues el ya conocía la respuesta que obtendría por parte de ambos, ninguno de los dos tenía idea de lo que propondría y eso los desconcertaba, Shiga contesto mientras mostraba cierta tristeza , comento Shikaku con la misma sonrisa burlona, ambos sabían que Shikaku no proponía nada, solamente era un aviso para ellos en el que pedía obediencia total, Líen no tuvo otra opción más que maldiciendo entre dientes aceptar la propuesta de su rey de la que no tenían ni la más remota idea de lo que era, y que; de haber sabido lo que terminaría provocando, jamás habrían aceptado, , les decía Shikaku mientras se disponía a retirarse, dijeron ambos arrodillándose nuevamente, tanto Shiga como Líen se preguntaban qué era lo que pasaría desde ese momento, Líen aún tenía muchas dudas sobre lo que Shikaku haría, más aun, le preocupaba no saber nada acerca de lo que pediría, Shiga no podía dejar de pensar en que su hijo seria obligado a vivir en un mundo donde estuviera obligado a ser algo que no quisiera, pero a pesar de no quererlo, ninguno podía hacer nada ya que una respuesta negativa significaría la muerte de ambos, pero más importante para ellos, significaría la muerte de su hijo.
Cinco meses pasaron, Shiga y Líen se encontraban en un edificio de cuidados especiales custodiados por parte de miembros de Anbu, ninjas especiales que siempre mantenían una máscara en su rostro que se encargaban de misiones altamente secretas, el que estuvieran custodiados por estos hombres los preocupaba mucho, uno de los hombres les explicaba acerca de lo que hacían allí, en ese momento se dieron cuenta del porque Shikaku les exigió obediencia total antes de decir cualquier cosa, antes de que él bebe naciera, la madre se sometería a un proceso en el que el demonio conocido como el demonio de ojos rojos o Red Eyes seria unido al cuerpo del niño desde antes de nacer, esto les aseguraba que el niño no muriese debido a tan brusco cambio en el chakra que poseería al nacer, Shikaku les explicaba acerca de todo lo que pasaría y de todas las esperanzas que tenían sobre el niño, grandes promesas de habilidades como ninguna otra eran lanzadas sin duda alguna, el poco riesgo que el proceso llevaba convenció a los padres, quienes no mostraron signos de arrepentimiento pues las promesas de que su hijo se volvería más poderoso que ningún otro los alentaba a seguir adelante con los planes de su rey, después del tiempo necesario para la preparación del ritual la madre se encontraba lista para que aquel maligno espíritu se atara al cuerpo de su hijo aun sin nacer, pero a pesar de todos los riesgos que implicaba los padres jamás mostraron signos que duda en la decisión de sellar aquel espíritu dentro de su hijo, varias horas pasaron para la finalización del proceso de atado, Shiga estaba agotada pero sostuvo la mano de Líen y sentía como poco a poco recuperaba sus fuerzas dijo Shiga mientras jadeaba debido al gran esfuerzo que le costaba mantenerse consiente, dijo Líen plantando un tierno beso en la frente de Shiga, ambos mostrando un rostro lleno de esperanza se dieron un beso para demostrar su amor hacia su hijo, de pronto a Líen se le vino a la mente un detalle que siempre es difícil para casi todas las parejas, con ansias de saber aquello le pregunto a Shiga, ella sonrió y cerró los ojos, con una sonrisa llena de alegría ella le contesto, , ella esperaba una respuesta negativa por parte de él o una objeción, pero no fue así, él sonrió y no podía evitar sentirse totalmente alegrado, mientras mostraba su felicidad le contesto, dijo el con una sonrisa, Shiga le sonrió igual y guardo un momento de silencio, Líen continuo mientras el terminaba de decirlo Shiga no pudo evitar que le rodaran lágrimas de alegría . Al final de aquella noche todo parecía normal, fue como si el ritual nunca se hubiese llevado a cabo, pensaba Shikaku mientas miraba a Shiga y Líen retirarse a su casa, , pregunto uno de sus subordinados que se encontraba con él, , su subordinado no se sorprendió por esa respuesta solo sonrió y dijo, .
Aquella noche en la que el parto tuvo lugar, no sucedió nada como era de esperarse del nacimiento de un bebe dentro de uno de los clanes más famosos, después de todo, según las últimas ordenes de Shikaku ninguna persona debía conocer al niño sino hasta después de pasar el peligro del nacimiento, esa misma tarde el hogar de Shiga y Líen fue custodiado por los mismos guardias que cuidaban del rey, esto provoco desconfianza por parte de ambos porque a fin de cuentas, el parto seguía los planes que el mismo rey había hecho, nada de eso sería necesario y, en todo caso solamente tendrían falsas alarmas y preocupaciones innecesarias, pero la realidad no podía ser más distinta a lo que aquel marido orgulloso y esa mujer amorosa esperaban, a pesar de que Shikaku conocía a cada uno de sus hombres no podía quedarse sentado y que se frustraran sus planes debido a la interferencia de uno o de los otros dos reyes, fue ordenado un nacimiento en un lugar que fuese suficientemente seguro como para resistir un ataque y dar tiempo a la guardia o incluso al mismo Shikaku de llegar al lugar. Ese día se podría haber dicho que la suerte estaba del lado de Shikaku al no suceder nada fuera de lo normal, todo sucedió según los planes que él tenía y aquel niño nació sano y fuerte, justo como él quería y esperaba.
Dentro de la casa el parto llego a su fin, con lágrimas en los ojos y derrochando felicidad Shiga dijo jadeando pero con una sonrisa en su rostro, , contesto Líen con una sonrisa, ambos padres no podían estar más felices, después de todo habían logrado tener a su primer hijo y ahora eran una familia, justo cuando nada podría haber sido más perfecto Shikaku llamo a la puerta y rápidamente entro a la casa, con una sonrisa malévola en el rostro dijo, , los padres sorprendidos por la repentina orden de su rey replicaron y le dijeron, , interrumpió Shikaku con un poco de molestia, los padres sorprendidos por lo que su rey les decía, sin otra opción más que aceptar simplemente guardaron un poco de silencio mientras miraban al rostro de su hijo mostrando una expresión de duda, tristeza, y como si el mundo se hubiese detenido Shikaku les dijo, dijo Shikaku con una pequeña sonrisa, tanto Shiga como Líen no pudieron ocultar su felicidad y no pudieron dejar de agrácele a su rey tan grato obsequio, porque, después de todo era necesario que el pequeño creciera como era debido, ese hecho marcaba el final de un día que no podría ser más perfecto para los padres, pero para aquellos que comprendían el verdadero significado del nacimiento del niño comenzaba algo más grande, marcaba el nacimiento de una persona que los ayudaría a volver realidad todas sus aspiraciones, ambiciones, sueños, pero principalmente les cumpliría sus deseos de conquista sobre todo el mundo, pensó Shikaku al verlos y salió del lugar con una sonrisa llena de ambición.
    Zohar-Stein
   06/12/15 04:30 | Última edición: 06/12/15 04:30

me gusto tu historia onee, me gusto la narracion y todp
perdona por comentar apenas hehe